Recicladores evalúan medidas de fuerza si no obtienen respuestas

Desde la cooperativa CURA advirtieron que esperan herramientas por parte del Emsur desde julio, por lo que no pueden trabajar en condiciones óptimas y ya “agotaron todas las instancias administrativas”.

12/03/2019
Recicladores evalúan medidas de fuerza si no obtienen respuestas
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

Los cooperativistas que integran la Común Unidad de Recuperadores Argentinos (CURA) evalúan posibles medidas de fuerza en un corto plazo si no reciben respuestas por parte del Ente Municipal de Servicios Urbanos (Emsur) con respecto al aprovisionamiento de determinados elementos que solicitaron desde el año pasado a través del convenio con el ente, lo que les genera complicaciones a la hora de realizar su trabajo.

Los trabajadores que están día a día reduciendo la cantidad de desechos que llegan a la planta ubicada en la zona sur de la ciudad se encuentran en una delicada situación ante la falta de respuestas del ente que los debe proveer técnicamente para poder trabajar. En consecuencia y, luego de “agotar todos los pasos administrativos” no descartan realizar una manifestación.

“Las cintas hoy en día están funcionando bien pero tuvieron intermitencias y roturas porque estamos trabajando con una sola ala. Son dos las cintas de clasificación. Una está rota desde el 2017 y todavía el Emsur no pudo solucionar el tema. Tenemos el pedido presentado por el reductor desde julio del 2018 y todavía no pueden solucionarlo”, explicó Daniel Figueroa, integrante de la cooperativa.

Según indicó, el Emsur trajo un reductor que es acorde al motor que disponen en la planta. “O sea que tenemos el reductor pero ahora tienen que traer un motor acorde. Estamos así desde julio del año pasado”, relató.

Por otro lado, en cuanto a la temporada que acaba de finalizar, la calificaron como “muy floja” y lamentaron no poder trabajar con todo el potencial de la planta. “La temporada fue bastante complicada porque no pudimos producir a pleno por la rotura del sampi que estuvo parado dos meses y lo arreglaron hace poco, después de que nos paso gran parte de la temporada. Además sufrimos algunas intermitencias con las cintas que se rompieron y por la poca cantidad de material que llegó. Fue floja pero no por los turistas y el nivel de consumo sino por la pérdida de tiempo que sufrimos nosotros al no tener las herramientas como para poder desarrollarnos”, agregó.

En cuanto a las complicaciones que esto les trajo, describió: “Teníamos que acopiar producción al no poder sacar el material por no poder cargar los camiones. Entonces para cargar los camiones teníamos que sacar la pala y parar la producción”.

En consonancia con sus denuncias, criticó duramente la gestión del Emsur, ente que habría reducido su nivel de inversiones año tras año: “El 2018 fue el que menos invirtió el Emsur en todos estos años. No hubo avances”, apuntó.

Entonces, como última instancia, no queda otra opción para los trabajadores: “Ya hablamos de todos estos temas con las autoridades. Ya está todo agotado no hay mas nada que decir. Si no traen el reductor y todo lo que necesitamos nosotros tendremos que salir a manifestarnos. Los pasos administrativos ya están agotados, nos queda la manifestación”.

LA SEPARACIÓN DE RESIDUOS Y LA COMUNICACIÓN, OTRA DEUDA

Pareciera estar en un segundo plano hoy en día pero no deja de ser un punto clave para que los recicladores puedan llevar adelante su trabajo: la separación de residuos aún está lejos de haber sido adquirida por la sociedad marplatense y advierten que, desde el Municipio, están lejos de ser suficientes y eficientes las campañas de concientización.

“En cuanto a la conciencia de la gente sigue todo igual, no ha cambiado nada. Lo poco que podemos concientizar a la ciudad lo hacemos nosotros y es mediante los medios. Después de la otra forma no funciona”, lamentó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios