La Audacia, el color y la magia detrás del circo del pueblo

En 2013 se convirtió en el primer circo de la ciudad y hoy se mantiene vigente gracias al público, con funciones diarias, entrada a la gorra y talleres para niños. QUÉ Digital vivió la experiencia circense en una noche de verano.

04/02/2018
La Audacia, el color y la magia detrás del circo del pueblo
(Fotos: QUÉ Digital)
Alina Rodríguez Martín

Autor: Alina Rodríguez Martín

redaccion@quedigital.com.ar @AlinaNahime

La historia circense es tan antigua como la humanidad: el pueblo romano fue quien englobó en el concepto “circo” las actividades recreativas dentro de un espacio circular. Tras la caída de estas civilizaciones -principalmente las occidentales-, las artes escénicas como el teatro gestual, la danza, la gimnasia y el circo, perdieron el interés de la sociedad. Posteriormente, ya en la Europa de la Edad Media, este tipo de espectáculos públicos comenzaron a ganarse nuevamente un espacio.

***

Siglo XXI, inicio del año 2018. El Circo La Audacia regresa, una vez más, a la zona sur de la ciudad con su tradicional carpa para ofrecer un espectáculo con entrada a la gorra durante todo el verano en el predio que se encuentra frente al Faro, en avenida de los Trabajadores 5701. Todos los días hay funciones a las 21 y 22,30 y los 16 artistas en escena presentan un show pensado para grandes y chicos.

Contentos por el desarrollo de la temporada, los integrantes apuestan a febrero aunque el futuro es de “incertidumbre”. “Lo único concreto que tenemos es terminar la temporada acá frente al Faro el 10 de marzo, y después recién tenemos un permiso para vacaciones de invierno frente al Museo MAR, a la espera de a ver qué ocurre durante el ciclo lectivo, en qué zona de Mar del Plata se podría instalar el circo para la continuidad del proyecto”, afirma Facundo Mosquera director de La Audacia.

 ***CIRCO LA AUDACIA  (26)

Los antecedentes de espectáculos circenses en la zona del Río de la Plata se remontan a 1757; acróbatas y volatineros actuaban en la Plaza de Toros de Retiro o en el Circo de la Alameda, también el Circo Bradley, que ofrecía actos de jinete y payaso hacia 1820. Sin embargo, algunos historiadores opinan que el verdadero circo criollo nació en 1886 cuando los hermanos Gerónimo y José Podestá comenzaron a representar la obra de Eduardo Gutiérrez “Juan Moreira”.

Los hermanos Podestá fueron contratados en Montevideo por Pablo Rafetto en 1877 para realizar acrobacias y allí nació el personaje de José Podestá “Pepino el 88″. A través del circo criollo se dio a conocer el pericón en reemplazo del folclórico gato, y así se popularizaron otros ritmos musicales tradicionales, rescatando a muchos de ellos del olvido.

***

El reloj marca las 19,30 y los artistas que merodean la carpa ubicada en el Faro comienzan a prepararse para la función: elongan, se peinan y se maquillan. Cerca de las 20,15 el ya tradicional colectivo azul – ese que se logró comprar con mucho esfuerzo, tras la función en el Centro de Arte RadioCity + Roxy + Melany- oficia como una suerte de camarín y pasados unos minutos, los personajes de La Audacia ya están listos para una nueva función.

En la pista de este tradicional circo marplatense ya se prueba sonido; es que esta temporada, entre las muchas novedades, se sumó a la apuesta la banda en vivo “Los trastocados”, bajo el comando de Demián Chipi Basualdo. Junto a algunos de los artistas, la banda recibe todas las noches al público con una linda cumbia. Unos cuarenta minutos después, y mientras la fila se va armando y se llena de risas y expectativa, un personaje -a veces masculino, otras femenino- arenga al público para que ingresen bien predispuestos a una nueva función.

Son las 21,10 y con mucha puntualidad el bello presentador Pepo -que encarna Pedro Terra- realiza unos “pequeños anuncios muy importantes para todis”. A partir de ese momento, la magia del circo comienza y atrapa a todos y cada uno de los presentes. “Había una vez un pequeño niño que tenía un sueño, una pasión. A ese amor le dio forma de círculo. En el camino se encontró con sus hermanos y hermanas y juntos levantaron esta gran carpa azul donde vive la alegría de los marplatenses. Ustedes ya los conocen. Ellos giran por el mundo bajo los avatares de la política cultural nacional. Bienvenidos a tu historia…”, comienza a relatar Pepo, ante la mirada atenta y llena de ilusión de los más chicos. 

