Miércoles 10 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
28/05/2022

Un escrache contra la prisión domiciliaria del represor Garachico en Mar del Plata

Organizaciones se manifestaron frente a su casa, en la zona de Nápoles al 3600, bajo la consigna: “Si no hay justicia, hay escrache”.

Un escrache contra la prisión domiciliaria del represor Garachico en Mar del Plata
(Fotos: Qué digital)

Organizaciones de derechos humanos y de izquierda llevaron adelante este sábado una jornada de protesta y escrache contra la prisión domiciliaria que cumple en Mar del Plata el represor Julio César Garachico, que hace dos semanas en un juicio realizado en La Plata fue condenado por segunda vez a prisión perpetua por siete casos de secuestros y tormentos -entre ellos el de Jorge Julio López- y tres homicidios cometidos durante la última dictadura cívico militar.

Bajo las reiteradas consignas de “Si no hay justicia, hay escrache” y “Prisión perpetua, común y efectiva para los genocidas”, distintas organizaciones marcharon durante las primeras horas de la tarde desde la zona de Edison y Fortunato de la Plaza hacia el frente de la casa del exjefe de la Policía Bonaerense de La Plata ubicada en Nápoles al 3600, donde cumple en prisión domiciliaria las dos condenas a perpetua, entre ellas la última impuesta hace dos semanas en un nuevo juicio en el que también se le impuso la misma pena al genocida Miguel Etchecolatz.

El motivo que dio lugar a la protesta -que incluyó la quema de un muñeco frente a la casa y algunos piedrazos- se centra en el rechazo de los jueces Andrés Basso, José Michilini y Alejandro Esmoris, del Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata, al pedido de que tras la nueva condena a prisión perpetua impuesta a Garachico, de 80 años, se le revocara la prisión domiciliaria que mantiene desde 2017 en Mar del Plata.

Incluso, la decisión de no hacer lugar al pedido de que fuera trasladado a una cárcel a cumplir su pena generó gritos y cuestionamientos en el mismo momento en que se leía la sentencia al momento del cierre del juicio.

Leer también:

Además del caso de Jorge Julio López -quien permanece desaparecido por segunda vez desde septiembre 2006 en plena democracia, tras prestar declaración en el juicio a Etchecolatz-, en el juicio finalizado hace dos semanas en La Plata se ventilaron los hechos que tuvieron como víctimas a Patricia Dell’Orto, Ambrosio de Marco, Norberto Rodas, Alejandro Sánchez, Francisco López Muntaner y Guillermo Cano, militantes que permanecieron secuestrados en centros clandestinos de detención que funcionaron en Arana, una zona suburbana de La Plata. Los únicos integrantes del grupo que sobrevivieron a ese horror fueron Jorge Julio López y Cano.

Justamente, entre las principales pruebas del debate estuvieron los cuatro testimonios que prestó López entre 1999 y 2006, en los cuales describió los homicidios de Rodas, Dell’Orto y De Marco al haberlos presenciado a través de la mirilla de su celda. También señaló a Garachico como jefe del “grupo de los picaneadores”.

Garachico fue condenado por los homicidios de Dell’Orto, De Marco y Rodas y por el secuestro, la privación ilegal de la libertad y la aplicación de tormentos y amenazas contra las siete víctimas.

Garachico fue jefe de calle de la Policía de La Plata durante la última dictadura y ya había sido previamente condenado a prisión perpetua en 2014 por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención “La Cacha” que funcionó en Olmos.

En 2006, cuando vivía en Puerto Madryn, fue señalado por Jorge Julio López como uno de sus torturadores y a partir de allí, se fue de la ciudad y se mantuvo prófugo hasta 2012, cuando fue detenido en Mar del Plata. En 2018 Garachico estuvo en el centro de las miradas de organismos de derechos humanos luego de que fuera hospitalizado y permaneciera internado en la Clínica Colón de Mar del Plata sin su pulsera correspondiente ni vigilancia.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios