Bailar hasta el amanecer, entre medidas de seguridad y controles

Por Juan Manuel Salas

14/01/2017
Bailar hasta el amanecer, entre medidas de seguridad y controles
(Fotos: QUÉ Digital)
Juan Manuel Salas

Autor: Juan Manuel Salas

jmsalas@quedigital.com.ar @juasalas

La fecha en la que se presentó Dj Luciano en Destino Arena fue la primera fiesta electrónica permitida por el intendente Carlos Arroyo tras su decreto 112 en el que “no autoriza” eventos de este tipo y fue la prueba que tenían que pasar los empresarios, y el público, para demostrar que la prohibición en sí misma es ridícula.

Los empresarios cumplieron con las exigencias. Había personal de seguridad privada de sobra, que controló a cada persona que ingresó a la fiesta. Había socorristas, enfermeros y enfermeras, y personal médico. Tenían la ambulancia, los baños químicos correspondientes y hasta puestos de hidratación, para evitar posible deshidratados por el consumo de drogas sintéticas.

FIESTAS ELECTRONICAS DESTINO ARENA (10)

La gente que fue a la fiesta de Destino Arena también cumplió a su manera: no hubo detenidos por drogas, pero sí algunos demorados a quienes les incautaron pastillas para consumo personal y no les permitieron el acceso al lugar. El panorama fue muy diferente a las 58 actas que se labraron el fin de semana anterior en la entrada de un evento similar.

FIESTAS ELECTRONICAS DESTINO ARENA (13)

Evidentemente el control policial y todo lo que se habló en los medios esta semana sirvió para disuadir a las persona a que no llevaran drogas para consumir o vender dentro de la fiesta; pero eso no significa que la droga dejó de existir de un día para otro en una fiesta electrónica, en Mar del Plata, en Argentina.

El control policial también disuadió a mucha gente de ir, en Destino Arena se esperaban al menos mil personas más de las que fueron. Hay quienes evidentemente no estaban dispuestos a aceptar ser cacheados por la Policía Bonaerense, la Federal y por la seguridad privada, porque les parecía invasivo y exagerado o porque no estaban dispuestas a ir una fiesta electrónica sin drogas. Por el motivo que fuera, mucha gente optó por no ir.

FIESTAS ELECTRONICAS DESTINO ARENA (7)

La música electrónica tiene algo tribal, una repetición en su estructura que se cuela en los huesos y hace mover los cuerpos. Hay gente que la ama y gente que la odia, como a casi todas las cosas. Pero en la música (toda) y en el baile hay libertad, más en una fiesta en la playa, sobre la arena, al aire libre.

El intendente Carlos Arroyo quería prohibir las fiestas electrónicas, pero al final no lo hizo: las enjauló. Las puso bajo la vigilancia de cientos de uniformados, bajo la vigilancia de los medios, de los políticos. Y la vigilancia excesiva al estilo Orwell espanta, espanta a quienes sienten que con o sin drogas una fiesta y la música son algo muy diferente a ser cacheado por un policía, se trata de ser libres.

FIESTAS ELECTRONICAS DESTINO ARENA (12)

La prueba de la fiesta electrónica en Destino Arena la pasaron todos. Como en tantas otras fiestas previas, el viernes tampoco hubo muertos por droga como temían quienes redactaron el decreto 112 para justificar que no se hicieran nunca más fiestas electrónicas en Mar del Plata. Prohibir las fiestas no previene, no previene que la gente se drogue o que quien se droga se muera.

En Destino Arena no hubo escándalos, pero sí hubo gente que descartó pastillas al ver policías o que se las ingenió para ingresar con alguna droga sintética lo que demuestra que los controles, sin ser exagerados como los del viernes, son necesarios. Y que más necesario todavía es educar sobre los peligros del consumo de droga, sea en fiestas electrónicas o en cualquier otro ámbito.

Ver más: , , , , , , ,

Comentarios