Miércoles 24 de julio | Mar del Plata
10/07/2016

Una mirada profunda sobre “La Noche de las Corbatas”

Los periodistas Felipe Celesia y Pablo Waisberg presentaron el libro en el que repasan la historia. Sostienen que el suceso “representa en sí los grandes dramas de los ’70” y que Hooft “es una parte importante, pero accesoria”.

Una mirada profunda sobre “La Noche de las Corbatas”
(Fotos: QUÉ Digital)

Qué significado tuvo La Noche de las Corbatas -suceso en el que abogados laboralistas fueron secuestrados y luego asesinados o desaparecidos- en el aparato represivo montado en los años ’70, qué papel jugó efectivamente el juez Pedro Hooft, quiénes fueron víctimas y quiénes se beneficiaron y por qué la dictadura buscó silenciar a los representantes de los trabajadores en Mar del Plata. Esos son algunos de los puntos centrales que propone el libro que editaron días atrás los periodistas Felipe Celesia y Pablo Waisberg -bajo el mismo nombre “La Noche de las Corbatas- y que presentaron formalmente este sábado en la ciudad.

Para Celesia, “la mayor virulencia de los ’70 se dio en Mar del Plata como en ningún otra parte” y La Noche de las Corbatas “representa en sí los grandes dramas que se dieron en la década del ‘70”. Además, puntualiza que Hooft “es una parte importante, pero a la vez accesoria”.  Para Waisberg, no hay dudas de que la desaparición de este grupo de abogados “benefició a las empresas” y asegura que entre las causas “se mezclaron intereses político, económicos, personales y judiciales

El represor circulaba entre los cinco abogados con lentitud, marcando cada paso con los tacos

-¿Qué es esto?- preguntaba, hacía una pausa breve y respondía: -Esta es la Noche de las Corbatas.

A sus pies estaban las víctimas: encapuchadas, torturadas, temerosas y confundidas.

-¿Qué es esto? –insistía- Esta es la Noche de las Corbatas, pero resulta que ahora los que administramos justicia somos nosotros.

Los abogados laboralistas comprendieron, por fin, la razón de su desventura: los habían secuestrado y torturado por defender a los trabajadores y a sus organizaciones sindicales.

El miércoles 6 de julio  de 1977, dos días antes, había comenzado a cambiar la rutina de La Cueva, una construcción subterránea debajo del radar de la Base Aérea de Mar del Plata. Gente que iba y venía, autos que circulaban, bocinazos, el teléfono que sonaba con insistencia. Allí fueron llegando los letrados, golpeados y muy conmocionados. En dos jornadas de movimiento intenso, el operativo estuvo completo.Extracto de 'La Noche de las Corbatas'

– ¿Por qué un libro sobre La Noche de las Corbatas?

– PW: Nos llamó la atención por ser un crimen contra un grupo de abogados laboralistas como no había otro en la historia del país. Nos llamaba la atención eso. La condición de abogados y laboralistas. A partir de ahí empezamos a escarbar.

– FC:  Hooft era un link al presente. Había una paradoja muy grande entre el campeón de los derechos humanos que yo había conocido a finales de los ‘80 y principios de los ‘90 y las acusaciones. Es más cuando sale la acusación de la Secretaría de Derechos Humanos era como bastante increíble.

– PW: Esas cosas nos hacían ruido, nos llamaban la atención. Ya habíamos hecho la biografía de (Rodolfo) Ortega Peña que para nosotros era en ese momento, que  antes no habíamos hecho libros, un laburo faraónico. Después hicimos la de (Mario) Firmenich que era subir la apuesta. Después la Tablada, con tema muy conflictivo. Y acá nos encontrábamos con un hecho puntual que ocurrió en días, con algo que parecía más simple. Pero al final nos encontramos con una densidad histórica, emotiva, humana y  política, tremenda. Y terminamos haciendo un libro que nos llevó tres años, como los otros.

– FC: De alguna manera nosotros al tema lo subestimamos, increíblemente. Siempre te preguntás quién puede ser el autor potencial del libro, y con Las Corbatas proyectábamos que iba a estar esa minoría intensa que nos sigue, que le interesa la política reciente. Y ahora nos encontramos con que acá y en el resto del país tiene una repercusión y una potencia que nosotros no previmos.

– ¿A medida que avanzaron en el trabajo, Hooft fue una pieza central o se abrió un espectro más grande?

