Lunes 06 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/06/2020

Rigel: dos años después, se sostiene la lucha en medio de la pandemia

Cerca de 250 días pasaron desde la orden judicial para que bajen los buzos, pero los familiares de los trabajadores desaparecidos no permiten que la cuarentena y la falta de respuestas desvíe su búsqueda de justicia: “Hay un Estado totalmente ausente”.

Rigel: dos años después, se sostiene la lucha en medio de la pandemia
(Foto y video: Qué digital)
Sebastián Alí

Autor: Sebastián Alí

[email protected] @aliseba4

Desde el inicio de la cuarentena pasaron unos 80 días, pero desde hace alrededor de 250 días que los familiares de las víctimas del hundimiento del buque pesquero Rigel esperan que el Estado cumpla con la orden del juez para que bajen los buzos al casco del barco, recuperen los restos de sus seres queridos y se hagan las pericias. A pesar de la pandemia y el dolor que se agranda con cada día de pasa, ellos sostienen su lucha. A dos años del naufragio, los detalles de la causa penal y de las demandas civiles de la última gran tragedia evitable del Puerto marplatense.

De estar tan cerca a que todo parezca tan lejano e incierto. Desde el 9 de octubre, los familiares de las víctimas del Rigel, encabezados por Guillermina Godoy -mamá de Nahuel Navarrete pero también de cada uno de los ocho tripulantes desaparecidos-, recorrían los pasillos de todos los ministerios buscando que la orden de Gustavo Lleral, titular del Juzgado Federal N°2 de Rawson, se concrete lo antes posible. En los primeros días de marzo habían logrado avances y compromiso del Estado para elaborar los pliegos licitatorios para llevar adelante el operativo. Pero en el medio, una pandemia que frenó todo.

Este martes, al cumplirse dos años del hundimiento y sin poder hacer movilizaciones, concentraciones o manifestaciones para recordar a las víctimas y exigir justicia por la cuarentena, los familiares transmitirán desde Youtube un video homenaje que contará con la participación de funcionarios, referentes sociales y legisladores.

Fue un parate que nos tiró a un pozo. Personalmente a mí me pasó. Me trajo problemas de salud que todavía estoy tratando de solucionar. Teníamos todo ahí el 3 de marzo. El 20 de marzo teníamos que estar en el Ministerio de Seguridad, ya con parte de los pliegos armados para llamar a licitación a las empresas y de repente todo esto”, contó a Qué digital, Guillermina cara visible, motor de la lucha y “mamá” de los tripulantes desde el 9 de junio de 2018.

La orden judicial, direccionada a la Jefatura de Gabinete de la Nación y con curso de los ministerios de Defensa, Justicia y Derechos Humanos y, principalmente, el Ministerio de Seguridad, fue emitida en octubre y desde ese momento los familiares esperan, ante la desidia de los funcionarios salientes, y a pesar de los compromisos asumidos en campaña por muchos de los que hoy ocupan cargos en el gobierno.

“Con respecto al Ministerio de Seguridad, presentó un pedido de prórroga por la cuarentena. Presentó un oficio ante el Juzgado Federal N°2 de Rawson que se vence el jueves. También hay un pedido de astreintes (NdR: un recurso judicial para recurrir al cumplimiento de oficios) porque ya van a ser 245 días desde la orden judicial y solo estamos a 74 días de la cuarentena”, explicó.

El valioso tiempo perdido por lo mucho que demoró la justicia en escuchar el reclamo de los familiares de los tripulantes del Rigel, emitir el oficio y ahora también por parte del Estado para cumplirlo, desgasta todavía más a las familias que a pesar de todo, siguen: “De repente fue una caída. Estábamos ahí y ahora otra vez”.

Rigel

La pandemia de coronavirus dejó al descubierto las contradictorias condiciones sociales en que viven y son arrastrados a vivir los sectores más vulnerables, y las familias que perdieron en el naufragio a quienes llevaban los principales ingresos de la casa no son la excepción. Y Guillermina, mientras lucha por poder despedir a Nahuel y por justicia para el resto de sus hijos del Rigel, también busca que quienes más padecen este proceso tengan un mejor pasar.

Es por eso que, si bien pasa la cuarentena en La Costa, no dejó de moverse para conseguir, tras haberse contactado con el intendente Guillermo Montenegro y el coordinador local de Desarrollo Social, Diego García, que les alcancen alimentos a las familias que peor la están pasando, aunque las primeras entregas no hayan sido del todo nutritivas. “No me quedé quieta en ningún momento. Desde allá dije ‘algo tengo que hacer’. No puede ser que no tengan para comer, que no tengan nada”, lamentó.