CIRCO LA AUDACIA  (8)

***

La entrada a todos los espectáculos de la carpa siempre es la gorra: aunque hay un precio sugerido, el público colabora con lo que puede una vez que finaliza la función. “Este circo nació con el formato a la gorra y no va a cambiar porque es parte no sólo de una mirada económica sino del proyecto. A veces invita más a que venga público y a veces es complicado que el público valore aunque sea de una forma simbólica para que esto continúe. Son elecciones y nosotros estamos contentos con esa elección”, dice Mosquera, sobre el espíritu de La Audacia.

Si bien hoy el circo está ubicado en la zona sur de la ciudad, de 2013 a la actualidad pasó por muchos barrios y lugares: inicialmente se instaló en Caisamar, luego se mudó a Plaza Rocha, estuvo frente al Museo MAR y en este 2018 regresó al predio frente al Faro de la Memoria. Con un elenco de 16 artistas entre los que se encuentran los payasos Marote (Norman Wagner), Caquita (Julieta Ortiz) y Periplo (Matías Falacara), La Audacia apela todas las noches a la emoción y los sueños.

***

Una vez comenzada cada función, son los payasos quienes con sus intervenciones sostienen el humor pícaro entre número y número. Otra de las sorpresas de este verano es Flaquini -interpretado por Gonzalo Peralta-, quien con su ductilidad, gestualidad y teatralidad física divierte noche a noche a grandes y chicos. 

Entre las risas y los aplausos, aparecen los números, esos que atrapan a grandes y chicos y mantienen expectante al público presente. Así, llega el turno de Cirlu (Lucas Ruiz), quien manipula el diábolo entre la solemnidad musical y festiva; también aparece UhLala, en un número que combina realidad con ficción: no solo Lala Ossola despliega toda su destreza, sino que Pepo relata el accidente que sufrió la artista quien hace tan solo un año salió de terapia intensiva y hoy deslumbra con sus innumerables hula hula girando al compás de las palmas. 

CIRCO LA AUDACIA  (10)
CIRCO LA AUDACIA  (11)
CIRCO LA AUDACIA  (13)
CIRCO LA AUDACIA  (12)
CIRCO LA AUDACIA  (18)
CIRCO LA AUDACIA  (16)

¿Pero qué sería de un circo sin sus acróbatas? Esta temporada la pequeña gran Sasha Serantes impacta y da comienzo al show con su destreza arriba del trapecio, mientras que So Fly (Sofía Paolicchi) enamora al público con cintas, combinando fuerza, belleza y vuelo. Y los números siguen con Lucas Negro, quien se para de manos desafiando las leyes de gravedad, y con Pamela Pons quien junto a Facundo Mosquera conforma un dúo ideal tanto para la cuerda indiana, que gira a la velocidad de la luz, como para la deslumbrante y mítica magia de Los Ponsquers. 

Aunque hace muchos años que los animales fueron prohibidos en los circos -y La Audacia no es la excepción- en esta propuesta se destaca un animal (¿o un artista?): La Cebra “Raúl”personaje que todas las noches integra habilidad y humor en un solo número, de la mano del virtuoso malabarista Pablo Lima, quien sin dudas lleva el traje de cebra bien puesto y es aclamado por adultos y niños en cada una de las funciones.

***

Aunque podría pensarse que la magia del circo termina noche a noche al concluir las funciones, La Audacia tiene un as bajo la manga: en paralelo a los espectáculos, cuando la carpa se instala en un barrio, el proyecto brinda talleres de circo. Entonces los niños y jóvenes acceden al espacio para aprender y practicar diferentes disciplinas circenses: acrobacia en tela y trapecio, acrobacia en piso, malabares, cama elástica, técnicas de clown. Las clases son gratuitas y este verano se desarrollan talleres para niños de 7 a 12 años los sábados a las 16, mientras que los jueves a las 17 se brindan talleres de trapecio de vuelo y teatro comunitario a la gorra.

CIRCO LA AUDACIA  (24)

Pese a que los últimos años fueron por demás conflictivos para el Circo La Audacia -con prohibiciones por parte del Municipio, reubicaciones, incumplimientos del gobierno de Carlos Arroyo y apoyos y críticas de los vecinos-, la compañía circense no baja los brazos. Hoy, para que el proyecto pueda continuar, es necesario retomar la comunicación con el Municipio, ya que los circos son parte de la historia cultural del hombre. 

Tal y como estableció el reconocido productor Carlos Rottemberg en su visita a la carpa: “(La iniciativa) merece todo el apoyo no sólo de quienes podemos disfrutarlo como espectadores sino del Estado, el cual tiene  entre sus obligaciones el apoyo y la inversión económica en cultura; el gobierno municipal de esta ciudad tiene la responsabilidad de ofrecer un espacio definitivo para La Audacia todo el año”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios