Textilana: cese de despidos, pero un ritmo de producción “insostenible”

Las trabajadoras de la fábrica textil aseguran que se reactivaron las ventas, que incluso se incorporó personal, pero denuncian un método de “sobreexplotación”.

09/03/2019
Textilana: cese de despidos, pero un ritmo de producción “insostenible”
(Fotos: ilustrativa / QUÉ Digital)

Después de un 2018 más que complicado para el personal de Textilana, con oleadas de despidos e intensificación de la producción, este año comenzó con reactivación de las ventas e incluso incorporación de personal, pero  las trabajadores siguen denunciando que son sometidas a un ritmo de producción de “sobreexplotación”.

Los empleados de la fábrica del empresario implicado y hoy “arrepentido” en la “Causa de los cuadernos”, Sergio Todisco, atravesó un 2018 muy complicado con intensificación del ritmo laboral a partir de la implementación del “método de producción japonés”, lo cual llevó a la patronal a justificar despidos cargando sobre un trabajador la producción que anteriormente realizaban cuatro personas.

Con alrededor de 350 trabajadoras, ahora sintetizadas en un solo turno luego del ajuste, la fábrica empezó el 2019 con reactivación de ventas e incluso con algunas incorporaciones de personal, pero las condiciones de trabajo siguen siendo más que complicadas y en muchos casos las lleva a renunciar.

“Los despidos han cesado e inclusive de alguna manera hay una reactivación en las ventas. Últimamente también han pedido más personal. En menos de un año ingresaron 100 personas e implementaron un nuevo sistema de producción por celdas, que está demostrando que fracasa, como en todos los lugares donde lo han implementado”, explicó en diálogo con QUÉ Digital, María Demateis, delegada de la comisión interna de la fábrica.

Pero el “fracaso” del método no es precisamente económico, sino que, como amplió Demateis, es un fracaso para la salud de los trabajadores: “Es totalmente nocivo para los trabajadores. Es un método de sobreexplotación porque es un régimen basado en la producción y en la competencia entre las propias compañeras”.

MAURO SERGIO TEXTILANA

(Foto: QUÉ Digital)

En cuanto a la forma de producción, explicó: “Antes el sistema de producción era individual, ahora es colectivo. Y le exigen una cantidad tan importante de trabajo a compañeras que antes hacían una tarea ahora tienen que hacer tres o cuatro para poder terminar con la prenda. Eso significa que si alguna compañera no completa la producción, no cobra la producción. Eso lleva a una presión constante entre ellas mismas para poder sacar la producción. Cuando llegan a producir, le aumentan la demanda. Es una situación de estrés permanente porque nunca se llega a completar la producción, es como la zanahoria del burro, siempre te la están cambiando para que nunca llegues. Esto generó un malestar generalizado entre las trabajadoras”.

Ante esta situación, Demateis adelantó que están tratando de organizarse para plantear la cuestión ante la patronal y dar marcha atrás con el sistema de producción: “Para los trabajadores es terrible porque termina con la salud física y mental porque la lleva a un ritmo de producción y competencia que no pueden sostener”, agregó.

En ese sentido, denunció que muchas de sus compañeras están viendo alterada su salud física y mental y, como respuesta, la patronal las persigue para que no presenten carpetas psiquiátricas y las “acorralan” hasta que terminan renunciando.

“Trabajamos las horas semanales que estipula el convenio y la ley. Pero el problema es el ritmo de producción que se está imponiendo en la fábrica. Ahora el trabajo que antes hacían cuatro personas lo hace una. Eso no puede mantenerse en el tiempo sin perjudicar la salud y nos tenemos que organizar para detenerlo”, concluyó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios