El rol de la informática forense en tiempos de hiperconexión

Se trata de la rama de la ciencia forense que se encarga de levantar evidencia que haya quedado almacenada en dispositivos tecnológicos. En Mar del Plata existe un laboratorio que desarrolla herramientas para el accionar de los peritos.

14/05/2017
El rol de la informática forense en tiempos de hiperconexión
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

El teléfono conectado al GPS, a las redes de tecnología 3G o 4G. El historial de computadoras y del accionar en la nube. Los movimientos registrados en la calle al tomar un simple colectivo a través de la tecnología del sistema SUBE. Los rastros, en la vida cotidiana, quedan cada vez más marcados a partir de la hiperconexión a la tecnología. Y su incremento brinda constantemente nuevas posibilidades a la informática forense, la rama de la ciencia forense que se encarga de buscar evidencia en los más diversos dispositivos y sistemas. En Mar del Plata hace tres años funciona un laboratorio que, de manera coordinada entre una universidad privada, el Ministerio Público Fiscal y la Municipalidad, desarrolla las herramientas que son requeridas para la labor de los peritos.

“La informática forense es una rama más de la ciencia forense. Es muy común que las ciencias forense se asocien a cuestiones de evidencia física, me refiero en que uno piensa en un médico forense, en un químico forense, todas cuestiones que tienen que ver con evidencia física. En el caso de la informática forense trata con la evidencia digital. Es una rama de la informática que se encarga de levantar de dispositivos evidencia que haya quedado almacenada”, explica a modo de resumen Ana Di Iorio, ingeniera informática a cargo de InFo-Lab, el Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Tecnología en Informática Forense.

El InFo-Lab es una iniciativa conjunta de la Universidad Fasta, el Ministerio Público Fiscal de la Provincia y la Municipalidad, que nuclea en la ciudad a un equipo interdisciplinario de investigadores científicos y tecnológicos, profesionales y técnicos altamente calificados, con el objeto de desarrollar soluciones a las demandas en el campo de la informática forense y su aplicación.

El trabajo se inició hace diez años en forma conjunta entre un grupo de investigación de la universidad Fasta y del área del Cuerpo de Ayuda Técnica a la Instrucción  (CATI) además de un equipo de Ciencia Forense de la Fiscalía General, y en 2014 se firmó un acuerdo y se creó el instituto al cual se sumó la Municipalidad con el objetivo de colaborar y aportar tecnología a las investigaciones criminales.

“Nosotros desarrollamos el software que utilizan los peritos informáticos, no realizamos pericias dentro del laboratorio”, explica Ana Di Iorio.

LA EVIDENCIA VIRTUAL

La búsqueda de evidencia en la tecnología es el objetivo primordial de la informática forense. “La evidencia es todo lo que asocia a un autor con un lugar del hecho, y en este caso puede ser un lugar del hecho en el cual extraemos evidencia física, pero el lugar del hecho también puede haber sido un lugar virtual, algo que sucedió en la nube o en algún equipo. En esos casos actúa la ciencia forense para tratar de levantar esa evidencia digital”, señala la profesional.

En este sentido, advierte que “cualquier tipo de delito puede ser objeto de alguna pericia informática o de un trabajo de un informático forense”.

La presencia cada vez mayor en la vida cotidiana de la tecnología y la hiperconexión se evidencian en el trabajo de los expertos. “Antes pensábamos en un dispositivo por hogar. Ahora cada vez que hay un allanamiento y se secuestran equipos prácticamente hay uno o dos equipos por persona. Entonces en un secuestro pasás a tener más de ocho equipos para periciar en una sola causa”, remarca.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios