Procrear: la sentencia quedó firme y Aquino fue detenido

El constructor cumple desde la semana pasada en el Penal de Batán la pena de seis años de prisión que le fue impuesta por estafar a unas cien personas.

17/09/2018
Procrear: la sentencia quedó firme y Aquino fue detenido
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

El constructor Pablo Aquino que en abril de este año fue condenado a seis años de prisión por el delito de estafas en 50 hechos de los que resultaron víctimas más de cien personas -que construían sus viviendas entre marzo del 2014 y enero de 2015 en el marco del programa Procrear- fue detenido la semana pasada y ya cumple su pena en la Unidad Penal de Batán luego de que quedara firme la sentencia del juez correccional Leonardo Celsi.

La semana pasada el juez dispuso la detención de Aquino para comenzar a cumplir la pena de seis años de prisión que le impuso en abril, luego de que la sentencia quedara firme. De esta manera, su pena vencerá en septiembre de 2024 y en 2022 estará en condiciones de acceder al beneficio de la libertad condicional.

Cabe recordar que en agosto la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata confirmó la condena de seis años de prisión para Aquino en tanto que para su pareja, Natalia Vaccaro, fue revocada la absolución y la condenaron a tres años de prisión en suspenso, que aún no quedó firme a partir de la tramitación de un recurso extraordinario presentado por la defensa.

 EL CASO 

De acuerdo a la investigación llevada adelante por la Fiscalía de Delitos Económicos que derivó en la condena, entre marzo del 2014 y enero de 2015, Aquino -mediante el ardid consistente en aparentar una empresa y simular la existencia de una organización destinada a la construcción de viviendas denominada “Modularq Empresa Constructora”- concretó estafas a quienes, de buena fe, contrataron sus servicios luego de haber sido beneficiarios del programa Procrear.

En cuanto al modus operandi, el constructor publicitaba su falsa empresa a través de Internet y la hacía responsable “civil, laboral y penalmente por las contingencias que pudieren surgir de los contratos” para cuya pantalla además instaló oficinas que mudó en diversas oportunidades.

En ese marco también, y según consta en la el expediente, Aquino aseguró en muchas oportunidades “poseer influencias para contratar cooperativas municipales con el fin de abaratar costos de construcción en razón de su condición de empleado municipal -ya que, además, en ese momento trabajaba para el Ente de Obras y Servicios Urbanos-, a sabiendas que no poseía solvencia ni infraestructura suficiente y por ello no cumpliría lo que pactaba en el contrato que suscribía”.

Sobre esto último, Aquino hizo incurrir en error a distintas personas, todas ellas beneficiarias del Procrear, “quienes firmaron con la inexistente empresa un contrato y abonaron grandes sumas de dinero, habiendo sido perjudicados, según el caso, desde el pilar de luz hasta el 30% de la obra”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios