Jueves 18 de julio | Mar del Plata
01/09/2018

San Antonino, dos años: “Ninguna familia vuelve a ser la misma”

A dos años del hundimiento del pesquero a 8 millas de la costa de Mar del Plata, familiares de la tripulación hicieron un acto en el Puerto para volver a reclamar justicia junto a la multisectorial “Ningún hundimiento mas”.

San Antonino, dos años: “Ninguna familia vuelve a ser la misma”
(Fotos: QUÉ Digital)

Dos años después de que el buque San Antonino se hundiera a apenas 8 millas de la costa de Mar del Plata, familiares de la tripulación volvieron este sábado al puerto. No fueron solos, sino acompañados por quienes integran la multisectorial “Ningun hundimiento más“, para volver a reclamar justicia esta vez desde la banquina.

“Es difícil volver al Puerto. Me cambió la vida y nada vuelve a ser igual”, contó Verónica, la hermana de Alejandro Ricardenez, “El Rusito”, uno de los seis hombres que el 1° de septiembre de 2016 subió al San Antonino y jamás volvió a tierra.

Su hermana no deja de recorrer los pasillos de la Justicia y hace un tiempo comenzó a “transformar el dolor en acción”, algo que -dice orgullosa- aprendió de Gabriela Sánchez, hermana del capitán del Repunte y una de las mujeres impulsoras de la multisectorial.

Este sábado, dos años después de aquella última zarpada del pesquero, familiares del Repunte, del Rigel y por supuesto del San Antonino, se mostraron juntos en el corazón del Puerto de Mar del Plata. Llevaron banderas, ramos de flores, remeras con el rostro de quienes no regresaron del mar y carteles con los mensajes “Siguen desaparecidos” y “La corrupción mata”, entre otros.

Pedir justicia por los hundimientos y hacer todo lo que esté al alcance para que vuelva a haber tragedias en el mar. Con esas motivaciones se realizó pasadas las 16 un sencillo acto en la banquina, que contó con la presencia y el apoyo de organizaciones como la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP), además de integrantes del Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON), entre otros.

veronica ricardenez san antonino ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (3)
ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (4)
ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (2)
ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (6)
ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (8)
ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (11)
ACTO 2 AÑOS HUNDIMIENTOS SAN ANTONINO PUERTO NINGUN HUNDIMIENTO MAS   (1)

Ahora bien, ¿qué pasó en estos dos años? Según la hermana de Alejandro, “muy poco” porque “la Justicia es muy lenta” y pese a que “tiene todas las pruebas… ya no se sabe qué buscan”.

Verónica asegura que no dejará de exigir justicia por su hermano, un joven de apenas 31 años que “amaba salir en el barco a pescar”. El San Antonino era un barco con 58 años de antigüedad, con estructura de madera, y no duda en asegurar que “quien los obligó a subir sabía que se iba a hundir”.

Mientras la Justicia lleva adelante una lenta investigación futuro incierto, los familiares de los tripulantes investigan por sus medios. Verónica sigue la causa “hoja por hoja” y en estos dos años encontró muchas incongruencias.

El San Antonino se hundió a 8 millas de la costa de Punta Mogotes a las 5.45, apenas una hora y 25 minutos después de haber salido a navegar. “Supuestamente el barco Madonna Di Giardini había salido mucho antes, dijeron que a las 4.30, y que estaban a 5 millas, podían haber llegado en diez minutos. Y Prefectura salió recién a buscarlos 7.05. No cierra nada”, explicó la hermana del tripulante.

El dolor fue transformándose a lo largo de estos dos años. Para algunos familiares, como el caso de Verónica, se transformó en acción. Aunque –reconoció- fue recién después de la siguiente tragedia en el mar.

“Todavía estábamos procesando lo del San Antonino y pasó lo del Repunte eso me mató. Y  hace casi tres meses lo del Rigel. No sé, pero esto no puede seguir pasando. Ninguna familia vuelve a ser la misma; algunas se quiebran, otras se hunden; ninguna vuelve a ser igual que antes”, resumió Verónica al intentar ponerle palabras al dolor.

Pasaron dos años y los familiares siguen haciéndose preguntas, buscando respuestas. La última madrugada que salió del Puerto el San Antonino no había tormenta, el mar estaba calmo, la luna prácticamente no se venía, no había grandes olas, ni siquiera tanto frío. Hoy piden justicia. Y a quienes deben ejercerla, les reclaman “que se apuren un poco” y que actúen para evitar la próxima tragedia en el mar.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

01/09/2018