Lunes 18 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
05/10/2016

Vía Orgánica: la defensa vecinal ante el atropello gubernamental

En asamblea, los vecinos de Garay y la vía rechazaron el pedido de desalojo realizado por Ferrobaires. Denuncian que detrás de la decisión está el gobierno de Carlos Arroyo. Cómo se vive, qué se hace y cómo se trabaja en el lugar.

Vía Orgánica: la defensa vecinal ante el atropello gubernamental
(Fotos: QUÉ Digital)

La orden de desalojo no sólo le llegó a los integrantes de la Vía Orgánica, sino también a los vecinos que hace años ocuparon las inmediaciones de la vía y a las organizaciones que desarrollan actividades de inclusión y culturales. Por eso, y para rechazar la metodología y lo repentino del pedido, este miércoles se juntaron en la Vía Orgánica de Garay y la vía para mostrarse juntos, intentar obtener respuestas y exponer la decisión de no abandonar el lugar ante lo que consideran es un “atropello” impulsado por el gobierno de Carlos Arroyo.

Gonzalo Peruzzaro junto a un grupo de jóvenes llegó hace seis años al lugar cuando era un basural, las ratas abundaban y los pastos hacía años que no se cortaban. Allí, empezaron a darle forma a una huerta agroecológica libre de químicos, una biblioteca popular donde se proyectan actividades culturales y un lugar al que diversas instituciones educativas se acercan para desarrollar proyectos y experiencias.

A medida que fue pasando el tiempo desde aquella decisión de mejorar el lugar, quienes impulsan las acciones se dieron cuenta de que era necesario tener un lugar cerrado para el desarrollo de talleres y así se creó lo que hoy es la biblioteca popular a base de una construcción de barro. Allí se dictan talleres de cerámica, yoga y demás actividades de contención para los vecinos.

Gonzalo vive ahí hace un año y medio: armó su casa para mantener el lugar y cuidarlo; vive con su compañera y una hija de 40 días. Hoy paga todos los servicios -agua, luz e internet- menos el gas, que no tiene.

VIA ORGANICA DESALOJO (14)

“Los vecinos no pudieron creer cuando esto dejó de ser un basural. Empezaron a acercarse, a compartir el lugar, en el verano esto es muy colorido y se acercan a comprar las verduras”, dice mientras los vecinos empiezan a acercarse para en conjunto y en asamblea expresar el malestar que generó la decisión de obligarlos “de mala manera” a que en diez días se corran del lugar. “La idea es no movernos, con apoyo y organización vecinal”, aseguran.

En concreto, lo que los vecinos plantean es que detrás del pedido formal de una abogada de Ferrobaires se encuentra un proyecto del gobierno de Carlos Arroyo para hacer un corredor saludable, bicisendas y bebedores en algunas esquinas. “Esto no se contrapone con un espacio saludable”, le explican desde la Vía Orgánica a los defensores del Pueblo Fernando Cuesta y Walter Rodríguez, quienes se acercaron al lugar al igual que la concejal del Frente para la Victoria Marina Santoro.

MÁS PEDIDOS DE DESALOJO

La Vía Orgánica y Gonzalo no son los únicos que recibieron la notificación de abandono. También lo fueron otros vecinos y ONG que fueron ocupando lugares en torno a la vía y que hoy se encuentran con que, “de mala manera” y de un día para el otro, tienen que dejar el lugar que desarrollaron.

VIA ORGANICA DESALOJO (4)
VIA ORGANICA DESALOJO (10)
VIA ORGANICA DESALOJO (7)
VIA ORGANICA DESALOJO (16)

Frente a la Vía Orgánica hay una canchita de fútbol para los chicos del barrio, que funciona desde 2004. Allí se encuentra el espacio “Cacique Arbolito” impulsado, entre otros, por Jubilados Portuarios desde donde remarcan el trabajo social que se realiza en todo el espacio. En ese lugar, justamente, grupos de la Facultad de Ingeniería desarrollaron tres biogeneradores. También se encuentra la ONG “Iniciativa por la Igualdad”.

A la asamblea también se acercó una vecina, que vive en Guido y Rawson y a la que también le dieron un plazo de diez días para irse. Hace seis o siete años que ocupó el lugar, lo admite, pero dice que no entiende las formas, que invirtió en el lugar en estos años, que lo recuperó, que las mujeres del barrio se juntan en el lugar y se pregunta qué hacer a partir de esta situación.

Como todos en la asamblea, esperan algún otro paso, otra comunicación, la presencia de alguna autoridad que se haga cargo de la situación e intente abrir un canal de diálogo. Hasta esta mañana la Municipalidad brillaba por su ausencia.

“No todo se compra y se vende”, dice Gonzalo ante los vecinos y remarca la necesidad de que se creen más espacios “donde no es la mercancía la que nos guía”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , ,