Sábado 26 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
24/07/2020

Recorte en guardias pediátricas: la carta de una trabajadora, entre la desilusión y la tristeza

En pleno conflicto, una profesional del sector se dirigió a la titular de la Secretaría de Salud, Viviana Bernabei, y calificó las medidas impulsadas por el gobierno como “desacertadas” e “irrespetuosas”.

Recorte en guardias pediátricas: la carta de una trabajadora, entre la desilusión y la tristeza
(Foto: ilustrativa/ Qué digital)

Con el paso de las semanas, y lejos de apaciguarse, el conflicto por el recorte de guardias pediátricas en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) se profundiza. Es que, a más de un mes de los cuestionamientos y tras los argumentos brindados por las autoridades municipales -entre ellas la secretaria de Salud, Viviana Bernabei– a la hora de defender el “sinceramiento” del sistema, una pediatra que se desempeña en el sector desde hace años, María del Carmen Martín, se dirigió con “desilusión y tristeza” a la funcionaria y a su equipo, a través de una carta, y consideró que las medidas adoptadas son “desacertadas, agresivas e irrespetuosas” para la salud pública local en el marco del brote y de la pandemia de coronavirus.

El 12 de junio de este año, la oposición y el gremio Cicop advirtieron sobre una medida que adoptó la Municipalidad a través de un memorándum, el cual vienen denunciando “significa la reducción como mínimo de 400 horas de pediatría mensuales en los centros de salud y la pérdida de profesionales”.

Esta medida comenzó a percibirse en distintos barrios y la situación comenzó a ser expuesta por vecinas y vecinos, quienes dependen del sistema de salud público. Ante este escenario, y pese el crecimiento de los reclamos, tanto el intendente Guillermo Montenegro como la secretaria de Salud municipal, Viviana Bernabei, lejos de hablar de un recorte, aseguraron que las medidas implican en realidad un  “reordenamiento”  y “sinceramiento” del sistema municipal de salud en plena emergencia sanitaria.

Leer también:

En ese sentido, y en medio de declaraciones cruzadas, María del Carmen Martín -pediatra que se desempeña desde hace años en el sector público- escribió una carta pública dirigida a Bernabei en la que manifestó su “desilusión y tristeza” y consideró que las medidas adoptadas son “desacertadas, agresivas e irrespetuosas” para la salud pública local en el marco del brote y de la pandemia de coronavirus. 

Al respecto, recordó el paso de la funcionaria por el sistema de salud público -en el Hospital Materno Infantil- y expuso el malestar debido a la forma elegida para llevar adelante este “reordenamiento”. “¿Cuándo fue que pasó esto? ¿Qué lugar ocupan en tu gestión, el personal, la gente que asiste a las salas y la atención primaria? ¿Cuál es tu proyecto de trabajo? ¿Reducir? Porque por más que lo quieras disfrazar de ‘reordenamiento o sinceramiento’, sacar horas pediátricas, es reducir. Acá y en cualquier lado”, advirtió.

En esa misma línea también, habló de las condiciones de trabajo, de la oferta laboral del Municipio y del compromiso de quienes se desempeñan en los centro de salud, pese al contexto. “Si para mejorar la atención primaria y transparentar, sacás horas pediátricas de las salas de lunes a viernes, estamos en serios problemas”, criticó. Y destacó así la labor de quienes “han salido a defender su dignidad de trabajadores y la dignidad de las personas que deben ser atendidas por un sistema de salud que está empobrecido y castigado por proyectos mezquinos”.

LA CARTA COMPLETA A LA SECRETARIA DE SALUD

Buenos días Viviana Bernabei, Soy Carmen Martín.

Te escribo porque siento la necesidad de que te llegue claramente la desilusión y la tristeza que me produce que vos y quienes te acompañan en tu gestión hayan tomado medidas tan desacertadas, tan agresivas para la salud pública y para los trabajadores y de una forma tan irrespetuosa y violenta.

Te llamo así porque te sentía cercana en esta tarea, creí, ahora me doy cuenta que equivocadamente, que habiendo trabajado 30 años en hospital público y habiendo sido delegada gremial por tantos años, acompañada por personas que, hasta hace unos meses trabajaban junto a nosotros, tu gestión sería un soplo de aire fresco después de tantos años de malostratos y destrucción de la atención primaria.

