Lunes 18 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
30/01/2019

Rancho Móvil: los socios “legales”, entre la bronca y la desazón

Quienes sí cumplían con la esencia y la reglamentación del permiso de uso contaron cómo pasó de ser una comunidad a un barrio privado y quiénes son algunos de los responsables.

Rancho Móvil: los socios “legales”, entre la bronca y la desazón
(Fotos: QUÉ Digital)

Entre la bronca de los vecinos y ambientalistas, y las demoradas acciones estatales en torno a la situación, allí están los socios del Rancho Móvil de la Costa que sí cumplían con el estatuto de la asociación y con la esencia del permiso de uso del lugar, es decir: quienes sí estacionaban casas rodantes y conservaban el espacio. En diálogo con QUÉ Digital, contaron su verdad y revelaron cómo los dueños de las casillas se fueron apropiando de su comunidad y de su espacio transformándolo en un negocio ilegal. Cómo sucedió y quiénes son los personajes de la política, el empresariado local, el deporte y el espectáculo que participaron.

Uno de lo socios de mayor antigüedad en el Rancho Móvil (prefirió resguardar su identidad) se puso en contacto con QUÉ Digital a raíz del seguimiento de la problemática, que comenzó a ser publicada por este medio en septiembre del año pasado pero es algo que, según relata, los socios “legales” venían denunciando desde hace al menos dos años ante el Ente Municipal de Turismo.

Cómo pasó de ser una comunidad familiar, a convertirse en un espacio apropiado de forma prepotente por la comisión directiva de la Asociación, que quiso hacer un negocio por fuera de la norma y en el que muchos personajes de la política y del empresariado marplatense e incluso del deporte y el espectáculo aprovecharon para tener su casa frente al mar sin rendir cuentas al Estado y dañando seriamente la Reserva Forestal Paseo Costanero Sur.

“Para nosotros es algo feo lo que está pasando. Nunca estuvo en nuestras intenciones desde un primer momento que el Rancho llegara a lo que llegó hoy. Estamos en boca de todo el mundo como si fuéramos una asociación ilícita que está haciendo negocios inmobiliarios sobre terrenos fiscales y una reserva forestal”, comenzó su relato el socio “disidente”.

 EL INICIO DE LA ILEGALIDAD CON EL DESMONTE DE LA RESERVA 

RANCHO MÓVIL PLAYA REDONDO CASILLAS (3)

En ese sentido, el integrante del Rancho explicó que entre los socios fundadores y muchos de los más viejos integrantes empezaron a denunciar el desfasaje de la situación en el acantilado en 2016: “Un día entró en la asociación un personaje que en nuestro espacio sólo veía plata, un negocio. Se llama Rodolfo Gómez. De repente nos llamó a una asamblea de la asociación y nos dijo que el Municipio nos había sacado el permiso y que el predio salía a licitación, supuestamente era la única alternativa que había y teníamos una semana de plazo para decidir”.

Ante el apuro de Gómez para iniciar la licitación del predio -continuó relatando el vecino- y ante el miedo de perder el permiso, decidieron acompañar la presentación de dos empresas creadas por el propio Gómez para administrar el territorio.

Poco después, sin siquiera haber ganado la licitación, el empresario empezó con “prepotencia” el desmonte del lugar, convencido de que se quedaría con la licitación: “Cuando llegó el desmonte, nos dimos cuenta que las intenciones no sólo no eran acordes con nuestra esencia sino que venían a ocupar nuestro espacio. Un día conté hasta nueve camiones de poda que salieron del lugar”, agregó.

“El conflicto con la comisión empezó ahí, cuando nos dimos cuenta lo que este hombre quería hacer: un pseudo barrio privado que iba en contra de la esencia, en contra de lo que nosotros hicimos durante tanto tiempo”, continuó.

 EL PASO A LA ACCIÓN DE LOS SOCIOS “DISIDENTES” 

RANCHO-MÓVIL-PLAYA-REDONDO-CASILLAS (septiembre)

A partir de ahí empezaron a enviar denuncias al Emtur y a reunirse entre los socios, inicialmente en la casa de una familia a la que luego, por iniciar estos reclamos, la echaron de la asociación: “Hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance para frenar lo que estaba pasando. Logramos que venga gente del Emtur y el desmonte se frenó”.

En ese tiempo, incluso lograron coordinar con Mónica Rábano, la titular de Recursos Turísticos (ente que regula las unidades turísticas fiscales como la UTF Arroyo Seco donde se emplaza el Rancho Móvil) y ella misma les confirmó que aún no había ningún tipo de permiso para hacerlo y “menos aún desmontar una Reserva Forestal”.

Entonces continuaron con las denuncias hasta llegar al propio intendente. “Él nos expresó su apoyo y un día se hizo presente en el lugar ante las denuncias y observó todo lo que se estaba empezando a gestar. Ahí fue que nos dijo que no podía ser que eso deje de ser de las familias, y dijo que no quería un barrio privado”, comentó.

