Pan: menos venta, más presión impositiva y más clandestinidad

En Mar del Plata se aplicó semanas atrás una suba del 15% y el kilo aumentó a $38. Pero la demanda cayó un 20% y “el 50% de lo que se elabora es clandestino”. “La presión tributaria hace muy difícil tener los negocios abiertos”, advierten.

09/03/2017
Pan: menos venta, más presión impositiva y más clandestinidad
(Fotos: archivo/QUÉ Digital)

Mientras a nivel provincial se habla una vez más de la posibilidad de un nuevo aumento para el pan, en Mar del Plata este producto básico ya subió un 15% hace poco más de dos semanas, lo que llevó el precio sugerido del kilo a $38 y no se descarta que en los próximos meses vuelva a incrementarse, aunque “la idea es mantenerlo”. Sin embargo, los panaderos están preocupados por la caída en las ventas, la clandestinidad en el sector y la presión impositiva en alza.

El titular del Centro de Industriales Panaderos, Carlos Monzón, explicó que el último aumento se aplicó fundamentalmente a partir del incremento de la bolsa de harina, que paso de 220 a 300 pesos; pero también al aumento de los servicios de luz, agua y gas; y a las paritarias con el personal de panaderías para actualizar sus salarios.

38 pesos es el precio indicativo del Centro de Panaderos, pero se consigue más barato igualmente. Lo mismo ocurre con las facturas, con un precio sugerido a 84 pesos. El tema es que hay que ver cómo y dónde se elabora, porque también en este tema en nuestra actividad hay mucha clandestinidad”, advirtió Monzón en diálogo con QUÉ.

En Mar del Plata, donde “el pan no es caro” -en relación a otras ciudades de la zona como Balcarce, Miramar, La Costa o Tandil- la precarización laboral creció a la par de la clandestinidad en las panaderías durante el último tiempo.

“Esto está a la vista de todo el mundo, el pan se consigue más barato pero eso no quiere decir que esté elaborado con todas las normas requeridas”, aclaró el titular del Centro de Industriales Panaderos y remarcó: “Estamos trabajando de manera muy desleal. En cualquier lado se vende cualquier cosa y hoy al menos el 50% de lo que se elabora es clandestino”.

En simultáneo, “las ventas están bajando”. Así, la caída de la demanda del pan actualmente es de entre el 15 y el 20%, según la información de la entidad. Esto trajo aparejadas tres consecuencias casi inmediatas: negocios más difíciles de sostener, clandestinidad y reducción de personal en varias panaderías.

pan5

“Las cajas han bajado en referencia al año anterior y la clandestinidad que tenemos es mucha”, alertó Monzón y comentó que “algunos negocios han tenido que achicar el personal para no tener que bajar la persiana”.

A esta situación se le suma una presión impositiva “cada vez más fuerte”. En paralelo a las ventas en baja a pesar de ser un producto de necesidad básica, “cualquier comerciante tiene que afrontar y superar todas las inspecciones fiscales, bromatológicas y de personal y la verdad es que cada vez se hace más difícil”.

Consultado acerca de la posibilidad de que esta situación derive en un nuevo aumento en el precio final del pan en las panaderías de Mar del Plata, lo cual no descartan desde el Centro de Industriales Panaderos, Monzón señaló que “la idea es poder sostener los precios” aunque de inmediato advirtió que “también hay que tratar de mantener los negocios abiertos, algo que hoy se nos está haciendo muy difícil por todas las cargas impositivas para estar al día”.

Por último, alertó: “Hoy es muy difícil estar con un negocio abierto y tributar todo lo que hay que tributar y la verdad es que el 50% de lo que se elabora es clandestino. La situación es preocupante”.

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios