Jueves 26 de enero | Mar del Plata
¡Seguinos!
10/09/2020

Tras el rechazo de Provincia, piden que se revea la negativa a las obras privadas

Desde el sector empresarial de la construcción marplatense, junto a la Uocra, pidieron “revisar las decisiones tomadas” y que sean autorizadas a volver al trabajo en fase 3.

Tras el rechazo de Provincia, piden que se revea la negativa a las obras privadas
(Foto: ilustrativa / Qué digital)

En la semana en que la comisión de reactivación resolvió no avanzar en nuevas habilitaciones en Mar del Plata, y en la que luego el propio Guillermo Montenegro pidió sin éxito a la Provincia nuevas flexibilizaciones mientras avanzan sin freno los casos de coronavirus, desde las seccionales marplatenses de la Cámara Argentina de la Construcción y la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) pidieron a las autoridades que revean la negativa de reapertura de las obras privadas en fase 3.

Desde la cámara y el gremio que nuclea a los trabajadores de la construcción se mostraron en disconformidad con la respuesta que el gobierno de la Provincia le dio al intendente Guillermo Montenegro al rechazar la reapertura de las obras, al igual que lo hizo con los permisos de venta en comercios en los locales y gastronomía a cielo abierto.

“Hacemos un llamado a las autoridades a revisar las decisiones tomadas y que autoricen la actividad de las obras privadas por el elevado costo de las medidas adoptadas para los trabajadores y las empresas, sin beneficio verificable para la ciudadanía”, reza el comunicado.

En el escrito, además, cuestionan las medidas restrictivas adoptadas contra un sector que, aseguran, representa alrededor del 10% del producto bruto regional. Ante el retroceso, califican la medida como “un error conceptual” con profundas consecuencias económicas.

Leer también:

Para argumentar este pedido de revisión en medio del importante aumento de casos de coronavirus y agotamiento del sistema de salud en todos los ámbitos, apuntaron a la plena vigencia de la obra pública desde el inicio de la pandemia.

Frente a eso, remarcaron: “Los empresarios, trabajadores y todos los integrantes de la cadena de valor de la industria de la construcción nos preguntamos cuáles son los motivos que llevan a paralizar la construcción privada, cuando ambas se desarrollas con las mismas prácticas, recursos humanos, protocolos de seguridad, sin participación de personas ajenas a las tareas, en espacios abiertos y ventilados, bajo la estricta supervisión de representantes de los trabajadores, de los profesionales de seguridad e higiene y controlados por la superintendencia de Riesgos del Trabajo”.

Además, negaron que las obras sean “espacios de contagios” y afirmaron que “testean diariamente” a los trabajadores a su ingreso “y se supervisa al núcleo familiar”, a lo que se suma que además no pueden utilizar transporte público, otra posible vía de contagio.

Asimismo, sumaron que medidas como estas “estimulan el trabajo informal, con los riesgos de  estas acciones y trabajos fuera de control”.

Ante lo expuesto, manifiestan que no hay “razón valedera” para sostener el cierre de las obras privadas, lo cual mantiene al sector “por debajo de la línea de subsistencia”. En consecuencia, llamaron a “una reflexión para corregir medidas desacertadas que no generan ningún beneficio a la comunidad”.

“Permitir la actividad de las obras privadas es la mejor forma de preservar a los trabajadores constructores, permitiendo que realicen sus tareas en condiciones formales y seguras al mismo tiempo que permitimos que las empresas puedan generar los recursos para su propia subsistencia como generadoras de ocupación de mano de obra y desarrollo económico”, cerraron.

LOS ARQUITECTOS TAMBIÉN SUMARON SU PEDIDO

Desde el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires Distrito IX también se manifestaron en contra de mantener el cierre de las obras privadas en tanto General Pueyrredon se encuentre en fase 3 de la cuarentena.

Aquí, en el esfuerzo de poder retomar las obras interrumpidas hasta el 11 de mayo, vimos un trabajo y una responsabilidad de conjunto, donde tanto empresarios, profesionales, técnicos, trabajadores, gremios y proveedores se pusieron a tono con los protocolos convenidos. Ante el incremento de casos en la ciudad pudimos observar que estos trabajos preventivos daban resultados, con muy pocos casos en nuestras obras (en su mayoría por contactos estrechos externos al trabajo)”, sostuvieron en un comunicado.

Desde el Colegio, además, remarcaron que desde que se permitió la actividad en mayo se habían podido reanudar alrededor de 500 obras en el distrito, lo cual, con los protocolos pertinentes, movilizó a más de 4000 trabajadores.

Frente a la importancia del sector y la vigencia de la obra pública, desde el Colegio consideran que “no tiene lógica que la obra privada quede separada de la pública y el resto de la industria” de la construcción.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios