Domingo 14 de abril | Mar del Plata
07/09/2020

Repunte: sin pensión y ahora sin casa, la angustia de la familia de un tripulante

Sin avances en los certificados de presunción de fallecimiento, Silvia tuvo que dejar junto a sus hijos la casa en la que vivió durante 21 años. “Sólo necesito que firmen un papel”, lamenta.

Repunte: sin pensión y ahora sin casa, la angustia de la familia de un tripulante
Silvia, con el megáfono, en medio de una movilización (Foto: archivo / Qué digital)

Cuando hace unas semanas atrás se cumplieron 38 meses del hundimiento del buque Repunte las y los familiares de los tripulantes volvieron a denunciar que pese al paso del tiempo la falta de entrega de los certificados de presunción de fallecimiento les impide acceder a una pensión y a cobrar los seguros. Aquella denuncia tiene su correlato en lo que acaba de pasarle a Silva, esposa de uno de los tripulantes: tras quedarse sin trabajo en medio de la pandemia tuvo que abandonar con tres de sus hijos la casa en la que vivió durante 21 años. “Sólo necesito que me firmen un papel”, lamenta.

Silvia de la Hoz es la esposa de Marcelo Islas. Desde el 17 de junio de 2017, además de buscar justicia por el padre de sus cuatro hijos, tuvo que aprender a ser mamá y papá a la vez, con todo el desgaste que implica ese doble rol que asumió, tanto en la calle como en la casa, en su día a día.

Hoy Silvia es un ejemplo de cómo “el otro abandono del Estado” que denuncian las y los familiares de los tripulantes desaparecidos provoca duras consecuencias.

Leer también:

“Las familias del Repunte queremos denunciar el grave momento que está viviendo Silvia. El sábado tuvo que abandonar con tres de sus hijos más chicos la casa en la que vivió 21 años. La razón es que hace 39 meses que está esperando la presunción de fallecimiento y así empezar a cobrar la pensión que le corresponde. Además está esperando que el juez la autorice a usar el dinero que depositó la ART Federación Patronal”, explicaron las y los familiares de los tripulantes a través de un comunicado.

Y señalaron que actualmente Silvia no tiene trabajo, debido a la pandemia. “Se encuentra viviendo con un familiar que la acogió en su hogar y es ayudada económicamente por su hija mayor. Esta familia perdió su sostén, como tantas otras, y no deberían estar pasando por esta situación siendo que solo se necesita la presunción de fallecimiento”, remarcaron y plantearon que esta es solo una historia de tantas familias “que necesitan un papel para poder tener un sustento económico”.

En medio de la situación que atraviesa, Silvia le contó a Qué digital que desde agosto de 2018 que inició el trámite para acceder al certificado de presunción de fallecimiento de su esposo aún sigue esperando. “Hasta el día de hoy no tenemos respuesta”, remarca.

En las últimas temporadas Silvia trabajó en balnearios y durante el año se desempeña en la limpieza de casas, con pago por hora. Llegada la pandemia, su trabajo se vio interrumpido.

“Dónde está la traba no lo sé”, cuestiona respecto a los trámites y señala: “Si yo tuviera una pensión hoy no estaría pasando por esto con mis hijos, el haber tenido que dejar una casa de muchísimos años”. Entonces, plantea la angustia que deben atravesar sólo por unos papeles y unas firmas que se demora sin explicación: “Sólo necesito que me firmen un papel”.

Leer también:

Semanas atrás, cuando se cumplieron 38 meses del hundimiento del buque en las costas de Rawson, las familias de las diez víctimas (tres fallecidas y siete desaparecidas) plantearon que mientras la causa penal sigue en la etapa de instrucción sin mayores avances sufren otro “abandono del Estado“. Así volvieron a exponer, tal como lo hacen desde hace más de un año, que solo una de las familias de los siete tripulantes desaparecidos logró tener el certificado de presunción de fallecimiento.

“Eso significa que todavía hay viudas que no tienen la pensión y no han cobrado los seguros. El Estado no los cuidó a ellos, porque permitió que un barco que no estaba en condiciones saliera navegar, por que el Consejo Federal Pesquero justifico la inactividad del Repunte, porque la Prefectura no hizo los controles que tenía que hacer. Pero además las familias siguen sufriendo el abandono del Estado cuando a 38 meses del hundimiento no pueden cobrar una pensión ni pueden cobrar los seguros”, resumieron semanas atrás, atravesados por el mismo dolor que este sábado sintieron al conocer la realidad de una de las viudas de los trabajadores.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

07/09/2020