Miércoles 19 de junio | Mar del Plata
09/03/2024

Desfinanciamiento del Incaa: “El problema no es económico, es ideológico”

Tras las primeras definiciones del gobierno nacional, los alcances que tendrá el recorte de presupuesto y la palabra de los trabajadores.

Desfinanciamiento del Incaa: “El problema no es económico, es ideológico”
(Foto: archivo / Qué digital)

El problema no es económico, es ideológico“, definió el delegado adjunto de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Nicolás Vetromile, después de que se conocieran esta semana las primeras medidas del gobierno de Javier Milei sobre el Instituto Nacional de Cine y de Artes Audiovisuales (Incaa) a través de las cuales las amenazas de campaña comenzaron a concretarse: despidos de trabajadores y mucha incertidumbre sobre el Festival de Cine de Mar del Plata, los Espacios Incaa y las escuelas de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc), con sede también en la ciudad.

Para el delegado de los trabajadores en el Incaa por parte de ATE, la reunión del lunes mantenida con el nuevo titular del organismo, Carlos Pirovano, quien ya despidió a 170 trabajadores, dejó la certeza de que el funcionario entiende la necesidad de “fomento” del cine pero desde la mirada de un economista por lo cual como definiciones dejó que por “seis meses no habrá subsidios” y que para reducir “gasto público” se desfinanciará el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que sólo podrá realizarse en caso de ser esponsorizado.

“Tuvimos la reunión porque el jueves anterior había firmado una nota que significaba el despido de 170 compañeros y compañeras con una malicia y cinismo muy grande”, relató Vetromile.

Tras la reunión, desde ATE Incaa compartieron un documento para exponer su preocupación por las fuentes de trabajo pero también por la defensa de la identidad cinematográfica nacional.

Cabe recordar que el instituto fomenta programas para la producción y la exhibición como Cine en cárceles, Cine móvil, Cine inclusión, Las escuelas van al cine, Museo de películas, plataformas como Cine.ar y los circuitos alternativos denominados Espacios Incaa en distintos puntos del país. “Son acuerdos con privados, municipios, provincias y sindicatos donde se lleva el cine nacional a todo el país, tiene un carácter federal”, describió el delegado, quien reiteró que Pirovano en su carácter de economista “desconoce todo eso”.

Leer también:

“Es un tema ideológico, la perspectiva es eliminar nuestra soberanía audiovisual y soberanía cultural. Por eso es importante difundir que se está desfinanciando el Incaa, se están eliminando los programas y se quiere eliminar toda la política de fomento a la exhibición. De esa manera nos quedaríamos con un Incaa mínimo que solo puede ser cubierto por una oficina para darle el dinero a las grandes productoras y nada más”, analizó.

La Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc), por ejemplo, también depende del Incaa y cuenta con sedes en todo el país, entre ellas Mar del Plata. En su caso, en agosto del año pasado abrió la inscripción para nuevos ingresantes. Y luego de la reunión las y los trabajadores del Incaa expusieron que para Pirovano es “relevante” pero al mismo tiempo el funcionario “no entiende por qué hay tantas sedes y se gasta tanta plata, así que mucho no le importa invertir en eso”.

“(Pirovano) tiene una concepción económica particular porque es economista, entiende al gasto público como un gasto y nosotros lo entendemos como una inversión porque cada peso que se invierte en la industria cinematográfica vuelve a las arcas del Estado“, explicó Vetromile.

Es una de las industrias sin chimeneas que permite que existan más de 700.000 puestos de trabajos directos e indirectos y casi 1 millón de puestos indirectos, directos y anexos. Hablamos de una industria muy importante.

En noviembre del 2022 se inauguró oficialmente el Espacio Incaa en Mar del Plata en la sala ubicada en Chauvín, San Luis 2849, en el marco del 37° Festival Internacional de Cine. Pero a casi dos años, el panorama es radicalmente diferente, ya que tras la reunión con el nuevo titular del organismo lo único claro es que no habrá subsidios por al menos seis meses. “Los Espacios Incaa son parte de la destrucción masiva de las políticas de exhibición”, reflejó el referente gremial de ATE.

Actualmente el Espacio Incaa en Mar del Plata cuenta con un microcine con 74 localidades y con funciones todos los miércoles a las 19. Las entradas tienen un valor accesible de $400. Según pudo averiguar este medio, la próxima función será el 13 de marzo con la proyección de “Finde” de Malena Pichot y Julián Lucero. “Esperemos seguir”, indicaron desde la organización local.

La Red de Espacios Incaa está conformada por más de 70 salas que programan cine nacional en distintas partes del país y que se suman a la principal como es el histórico Gaumont y la plataforma Cine.ar Play, alternativas que bajo la gestión de Pirovano están bajo la lupa y sus trabajadores temen por la continuidad. Con respecto a esto, el delegado de ATE reconoció que Pirovano deslizó la posibilidad de que la tradicional sala de la Ciudad de Buenos Aires sea vendida en el caso de que para “los productores no sea fomento”.

Otros de los focos de conflicto tiene relación con la continuidad del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y Ventana Sur, el cual se realiza desde el 2008 en conjunto con el Marché du Film del Festival de Cannes. Con el ajuste, la nueva conducción propone que el sector audiovisual consiga financiamiento privado para garantizar su continuidad.

“La propuesta para el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y Ventana Sur es que si no consiguen sponsors es inviable que se hagan“, explicó el trabajador que se desempeñó en diferentes roles a lo largo de 21 años.

El festival surgió en 1954 y recién cinco años después se volvió competitivo. Año tras año, los premios fueron ganando prestigio y el evento creció hasta convertirse en el más importante de América Latina. Sin embargo, ante el golpe de Estado denominado “Revolución Libertadora” quedó suspendido hasta 1959 y luego volvieron a cancelarlo en 1970, según reconstruyen en los tomos del libro “Historia del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata”, Miguel Monforte, Julio Neveleff y Alejandra Ponce de León.

En 1996 comenzó la segunda etapa. Luego de 26 años de ausencia, se reposicionó como “un acontecimiento artístico-cultural imprescindible para todo el panorama cinematográfico”. Se encuentra entre los quince festivales del mundo calificados como “Clase A” por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (Fiapf), categoría que comparte, entre otros, con Cannes, Venecia y San Sebastián, además de ser el único en su clase en Latinoamérica.

ESTADO DE ALERTA Y PETITORIO

Frente a este escenario de despidos y anuncio de desfinanciamiento, el gremio se declaró en estado de alerta y movilización y convocó a la comunidad audiovisual a adherir a una campaña de firmas.

En el petitorio expresan: “Los sectores abajo firmantes nos pronunciamos en rechazo a la política de vaciamiento y desguace del Incaa por parte del gobierno nacional y el recientemente nombrado Carlos Luis Pirovano como presidente del Instituto, que entre sus primeras medidas determinó el despido de 170 trabajadores y trabajadoras, integrantes de los comités de clasificación y tutores de proyectos”.

El documento de ATE invita a firmar tanto a asociaciones de directores, realizadores, productores, guionistas, técnicos, actores y actrices como a referentes de la cultura para expresar: “Acá no hay casta, somos trabajadorxs. En el Incaa no sobra nadie. Al cine nacional y la cultura la defendemos entre todxs”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

09/03/2024