Lunes 04 de marzo | Mar del Plata
¡Seguinos!
26/09/2020

Tras el fallo que favorece a Etchecolatz, vecinos y vecinas del Bosque “en alerta”

Luego de que un tribunal le concediera una prisión domiciliaria que por el momento no se hará efectiva, el repudio de Vecinxs sin Genocidas, quienes resistieron su llegada a Mar del Plata en 2017.

Tras el fallo que favorece a Etchecolatz, vecinos y vecinas del Bosque “en alerta”
(Fotos: Germán Gispert)

Luego de que en la noche del jueves se conociera que un tribunal falló a favor de concederle prisión domiciliaria al represor Miguel Etchecolatz, la cual por el momento no se hará efectiva, no tardó en llegar el repudio de organizaciones de derechos humanos y mucho menos de los “Vecinxs sin Genocidas”, quienes resistieron su llegada al Bosque Peralta Ramos en 2017. “Nos declaramos en alerta”, manifestaron.

El pasado jueves, el Tribunal Oral Federal 6 de Capital Federal compuesto por los jueces Sabrina Namer, Néstor Costabel y Rodrigo Giménez Uriburu resolvió hacer lugar al pedido de prisión domiciliaria del represor de 91 años en torno a dos de las causas que tiene en trámite, argumentando “consideraciones eminentemente humanitarias”.

Si bien seguirá preso en Campo de Mayo en virtud de otras causas por delitos de lesa humanidad en trámite en el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata y del Juzgado Federal Nº2 de Lomas de Zamora, el malestar y el estado de alerta se encendió entre los vecinos y vecinas al conocer que “el Bosque Peralta Ramos vuelve a ser el lugar donde tal beneficio se haría efectivo, cuando dejen de mediar otras causas”.

“Hace más de dos años conocimos el valor de la lucha colectiva. Un pueblo entero salió a las calles para exponer a esa parte de nuestra justicia cómplice, que con argumentos endebles tiende a favorecer a seres nefastos de nuestra historia. Y hoy, tras la inmensa lucha que vienen llevando pacíficamente todos los organismos de DDHH, amanecimos con esta sorpresiva y triste noticia”, expusieron en un comunicado difundido este viernes.

Leer también:

Si bien por las circunstancias actuales de la pandemia no pueden expresar su repudio masivo en las calles, bregaron por la necesidad de visibilizar lo que califican como una “errónea” decisión de la Justicia: “No hay motivos legales para dicho requerimiento”, afirmaron.

Ante la posibilidad latente de que el beneficio pueda hacerse efectivo en algún momento, advirtieron: “Nos declaramos en alerta, transitamos momentos difíciles, algunos sectores de nuestra sociedad están utilizando herramientas peligrosas para nuestra institucionalidad y no podemos permitir impunidad a semejante genocida”.

Leer también:

Con la guardia en alto y en pie de lucha tal como lo hicieron en diciembre de 2017 hasta su regreso a la cárcel en marzo de 2018, sostuvieron: “Todos, todas y todes, con compromiso democrático, repudiamos y repudiaremos la presencia en nuestro barrio de quien ha sido juzgado y sentenciado como culpable de innumerables y terribles crímenes de lesa humanidad”.

EL CASO ETCHECOLATZ

A fines de 2017 fue la última vez que el represor Miguel Osvaldo Etchecolatz salió de prisión y lo hizo a partir de haber sido beneficiado con la prisión domiciliaria por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°6. Fueron tres meses los que estuvo en su casa del Bosque Peralta Ramos, hasta que la presión popular y la resistencia de los Vecinxs derivaron en la marcha atrás del beneficio por parte de la Cámara Federal de Casación Penal, en marzo del año siguiente. 

Desde ese momento, el genocida recientemente recuperado de coronavirus siguió pidiendo a través de su defensa que se le conceda la prisión domiciliaria, sumando rechazos de la Corte Suprema e incluso del mismo tribunal que esta semana falló a favor de este beneficio.

Cabe recordar que Etchecolatz fue condenado en siete oportunidades por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar, y cuatro de ellas a perpetua: en 1986, a 23 años de prisión en la denominada “causa 44” o “Camps”; en 2004, a 7 años de prisión -reducida luego a 4-, por la apropiación de una hija de desaparecidos; en 2006, a reclusión perpetua en la conocida como “causa Etchecolatz”; en 2012, a prisión perpetua por el “Circuito Camps”; en 2014, a perpetua por un doble homicidio en el marco de la causa “La Cacha”; en 2016, a 25 años de prisión por el secuestro y las torturas Daniel Favero y Paula Álvarez; y en 2018, a prisión perpetua por el CCD “Puente 12”.

Mientras tanto, actualmente está procesado en causas que tramitan en Lomas de Zamora y en La Plata, y está siendo juzgado por los crímenes en la Brigada de Investigaciones de San Justo.

 

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

26/09/2020