Sábado 13 de julio | Mar del Plata
28/05/2023

Sedronar: falta de dispositivos y un trabajo “a pulmón” a costa de precarización 

Trabajadores del sector denuncian figuras precarias de contratación que afectan a 1.600 profesionales en todo el país. Cómo funciona la Sedronar en Mar del Plata.

Sedronar: falta de dispositivos y un trabajo “a pulmón” a costa de precarización 
Desde ATE denuncian la situación de precarización en la Sedronar a nivel nacional y local (Foto: ilustrativa / Qué digital)

Los dispositivos de abordaje de consumo problemático de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) cumplen un rol fundamental para los sectores más vulnerabilizados que, desde el punto de vista económico, no cuentan con los recursos para acceder a un tratamiento. Sin embargo, quienes sostienen ese trabajo a nivel local aseguran que la demanda no sólo “no se llega cubrir”, sino que la sostienen desde hace tiempo a costa de precarización. La situación de la Sedronar en Mar del Plata.

Las y los trabajadores nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) encabezan desde hace semanas, a nivel nacional y local, distintas medidas de fuerza con el objetivo de visibilizar la situación laboral que atraviesa al sector bajo figuras de contratación precaria que, denuncian, afectan en total a unos 1.600 trabajadores que desde las distintas áreas y sobre todo de salud mental, forman parte de los dispositivos de abordaje de la Sedronar en todo el país.

“Son contratados por el Estado nacional a través de las becas de ‘fondo estímulo’. Hoy en día cobran 80 mil pesos mensuales y son becas totalmente irregulares, por demás precarizadas, que no les permiten acceder a ningún tipo de derecho laboral. Carecen de vacaciones, de obra social, aportes e inclusive de aguinaldo, como le corresponde a cualquier trabajador o trabajadora”, sostuvo en diálogo con Qué digital Diego Lencinas, referente gremial de ATE. 

Frente a ese panorama, la continuidad laboral es frágil porque, según explica Lencinas, ante la necesidad de obtener un ingreso mayor “por más compromiso que tengan no lo dudan y van abandonando el trabajo en Sedronar”. Es por eso que el principal reclamo del sector apunta a los pases a una planta transitoria, para mejorar las condiciones laborales y como instancia previa a la planta permanente. 

Leer también:

En el medio, sin embargo, son los mismos profesionales quienes “a pulmón” sostienen los dispositivos de abordaje que cumplen un rol fundamental a la hora de garantizar el acompañamiento de personas con consumo problemático, una situación que en Mar del Plata, aseguró Lencinas, “golpea y muchísimo”, sobre todo, a los sectores más vulnerabilizados, especialmente a jóvenes, en un contexto económico y social de crisis.

Más allá de las distintas articulaciones con organizaciones y espacios sociales, la Sedronar en Mar del Plata solo cuenta con dos dispositivos. Uno de ellos funciona en la “Casa Caracol”, ubicada en el barrio Malvinas Argentinas, y el otro en el Centro Integrador Comunitario (CIC) del barrio El Martillo.

“Ahí se llevan adelante infinidad de proyectos de inclusión para aquellos jóvenes que atraviesan la problemática de adicciones. Esto se hace ‘a pulmón’ porque los trabajadores no cuentan con presupuesto para los materiales necesarios y muchas veces son ellos mismos quienes tienen que poner de su bolsillo para llevar adelante las tareas que diseñan y proyectan en cada territorio”, describió el referente gremial de ATE.

Leer también:

Esos abordajes, justamente, requieren de trabajos específicos para cada territorio al entender que “un proyecto puede prender en un territorio sí y en otro no” y que dependen en buena medida del “imaginario colectivo de las y los trabajadores” para el acompañamiento de personas que atraviesan algún consumo problemático de sustancias.

En Mar del Plata, para Lencinas la demanda de quienes necesitan un acompañamiento “no se llega a cubrir” con sólo dos dispositivos de la Sedronar y mientras, a pesar del paso del tiempo, se repiten los mismos reclamos de las y los trabajadores por mayores recursos y mejores condiciones laborales para poder abordarlo.

Pero además, a ello se suma, desde el punto de vista económico, la imposibilidad de los sectores más vulnerabilizados de poder acceder a un tratamiento en organismos privados por lo que, justamente, se vuelve deber del Estado garantizarlo. 

Deberían ser muchos más los dispositivos en la ciudad. Hoy contamos con estos dos y con el agravante de que sus trabajadores están totalmente precarizados, con sueldos miserables que no alcanzaban para vivir con los niveles de inflación que estamos viviendo”, consideró Lencinas.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

28/05/2023