Martes 07 de julio | Mar del Plata
¡Seguinos!
28/06/2018

Susy Shock, abrazar la crianza para cambiar el sistema

En el Día Internacional de la Diversidad Sexual y el Orgullo LGBT, la escritora trans habló sobre el respeto de los procesos particulares y, principalmente, sobre la importancia de atender la niñez.

Susy Shock, abrazar la crianza para cambiar el sistema
(Fotos: prensa Susy Shock)

Vamos dejando de ser esos cuerpos cavando túneles; para ser esos cuerpos construyendo puentes.

 Maite Amaya

En el Día Internacional de la Diversidad Sexual y el Orgullo LGBT, la escritora trans Susy Shock dialogó con QUÉ Digital sobre el proceso de autogestión de proyectos -como en sus libros “Crianzas” y “Hojarascas”, donde a través de la literatura ahonda acerca del respeto de los procesos particulares- pero particularmente habló acerca de cómo atender la niñez. “Los niños y niñas necesitan un guiño, necesitan que les digan ‘no es mi aventura, es tu aventura'”, confiesa.

“Yo soy autogestiva y tengo mis libritos de hace muchos años, con lo cual vendía un libro y me guardaba la ganancia. Cuando en diciembre del 2015 asumió el presidente de ustedes (risas) resulta que me quedé sin libros”, comienza Susy Shock ante el público que se acercó a escucharla en la presentación de ‘Hojarascas’‘, en el Centro Cultural América Libre.

Y continúa: “Mi autogestión se puso a llorar; en ese momento había grabado unos micros para la cooperativa La Vaca”. Entonces, recuerda, junto con la cooperativa Muchas Nueces sacó su libro “Crianzas”. “Pero en realidad venía escribiendo ‘Hojarascas’ desde una decepción enorme que venía desde el travesticidio de Diana Sacayan y la muerte de Loana meses después”, cuenta.

“Hojarascas” es la contracara de la primavera que se despliega en su libro “Crianzas”, en donde la tía trava Susy procura una infancia feliz y diversa para su sobrino Uriel, que crecerá rodeado del cuidado amoroso de la familia, con los afectos que le permitan elegir. En “Hojarascas” el clima frío y gélido crece como viento sur en un ambiente donde la niña trava -siempre abusada- está lista para cobrarle venganza a los violentos del género y a los perversos ultrajadores que avanzan en nombre de la inhumana “normalidad”.

Los episodios emitidos cada miércoles desde marzo hasta noviembre del 2014 -a través de la radio perteneciente a la La Vaca- conforman este libro que cuenta con prólogos de la activista trans Marlene Wayar y de la editora Claudia Acuña; una introducción a cargo de la editorial y un epílogo que es una carta de Susy a su maestra de la escuela primaria –la señorita Dolores-, con ilustraciones en tapas e interiores de Anahí Bazán Jara, hija de la autora.

Después de dos años de recorrido entre disyuntivas que se convirtieron en certezas, Susy afirma: “La bronca es legítima, como la decepción, pero la crianza no tiene nada que ver”. En definitiva, en lo que se centra la escritora trans es en el respeto de los procesos en cada caso, pero particularmente atender la niñez. “La infancia te mira y no es culpable de nada”, sintetiza.

Los niños y niñas necesitan un guiño, necesitan que le digan ‘no es mi aventura, es tu aventura’. Quizás no se entienda pero igual hay que abrazar, porque la falta de abrazo termina construyendo ese vacío que genera odio”, señala Susy.

“Hojarascas” tiene la potencia de lo que no puede esperar, y desde el fondo de sus entrañas exclama: “No queremos ser más esta humanidad”. Esta enredadera poética es el primer título de la colección “Urgente” de la editorial Muchas Nueces, escrita durante 2016 y publicada en fragmentos por la revista MU de la cooperativa La Vaca.

Susy-Shock -escritora-trans- (2)

A través de sus libros, Susy ilumina, con literatura y humor, las cavernas donde los niños y niñas crecen y se fortalecen para ser parte de esta sociedad, muy hostil por momentos. Es desde su experiencia que se alcanza a percibir lo importante que resulta hoy en día abrazar las nuevas infancias en toda su complejidad y diversidad “sin cortar alas, escucharlas y dejar crecer en libertad”.

Finalmente, la escritora trans establece: “No es un libro para infancias trans; es un libro que viene a discutir el mundo. Y sobre todo la complejidad en la que hemos construido las paternidades y maternidades, las familias. Porque la crianza es un trabajo minucioso y milimétrico del que hay que ocuparse y qué mejor hacerlo con otros y otras”.

“Cuando hablo de abrazo también habló de des-abrazos”, indica la escritora que no habla solo de infancias trans. Durante la charla que brindó en el Centro Cultural América Libre -que estaba repleto, atento a las palabras que usa la escritora nadie quedó ajeno a emprender un viaje introspectivo hacia su infancia. Por esta razón, Susy finaliza con un ejercicio que integra desde el juego y el arte en el ciclo “Cotorras” que realiza en Capital Federal cada primer jueves del mes.

– Juguemos en el bosque mientras el lobo no está  ¿Lobo, está? – establece Susy.

– No, estoy prohibiendo que te pongas eso porque las nenas no se visten así.

– Juguemos en el bosque mientras el lobo no está ¿Lobo está?

La escritora aumenta las prohibiciones que en algún momento de la infancia se impartieron como formato educativo. Así, Susy invita con su mirada al público y renueva la pregunta que suele revelar: “¿Qué les dijeron a ustedes para prohibirles?”.

EL CONTEXTO Y LA ACTUALIDAD

– ¿Cómo transitás este presente?

– Estoy muy contenta de estar estos días en Mar del Plata, de tanta movilización, de toda esta época, de esta reencarnación pese a la coyuntura; somos generaciones de una época.

– Está todo muy convulsionado…

-Y venimos de una semanita muy intensa. Entre la media sanción de la ley de despenalización del aborto que le sacamos a un poder bastante patriarcal, muy vetusto en muchas cosas semejante resultado es gigante.

– Se suma la condena a prisión perpetua de Gabriel David Marino, coautor del delito de “homicidio agravado por odio de género y violencia de género” contra Diana Sacayán…

– Si, las travas le sacamos un enorme, enorme poder machista y se le dio un nuevo sentido a la justicia frente a la violencia y la identidad de género, así que nuestra compañera Daiana Sacayan sigue haciendo historia. Decíamos entre nosotras: ‘Si resistimos esta semana somos eternas. Así que sépanlo, somos eternas’.

Ver más: , , , , , , ,