Además de ese acercamiento con el intendente -quien poco tiempo después decretó la protección de la zona de los acantilados que van desde el Faro hasta Las Brusquitas como patrimonio arqueológico- la licitación se frenó. “Después la licitación cayó y no se la aceptaron porque lo que Gómez había presentado no se adaptaba a lo que pedía el pliego. Pero lo que él presentó en la licitación es lo que hizo ahora ‘de prepo’, porque nadie lo autorizó”, advirtió.

En cuanto a las acciones que hizo el ente de Turismo de ese momento a esta parte, los socios fueron claros: “Nosotros hace tiempo ya le habíamos dado pruebas suficientes a Gabriela Magnoler (titular del Emtur). Quizás la pata política del Rancho estaba haciendo fuerza”.

 LA LLEGADA DE MÁS “PERSONAJES” Y EL DESMADRE DE LAS CASAS 

RANCHO-MOVIL-CASILLAS-octubre

“De repente empezaron a llegar más de estos personajes de la política y gente de mucho poder adquisitivo y empezaron a hacer las cabañas”, relató. A su vez, el socio aseguró que a partir de ese momento y ante el convencimiento de la comisión directiva de que esas cabañas estaban permitidas, ellos dejaron de hacer reclamos por temor.

“Nos dijeron que eso estaba permitido y no volvimos a ir a Turismo porque teníamos miedo de que nos pasara lo mismo que a la familia que echaron del club, porque acá se manejaban así, como una mafia”, apuntó y agregó: “Así fue cómo llegamos a esto”.

“A todo esto, el desmonte re reinició, empezaron a romper árboles, y empezaron a hacer cabañas en el monte, entre los árboles que quedaban“, agregó.

En ese sentido, el socio confirmó que la venta de parcelas existe, aunque de manera encubierta, porque dentro del estatuto del club se establece que para ingresar se deben abonar tres cuotas juntas, es decir, tres mil pesos, plata que de todas maneras no saben para qué la usa la comisión. Sin embargo, de un tiempo a esta parte la comisión empezó a cobrar montos que van desde 100 mil pesos y por ese dinero se le aseguraba a los ingresantes que podían hacer cabañas en el territorio y hacer “lo que quieran” con los árboles de la reserva.

 EXFUNCIONARIOS, CONCEJALES, DEPORTISTAS Y ARTISTAS 

RANCHO MOVIL  (6)

Además de explicar cómo se gestó la apropiación del espacio, el socio brindó algunos detalles sobre los dueños de las casillas que empezaron a emerger en el espacio: “Después de la primera nota publicada en QUÉ Digital, Santiago Bonifatti fue el primero que levantó su cabaña porque obvio, políticamente a él no le convenía. Sin embargo días después llegó un abogado de nombre Eduardo, que compró su parcela y dijo que iba a ser una nueva cabaña. ‘Hay que demostrarle a Turismo que no tenemos miedo, porque esas cabañas son legales’, me dijo”.

Entre los nombres que mencionó, además del de Bonifatti, aparece nada más y nada menos que el de Pablo Fernández, expresidente de Turismo del gobierno de Gustavo Pulti, justamente, el ente que debe regular estos espacios públicos.  También mencionó al tenista Juan Pico Mónaco, la actriz e hija del bailarín Aníbal Pachano, y otros empresarios de Mar del Plata vinculados a la cervecería La Paloma y al Hotel Guerrero.

Según relató, no los pudieron sacar de la asociación porque llegó un momento en que los integrantes de la comisión directiva hicieron ingresar a tanta gente al Rancho que luego los superaban en número en las asambleas: “Empezaron a hacer todo esto con una liviandad y una caradurez que no entiendo. Tenés que tener un poco de conciencia y saber que estás en una Reserva Forestal”, fustigó.

 EL PLAZO DEL MUNICIPIO Y LA DESAZÓN 

RANCHO MOVIL 10

“Nosotros la venimos peleando desde 2016, pero ahora resulta que por estos tipos el Rancho Móvil pierde su permiso de uso precario. Yo y un montón de gente nos vemos perjudicados en algo que no buscamos. La mayoría somos un grupo de jubilados que vamos a comer un asadito y mirar los pájaros, no podemos pelearnos con nadie”, lamentó.

“Ahí se criaron generaciones de marplatenses disfrutando en comunidad. Nosotros intentamos sacar a la luz esto, hicimos todo incluso ante escribanos públicos. Lo nuestro era estar en familia, una comunidad en un predio abierto a todo el mundo como siempre lo fue. Éramos una familia, ahora se está convirtiendo en un pseudo barrio privado”, agregó.

En cuanto a los pasos a seguir, a partir del jueves, día en que deben desocupar el espacio, tanto los dueños de las cabañas como los socios “legales” decidieron que se quedarán en el lugar: “Los que estamos de forma legal, con nuestras casa rodantes, y que no hicimos ninguna salvajada, nos vamos a quedar con nuestras cosas ahí hasta que estos tipos desarmen las cabañas y se vayan”.

“Queremos que se demuestre que no todo el Rancho Móvil es lo que se mostró desde un principio. Una vez que se vayan ellos, veremos cómo nos movemos nosotros”, concluyó.

 

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,