Lunes 17 de junio | Mar del Plata
26/12/2021

Siniestros viales: un análisis de Mar del Plata y políticas para reducirlos

Desde el Conicet Mar del Plata analizaron el presente de la ciudad en materia de tránsito. Los indicadores y vías para reducir la siniestralidad.

Siniestros viales: un análisis de Mar del Plata y políticas para reducirlos
(Foto: archivo / Qué digital)

En los últimos meses, Mar del Plata fue foco de atención por siniestros viales que, aunque sin víctimas fatales, llegaron a las pantallas de los medios nacionales. Con la reiteración de este tipo de hechos de trascendencia surgieron preguntas como ¿aumentaron los accidentes?, ¿empeoró la forma de manejar? Los números parecen no evidenciar un crecimiento, pero sí la necesidad de más y mejores políticas públicas al respecto.

Fernando Poó es integrante el Instituto de Psicología Básica, Aplicada y Tecnología (IPSIBAT Conicet-Unmdp), y se encarga de avaluar las cifras de accidentes en Mar del Plata. Según su óptica, la ciudad no cuenta con cifras de accidentes superiores a lo que se observa en el resto del país e incluso en el mundo.

De todas maneras, la trascendencia mediática y los videos trascendidos de algunos de los casos de las últimas semanas, hicieron que el flagelo vuelva a estar en agenda e incluso motive medidas y cambios a nivel municipal en la gestión de Tránsito.

“La espectacularidad de los accidentes amplía como una lupa un fenómeno que es cotidiano. Pero el análisis de los datos indica que lejos de ser algo en crecimiento, la siniestralidad vial es diaria”, sostuvo el investigador en diálogo con Daniela Garanzini, del Departamento de Comunicación de Conicet Mar del Plata.

Leer también:

Sobre todo, entre los últimos casos mediatizados se encuentran los de dos jóvenes que circulaban a alta velocidad, alcoholizados y que producto de ello despistaron por la costa marplatense: uno de ellos con daños al auto y a canteros, y el segundo además con daños contra una joven que estaba en la vereda.

De todas maneras, en el análisis de los números fríos que se desprenden del Observatorio de Seguridad Vial del Municipio, el “crecimiento” que parecen evidenciar los siniestros de trascendencia, no se refleja: comparando los primeros semestres de los años 2019, 2020 y 2021, se reportaron 733, 432 y 699, respectivamente. Es decir, hay cierta estabilidad, más allá de la importante baja de ese promedio diario de dos choques en el año 2020, producto, principalmente, de las restricciones de circulación a causa de la pandemia de coronavirus

Leer también:

Por otro lado, en cuanto a las edades de las víctimas, señaló que se observa una tendencia que involucra principalmente a varones jóvenes: “Este patrón comienza aproximadamente a los 15 años, aumenta de manera notable entre los 20 y los 30 años y tiende a disminuir a partir de esa edad. Entre los 15 y los 29 años de edad la principal causa de muerte en el mundo son los siniestros viales”, indica.

En ese marco, Poó reconoce que la costa de Mar del Plata tiene características que favorecen la sucesión de siniestros viales: carriles muy amplios sin intersecciones ni zonas obligatorias de frenado, una sola mano, velocidad máxima permitida de 60 km/h, y, en la cercanía de Playa Grande un gran número de locales bailables nocturnos.

Leer también:

Más allá de los números, la existencia de un problema en materia de siniestralidad es clara, y el especialista refiere que “no existen soluciones mágicas”, y que para enfrentar la seguridad vial se debe apuntar a soluciones a largo plazo y por etapas. ” La seguridad vial debe ser una política de Estado cuyo objetivo sea evitar las muertes en accidentes de tránsito”, sostuvo.

Entre las políticas públicas que se pueden impulsar en este sentido, apunta al impulso del uso y una jerarquización del transporte público, reducir límites de seguridad máxima y generar más espacio para el transporte activo, para lo cual es clave realizar cambios en la infraestructura vial, entre otros factores.

Por otro lado, el investigador no esquiva la existencia de errores humanos, y asegura que las políticas públicas también deben apuntar a la mitigación de ellos cuando suceden al volante. “Creo que hay que diseñar políticas de seguridad vial de acuerdo con los modelos de Sistemas Seguros. Estos modelos incorporan el error humano como un elemento más del sistema y buscan disminuir sus efectos deletéreos cuando ocurren, es decir, reducir la posibilidad de producir un daño importante, la muerte o la destrucción”, explica.

Leer también:

Un factor que se repite en buena parte de los siniestros viales tiene que ver con el consumo de alcohol al volante. Al respecto no hay muchas dudas: la acción más rápida y efectiva son los controles de alcoholemia sistemáticos y rotativos. Pero no son las únicas. También, describe, hay otras políticas como la reducción de los puntos de expendio, mejorar para impulsar el uso del transporte público, campañas de concientización, de educación, entre otros. “Si todo esto se hace a la vez los resultados son mucho mejores que si se hacen de forma aislada”, asegura.

Poó también se refirió a la última política implementada a nivel local en la materia: el retomar las multas por cámaras y las fotomultas. Para él, pueden ser medidas efectivas, pero por sí solas pueden resultar acotadas, por ejemplo, si no se las acompaña con una correcta señalética al respecto.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

26/12/2021