Sábado 19 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
02/01/2019

“Terminamos embarcados porque no podíamos confiar en nadie”

Luis Tagliapietra, abogado y papá de uno de los tripulantes del ARA San Juan, hizo su balance del 2018 y habló del hallazgo del submarino, de su tarea como veedor, de la investigación y del gobierno nacional.

“Terminamos embarcados porque no podíamos confiar en nadie”
El Seabed Constructor, durante las tareas de búsqueda (Foto: Armada Argentina)

“Los familiares terminamos embarcados porque no podíamos ya confiar en nadie”. Con esa frase, Luis Tagliapietra -abogado y papá de Alejandro Tagliapietra, uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan– resumió lo que le dejó el 2018, tras permanecer embarcado durante más de 80 días como veedor durante las tareas de búsqueda de la empresa Ocean Infinity y luego del hallazgo del navío, un año después de su desaparición.

En una entrevista con QUÉ Digital, Tagliapietra -quien junto a  José Luis Castillo, hermano de Enrique Castillo y Fernando Arjona, hermano de Alberto Arjona (Silvina Krawczyk, hermana de Eliana Krawczyk, había desembarcado antes de encontrarlo) estaba en el Seabed Constructor al momento del hallazgo– habló de lo que significó encontrar al ARA San Juan, de su tarea como veedor, de la investigación y del gobierno nacional.

“El balance es negativo porque perdimos 44 vidas, perdimos un submarino, que es lo de menos, y creo que encontramos o yo por lo menos me encontré con lo mejor y lo peor de este país: lo peor es la desidia del Estado, las cuestiones políticas y lo mejor, la gente, el cariño, el reconocimiento”, señaló respecto a sus sensaciones.

En ese sentido, destacó el hecho de haber podido encontrar el submarino tras las idas y vueltas y las numerosas dificultades, en especial a partir de la falta de decisión política del gobierno de Mauricio Macri: “Fue dura la lucha contra el poder político por algo tan básico como querer saber dónde estaban nuestros seres queridos y saber la verdad de lo ocurrido”

Al respecto, el abogado se mostró satisfecho respecto al hallazgo y habló del esfuerzo y sacrificio de los familiares: “Lo logramos con mucho esfuerzo y sacrificio, los familiares terminamos embarcados porque no podíamos ya confiar en nadie”. Y además, relató: “Fueron tres meses en altamar, fuera de casa. Me fui el 5 de septiembre de mi casa y volví el 5 de diciembre de madrugada. Fueron 84 días embarcados, en una búsqueda extenuante, larga, difícil desde lo físico y lo psicológico”.

Justamente en relación a lo extenuante del proceso comandado por la empresa privada Ocean Infinity, para Tagliapietra es necesario comprender cómo fueron los 23 contactos descartados, antes de confirmarse que el 24 era, efectivamente, el submarino. “El encontrarlo fue muy duro y fuerte, sentimos una profunda tristeza pero nos fuimos con la sensación del objetivo logrado. Obviamente que los 23 contactos que vimos antes del hallazgo fueron 23 momentos de expectativa, de incertidumbre, de decepción. Y el final cuando encontramos el submarino fue horrible, fue un sentimiento contradictorio, por haber conseguido el objetivo y por haber confirmado la peor de las noticias”, sumó.

De acuerdo al relato del abogado, querellante en la causa que investiga qué fue lo que sucedió, las horas previas al hallazgo del submarino fueron muy duras, teniendo en cuenta que tan solo un día antes se había cumplido el primer aniversario del último contacto con el ARA San Juan, contexto en el que hubo un sentido homenaje en el mar. “Ese día lo que predominó fue la tristeza. Ellos (la tripulación) se sentían decepcionados por no haber cumplido el objetivo, no sabían qué decirnos”, graficó.

Finalmente, y en relación a la investigación judicial respecto a lo sucedido, Tagliapietra -uno de los familiares que sostiene que no es necesario el reflotamiento del navío para saber qué fue lo que sucedió- dijo estar expectante en relación a las novedades judiciales durante el año que comienza: “La búsqueda de verdad sigue, es una lucha difícil porque no nos ayudan en nada. La investigación tiene que ver con lo que se va a hacer este año, porque hubo una mezcla de cosas, se tomaron muchos testimonios, hubo medidas tardías, otras que no se tomaron. No está encaminada la investigación. La jueza (Marta Yáñez) está muy perdida por momentos y eso me produce desconfianza y desazón porque ella había generado una muy buena imagen al principio”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,