Los vecinos de Etchecolatz, del terror a la organización popular

Este lunes se cumplió un mes desde que el genocida condenado vive en el Bosque Peralta Ramos. Los vecinos organizaron un ruidazo y un festival con bandas y distintas intervenciones artísticas. “Transformamos el miedo en energía para luchar”, afirmaron.

29/01/2018
Los vecinos de Etchecolatz, del terror a la organización popular
(Fotos: QUÉ Digital)

Miguel Etchecolatz cumplió un mes viviendo entre los vecinos del Bosque Peralta Ramos, en el sur de Mar del Plata. Este lunes, a 30 días de su traslado tras haber sido beneficiado por la Justicia con la prisión domiciliaria, la gente del barrio volvió a salir a las calles y organizó un ruidazo, acompañado por un festival con variadas intervenciones artísticas en el camino para transformar el miedo por la presencia del genocida condenado en algo positivo: la continuidad de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia.

Mientras sigue la puja por el polémico traslado de Etchecolatz a la clínica Colón, los vecinos reconocen que “necesitan” seguir organizándose para repudiar algo inesperado pero real: que el represor conviva en el barrio como uno más. Es por eso que hoy volvieron a manifestarse, esta vez con un encuentro cultural y un ruidazo que comenzó pasadas las 16

A escasos metros de la puerta de acceso vallada a la casa del represor y bajo los árboles, cientos de vecinos se concentraron y montaron un escenario por el que pasaron distintos artistas locales. Bocinazos, ruidos y cántidos de repudio a la domiciliaria de Etchecolatz formaron parte de la jornada en la que los vecinos demostraron que nadie quiere al genocida condenado entre los suyos.

María Susana es una de las vecinas que se encargó de organizar esta nueva acción de repudio. En diálogo con QUÉ Digital, destacó la voluntad de los vecinos para organizarse. “Si un grupo de vecinos decide organizarse colectivamente y lo impulsa, mucha gente se prende. Pero además de quienes vivimos en el Bosque vino gente de toda la ciudad”, contó.

Los propios vecinos están sorprendidos de nivel de organización que alcanzaron. Y reconocen que desde que Etchecolatz fue trasladado, “el barrio cambió”.

“Cuando Etchecolatz llegó, cada uno sentía que algo se quebraba por dentro y que una especie de terror te recorría el cuerpo”, admitió María Susana. A partir de allí, la “necesidad de juntarse” para “canalizar el miedo y esa energía negativa”.

RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (7)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (8)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (1)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (6)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (5)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (4)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (9)
RUIDAZO UN MES ETCHECOLATZ (3)

Desde que se unieron “cambió el clima y se empezó a transformar el terror en energía para luchar, para seguir luchando por una causa que lleva más de 40 años y que es la de la memoria, la verdad y la justicia”.

Al ruidazo y el festival de este lunes concurrieron muchos vecinos del Bosque pero también de otros barrios de Mar del Plata. La vecina que organizó la jornada remarcó que “mucha gente se sumó porque sienten la amenaza que significa que Etchecolatz esté acá” y por último subrayó que “si el pueblo se organiza, es posible conseguir logros”.

LA PLAZA FRENTE A LA CASA DE ETCHECOLATZ CAMBIARÍA DE NOMBRE

A pocos metros de la casa en la que Miguel Etchecolatz cumple su prisión domiciliaria existe una plaza emblemática para los vecinos del Bosque Peralta Ramos. El espacio verde llevó durante años un nombre que los residentes del lugar hoy buscan cambiar.

También en este sentido se han unido y por eso reunieron firmas. Ya juntaron las voluntades de más de 200 vecinos de la zona y acordaron que la plaza adquiera el nombre de “Plaza de los Lápices”, en memoria de la conocida Noche de los Lápices.

La iniciativa cobró fuerza y ya presentaron la documentación con todas las firmas en el Concejo Deliberante, a la espera de que la propuesta se trate y se apruebe. “Entendemos que esta plaza que está en diagonal a la casa de Etchecolaz tiene que llamarse Plaza de los Lápices, que sea bien simbólica”, comentaron los vecinos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios