Viernes 03 de julio | Mar del Plata
¡Seguinos!
27/06/2016

Morir en la calle: la Iglesia pide “un corazón sensible” para Arroyo

Se realizó una Misa en la Ferroautomotora por las personas que murieron en situación de calle. Gabriel Mestre, vicario de la diócesis de Mar del Plata, exigió que el gobierno no pierda de vista “la protección de los hermanos más pobres”.

Morir en la calle: la Iglesia pide “un corazón sensible” para Arroyo
(Fotos: QUÉ Digital)

Bajo la lluvia, este lunes a la noche se realizó en el acceso a la estación Ferroautomotora una Misa organizada por La Noche de la Caridad que estuvo presidida por el presbítero Gabriel Mestre, vicario de la diócesis de Mar del Plata, para orar por las personas en situación de calle que fallecieron este año, en la que la Iglesia le pidió a Dios “que le dé un corazón sensible a quienes nos gobiernan”.

El reciente fallecimiento de Miguel, Juan Pablo y “El negro” -tres personas que vivían en las calles de la ciudad y que perdieron la vida como consecuencia del frío– impulsó a la Iglesia católica de Mar del Plata a organizar esta Misa, que se concretó pasadas las 19 en la entrada de la estación, en San Juan y Luro, con una importante cantidad de sacerdotes, fieles de distintas comunidades y voluntarios de diferentes entidades de bien público abocadas a asistir a las personas en situación de calle.

“El fallecimiento de tres hermanos en situación de calle por los cuales oramos de manera particular en esta eucaristía, Juan Pablo, Miguel y ‘El Negro’, que han fallecido muy cerca de este mismo lugar, que se transforma en un altar al señor que de alguna manera reclama al cielo la Justicia tan largamente esperada que muchas veces no está presente en la vida social de nuestra patria, de nuestra ciudad y del mundo”, expresaron durante la homilía.

Gabriel Mestre, vicario de la diócesis de Mar del Plata pidió “comprometernos cada día más para que no haya más este tipo de situaciones” y tras destacar las múltiples acciones solidarias que lleva adelante la Iglesia para abordar y asistir a quienes viven en la calle, habló de la responsabilidad política del gobierno de Carlos Arroyo en este sentido.

“Le pedimos al Señor que le dé un corazón sensible a quienes nos gobiernan a nivel municipal, provincial y nacional, para que cada uno de ellos desde los lugares que tienen que servir a toda la comunidad, lo puedan hacer de manera justa, equitativa, solidaria, superando las dificultades que sabemos que puede haber pero no perdiendo de vista la protección de los hermanos más pobres y necesitados”, manifestó el presbítero.

En el mismo sentido, pidió “pasar de la preocupación a la ocupación” e instó a “preguntarnos qué estamos haciendo los que tenemos fe, los que somos discípulos de Jesús, para quienes el pobre no es un dato social o estadístico sino el mismo Cristo que viene a nuestro encuentro”.

MISA FERROAUTOMOTORA SITUACION DE CALLE (5)
MISA FERROAUTOMOTORA SITUACION DE CALLE (8)
MISA FERROAUTOMOTORA SITUACION DE CALLE (3)
MISA FERROAUTOMOTORA SITUACION DE CALLE (2)

Acompañado por voluntarios de La Noche de la Caridad, el Hogar de Nazareth, el Desayunador Don Bosco y otras entidades abocadas a la temática, el representante de la Iglesia católica de Mar del Plata le habló a los presentes en esta eurcaristía celebrada al aire libre en la Terminal y sostuvo: “No podemos hacer todo pero sí podemos hacer algo”.

La homilía cerró con algunas canciones y el nombre en voz alta de las personas que vivían en situación de calle y murieron como consecuencia de esta situación de vulnerabilidad y exclusión social: Miguel, Juan Pablo, Marcelo, “El negro”, Ricardo, Juan Carlos, Antonio, Roberto, Diego, Fernando, Emilio, “El uruguayo”, Pablo, Ramón, Francisco, Jorge, Julio César, “Cachito”, “Lalo” y Pascual, entre muchos otros.

Por último, el vicario de la Diócesis expresó: “El hermano pobre no es un dato estadístico, sino Cristo que viene a nuestro encuentro y es nuestra propia carne, incluso cuando nos duele, cuando nos complica y nos saca de nuestros esquemas a veces muy prolijitos desde la pastoral de la Iglesia y no terminamos de tener la actitud de misericordia completa de sensibilidad necesaria para responder a la situación del hermano”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,