Creo que por eso es más doloroso, encontrarnos un viernes por la tarde, con una foto de un memorándum enviada por WhatsApp, avisando que las horas ya trabajadas el fin de semana no se iban a pagar, que las condiciones laborales de algunos de los pediatras cambiaban abruptamente y debían trabajar los fines de semana obligatoriamente, y que las horas de pediatría de lunes a viernes, se reducían a expensas de cubrir las de fin de semana.

¿Cuándo fue que pasó esto? ¿Qué lugar ocupan en tu gestión, el personal, la gente que asiste a las salas y la Atención Primaria? ¿Cuál es tu proyecto de trabajo? ¿Reducir? Porque por más que lo quieras disfrazar de “reordenamiento” o “sinceramiento”, sacar horas pediátricas, es reducir. Acá y en cualquier lado.

Quienes ingresaron con la indicación de hacer una guardia mensual, porque así se los indicaron, siempre cumplieron, y no fue un “arreglo”, como lo has mencionado. Fueron las condiciones que los jefes de ese momento exigían y que se cumplieron. Nunca quedó sin cubrir un fin de semana, inclusive cuando hemos tenido que hacer más horas durante esta pandemia, debido a la reducción de personal que no asiste por ser grupo de riesgo.

Es más. Durante tu gestión ingresaron dos dediatras con esas condiciones, y a los 10 días se las cambiaron. ¿Eso es transparente? ¿Eso es respetuoso?. Si realmente querés transparentar, ¡no opaques más la tan maltratada atención primaria!

Los médicos vivimos de nuestro trabajo, y la oferta económica del Municipio, no es para nada atractiva. Un pediatra con cargo de 24 horas semanales y 10 años de antigüedad, gana 40.000 pesos. Por eso se deben buscar otros trabajos aparte de éste.

Sabiendo que les pueden cambiar las condiciones de trabajo de un día para otro, menos atractiva será la oferta laboral. Somos el primer lugar de referencia de la gente que vive en los barrios. Las condiciones edilicias son deficientes. Los lugares son alejados. La calefacción, sí la calefacción, algo simple, nunca funcionó a pleno en invierno. Pero nos gusta lo que hacemos y tratamos de soslayar esas dificultades y dar lo mejor cada uno. Este destrato de nuestro trabajo, es, por lo menos, hiriente.

De ninguna manera es lo mismo ser el pediatra de la sala, a quienes las familias conocen y a quienes recurren,y que nos permite acercarnos a sus logros y a sus problemas, a ser el pediatra, que un domingo asiste a un niño, a quien probablemente no verá más. No es lo mismo. Como tampoco es lo mismo trabajar de lunes a viernes, que sábados y domingos.

Si esta gestión no puede entender esto, la atención primaria está en serios problemas. Insisto, si para mejorar la atención primaria y transparentar, sacás horas pediátricas de las salas de lunes a viernes, estamos en serios problemas.

¿Realmente se sienten satisfechos con estas decisiones? Expliquen por favor cómo será la atención en las salas, con menos pediatras, más demanda, porque las familias están empobrecidas, y con gran porcentaje de trabajo en negro. Con más situaciones que requieren de escucha y contención ¿Qué tiempo les podremos dedicar?

¡Qué lamentable! ¡Qué triste todo esto!

No lo disfracen de sinceramiento ni de transparencia, ni de reordenamiento, ¡por favor! Están achicando el presupuesto para salud. Siguen considerándola un gasto que hay que evitar. Tristeza y dolor por lo que han hecho. Ya estoy más cerca de jubilarme, pero me alienta y me llena de orgullo participar de un grupo de pediatras más jóvenes, que han salido a defender su dignidad de trabajadores y la dignidad de las personas que deben ser atendidas por un sistema de salud que está empobrecido y castigado por proyectos mezquinos.

Otra vez más hemos tenido que salir a defender la salud pública, cuando creí que con autoridades que venían del sistema público, eso no iba a ser necesario. Pero sí, otra vez más. Qué lamentable.

Te saludo a vos y a tus compañeros de gestión respetuosamente. O mejor, la saludo a Usted y a sus compañeros de gestión respetuosamente, porque no los reconozco.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,