Martes 01 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
20/07/2017

Vivía en la calle y dormía en una obra: policías le dieron un techo

Patricio cuida un edificio en obra en Alvarado y Buenos Aires a cambio de dormir allí. Tras un robo, en la comisaría segunda le dieron comida y le buscaron un hotel. “Funcionó la parte humana del personal que a veces no se ve”, dijo el comisario.

Vivía en la calle y dormía en una obra: policías le dieron un techo
(Fotos: QUÉ Digital)

Las cosas en Miramar no iban bien. La necesidad de encontrar un trabajo para salir adelante trajo hace un tiempo a Patricio hasta Mar del Plata. Sin embargo, la ciudad no le dio lo que esperaba, el tiempo pasó, el empleo digno no llegó y entonces, a los 36 años, pasó a ser una de las casi 350 personas en situación de calle en el frío invierno marplatense. Pero hace poco más de 24 horas, su situación cambió gracias a la ayuda -tal vez- más inesperada: los policías de la comisaría segunda le dieron comida y le encontraron un hotel para salir de la calle.

Las bajas temperaturas lo encontraron sin lugar bajo techo para dormir. Solo algunas ropas, prácticamente nada de dinero y una vida nómade dentro de Mar del Plata en busca de reparo. La búsqueda, la calle y el destino lo llevaron hasta un edificio en construcción en la zona de Alvarado y Buenos Aires.

Sergio Fernández, el tercer hombre en situación de calle que murió en lo que va del 2017 en Mar del Plata, falleció entre los materiales de otra obra en construcción. Las obras, por el reparo de la lluvia y el viento, se vuelven circunstancialmente rústicos refugios de madera, chapas y cemento para quienes no encuentran más confortabilidad que la calle en su sentido más crudo.

Luego de algunas noches dentro de este edificio que se eleva varios pisos hacia arriba a rápida velocidad, los responsables de la empresa constructora Estévez le dieron permiso para dormir allí (en el sector donde se guardan las herramientas) a cambio de trabajo o al menos de una responsabilidad: cuidar el lugar fuera del horario en el que trabajan los obreros.

Pero esta semana, delincuentes entraron a robar por la noche a la obra que cuida Patricio. “Escuchó ruidos, no vio nada, pero se asustó. Por suerte no le pasó nada. Habían entrado a robar pintura y elementos de la obra”, confió una fuente policial, más precisamente el comisario a cargo de la seccional segunda, Fernando Cerruti.

La comisaría segunda se encuentra exactamente a la vuelta de la obra que cuida -y en la que duerme- este hombre en situación de calle de 36 años. Tras el robo, rápidamente un patrullero se acercó hasta el edificio: no encontraron a los delincuentes, pero sí a Patricio adentro.

Desde la ONG Nada es Imposible explicaron que “vino la policía y sin encontrar a los ladrones se lo llevaron a declarar”. Precisaron también que “lo tuvieron retenido por algún tiempo y le aconsejaron no volver a la obra porque podrían estar esperándolo”, a lo que Patricio contestó: “No tengo lugar adonde ir, duermo ahí, no tengo otro lugar”.

COMISARIA SEGUNDA POLICIA (2)

Esa misma noche, después del robo y la charla que se generó con el personal policial, un nuevo capítulo se abrió en la vida de Patricio: “El personal de la comisaría lo escuchó, vio su situación y ahí empezó a funcionar la parte más humana de los compañeros, porque no dudaron en ayudarlo”, relató el propio comisario de la segunda en diálogo con QUÉ.

Una vez que Patricio expuso su situación, el personal policial le ofreció ayuda y además de darle varias porciones de comida, le buscaron un hotel “de los más económicos” para que pueda quedarse a dormir allí “hasta acomodar su situación” y salir de la calle.

“No es el mejor hotel, es algo sencillo, es un lugar simple, pero al menos no está en la calle con este frío y la idea es que pueda seguir trabajando para esta empresa constructora cuidando la obra, rebuscándosela”, añadió el comisario Cerruti, quien resaltó “la parte humana de la Policía que a veces por esas cosas no se ve, pero en este caso estuvo presente para ayudar a Patricio”.

Agradecido con el personal policial, tomó la comida que le ofrecieron, buscó su ropa y sus pocas pertenencias que tenía guardadas en la edificación de la calle Alvarado. El personal policial lo acompañó hasta el hotel, donde tras pasar sus noches en una obra en construcción, ayer pudo dormir fuera de la calle.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,