– FC: Hooft es una parte importante, pero a la vez accesoria. Es importante porque pone sobre la mesa la discusión de la complicidad civil y sobre todo del poder judicial en las operaciones de represión ilegal de aquella época, eso por un lado. Y, por el otro, no porque la historia de Mar del Plata no está marcada por Hooft, la historia de estos abogados no está marcada por Hooft, sí la final porque es él el que entiende en los habeas corpus. Pero en cómo se constituyeron estos abogados Hooft no tiene injerencia. Era un tema con mucha actualidad, con mucho debate y nos sentíamos obligados a dar elementos para que cada lector pudiera definir qué responsabilidad tuvo Hooft en eso.

LIBRO LA NOCHE DE LAS CORBATAS CALLE

– ¿Las responsabilidades se centran en unas pocas personas o se diversifican?

– FC: Es una mezcla. Por ejemplo, la hermana de una de las víctimas, de (Salvador) Arestín, sostiene que a su hermano lo entrega Eduardo Cincotta, que había sido compañero en el secundario y por esas cosas de la vida uno fue para la derecha y otro para la izquierda. Entonces Pilar Arestín supone que cuando hicieron el poroteo de a quién se llevaban y a quién no Cincotta metió a su hermano. Esa es la teoría que tiene ella. Hay muchos cruces personales. (Gustavo) Demarchi jugaba con Fresneda en el barrio cuando era chicos.

– PW: Se mezclaron intereses político, económicos, personales, judiciales e  internas, se cruzaron todas esas cosas. Lo que no hay dudas es que la desaparición de este grupo de abogados benefició a las empresas en general y seguramente alguna en particular también. Está el caso de Loma Negra con Carlos Moreno que tenía vínculos con Candeloro por estudios sobre silicosis y demás y a partir de que desaparece Carlos Moreno en Loma Negra la empresa pasa de tener pérdidas por $100 millones en juicios laborales a tener ingresos por 150 millones de pesos, está claro que la empresa se benefició.

– FC: A la vez también hay un elemento cultural. Para los militares la tarea de estos abogados laboralistas era subversiva en los términos que ellos entendían porque subvertía un orden en el que patrón manda y peón obedece. A los ojos de los militares representares eran subversivos aunque su ideología no tuviera anda que ver con las organizaciones sociales, en algunos casos, en otros sí. Y eso también influyó en la operación, en la decisión de hacerla: pero por supuesto el principal vector parece ser económico y de disciplinamiento. Es decir, bueno haber estos muchachos están incidiendo en parte de nuestra renta, ¿podemos hacer que dejen de incidir? Si, con nuestra mano la obra que tenemos en este momento.

– Y un marco propicio para eso

– FC: Sí, un marco perfecto. Hooft -lo dice su defensa la única vez que apareció hablando públicamente del tema en el programa de Magdalena en 2007- es que todo el sistema judicial marplatense tenía en claro que había presos a disposición del Poder Militar. Incluso él reconoce que iba a la Cuarta donde había detenidos ilegales, pero dice que ese era el escenario de la época.

– ¿Qué significó, entonces, La Noche de las Corbatas?

– FC: Corbatas representa en sí los grandes dramas que se dieron en la década del 70: la violencia política, la represión ilegal, la confrontación de la derecha y la izquierda, los crímenes políticos. Todo eso está, que fue lo que pasó en el país. En Mar del Plata hay mojones clarísimos. Además, creo que la mayor virulencia y la mayor escala de todos esos componentes de los ’70 se dio en Mar del Plata como en ningún otra parte.

– ¿Este tipo de hechos puntuales tienen el conocimiento en la sociedad que debieran tener por lo que representan?

– FC: Creo que avanzó mucho. En estos años los niveles de conciencia sobre estos vectores de memoria, verdad y justicia realmente tuvo efectos sociales. Después qué significa para cada uno es más difícil de discriminar. Lo que estamos notando es que el libro impacta en niveles muy distintos. Es una historia que capta la atención de gente que no está estrictamente politizada, que no tiene una marcada militancia “por la memoria”.

– ¿Cuán complejo resultó, en comparación con otros trabajos, meterse en el terreno a buscar datos, testimonios, revelaciones?

– FC: Sentimos que por primera vez influyeron los trabajos anteriores. Después vimos por un lado un gran trauma derivado de esos episodios en las víctimas y en los familiares cercanos y primeros círculos, pero también como una actitud de ‘vamos a charlar que no hay ningún problema’ y un sentimiento común de ‘esto es importante que se cuente’ y cada uno acepto esa responsabilidad.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

10/07/2016