Mientras tanto, la lucha sigue por los ocho tripulantes del Rigel pero sobre todo para que realmente la realidad portuaria empiece a cambiar: “Van a hacer 245 días de una orden judicial emitida y no tenemos nada. Ni siquiera se armaron los pliegos. Son 731 días peleando, de marchas y acampes, y vamos a seguir peleando por ellos y por todo lo que sigue pasando en el Puerto. Es increíble que salga (José) Moscuzza con sus grandes barcos con permisos ilegales. Y no es responsabilidad de Prefectura nada más, acá hay un Estado totalmente ausente. ¿Cuándo van a estar la justicia y el Estado presentes? Sabíamos que con el otro gobierno iba a ser mucho más difícil y sabemos que hay muchísimo por hacer, pero tienen que darle lugar a la justicia e investigar todos los casos de corrupción que terminan en muertes, en las desapariciones de los laburantes. Porque si no todo sigue. Sin condenas a ninguno, sigue todo igual”, cerró.

LA CAUSA PENAL

Rigel

Mientras esperan que se cumpla el oficio judicial que permita -además de recuperar los restos- realizar las pericias al casco de Rigel, la investigación de lo sucedido el 9 de junio de 2018 también se mueve en torno a su salida del Puerto de Mar del Plata rumbo a la marea de la cual nunca volvió.

A pesar del freno de prácticamente toda la actividad judicial por la pandemia, la instrucción continuó y exmarineros del buque serán llamados una vez que estén dadas las condiciones sanitarias para brindar declaración testimonial sobre las condiciones en las que estaba el barco.

No obstante, también están avanzando en la búsqueda de los registros sobre los arreglos que debieron hacer al buque el día de la salida de Puerto y que, a dos años, parecen haberse esfumado: “Lamentablemente a dos años hay un hueco en la causa penal. No hay registros del día que se rompió, de ese hueco de seis horas que hay desde las 3 de la tarde que tenía autorización de Prefectura para salir hasta las 11 que lo dejaron salir”, contó Godoy.

En ese sentido, cargó contra Prefectura por no tener documentados esos movimientos y adelantó que la Justicia seguirá librando oficios para dar con los registros, por ejemplo ante la Agencia Marítima Smiriglio, gracias a la evidencia que presentaron Guillermina y su hijo Mateo en las declaraciones testimoniales que dan cuenta de los defectos eléctricos que tenía la embarcación antes de salir.

“Debe haber un registro. Prefectura no puede obviar ni puede omitir una inspección estando en el Puerto de Mar del Plata, es su responsabilidad. Esto es para encaminar la causa como corresponde, que es lo que dijimos siempre y lo que todos sabemos: que el barco estuvo roto ese día. Están los registros de audio y de Youtube donde los chicos dicen que están esperando que venga el electricista. No fue solo el temporal”, concluyó.

LA CAUSA CIVIL

Rigel

A dos años del hundimiento del Rigel, las familias siguen peleando por justicia, pero no sólo en el ámbito penal, sino también en el civil, donde están en cuestión los arreglos irrisorios que impulsaron los empresarios contra las familias desesperadas que acababan de perder a sus seres queridos.

Al respecto, el abogado defensor de los familiares que iniciaron medidas, Nicolás Schick, indicó que las causas siguen en trámite aunque sin avances desde marzo por el inicio de la cuarentena y la feria judicial.

Hasta ese momento, se habían iniciado las primeras medidas de prueba y, además, se rechazaron los intentos por parte de los empresarios de levantar los embargos que pesan sobre el seguro del casco y las cuentas bancarias. “Las medidas cautelares sobre el permiso de pesca, las cuentas bancarias de Pesca Nueva y el seguro del casco por un valor del 800 mil dólares permanecen embargados”, afirmó Schick ante la consulta de Qué digital.

Vamos a seguir adelante hasta el final, contra la empresa Pesca Nueva S.A. y Prevención ART S.A., que es la aseguradora de la empresa con póliza vigente al momento del hundimiento. Siempre con la expectativa de lograr una condena ejemplar y una sanción económica lo suficientemente fuerte para que esto sirva a modo de ejemplo para el resto de la industria pesquera, donde tampoco vemos cumplimiento de las normas de seguridad e higiene, e incluso incumplimientos de los protocolos vigentes para prevenir la transmisión del coronavirus”, definió.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,