Jueves 20 de junio | Mar del Plata
29/06/2015

“Quiero que este sea el mejor proceso de toda mi carrera”

Sergio Hernández, en el primer día de la concentración y entrenamiento en nuestra ciudad de cara a los Juegos Panamericanos, dialogó sobre esta nueva etapa con la Selección Argentina de Básquet muy diferente a la anterior.

“Quiero que este sea el mejor proceso de toda mi carrera”
Sergio Hernández, tras el entrenamiento de este lunes por la mañana. (Foto: Lucho Gargiulo)

La Selección Argentina de Básquet ya se entrenó en Mar del Plata. Fue este lunes por la mañana en las instalaciones en el club Once Unidos, en lo que fue el inicio oficial de Sergio Hernández al frente del representativo nacional. Claro que este proceso difiere del anterior, en el que tomó un equipo formado, asentado y lujoso. En esta etapa debe ser el formador de un nuevo plantel.

“Oveja” dialogó con QUÉ y, como de costumbre, dejó conceptos muy claros en cada una de sus declaraciones. El cambio de rutina de entrenamientos, la formación del grupo humano, su experiencia personal y el comienzo del fin de la Generación Dorada.

– ¿Cómo fue este primer día?

– Bien, positivo. Hay jugadores con algo de experiencia, aunque la mayoría tiene muy poca en esto y otros que por primera vez se ponen la ropa de la Selección argentina. Para muchos de nosotros significa un reencuentro también. Cambiamos el formato, hacemos un único turno largo, en lugar de dos como era usual. Fue consensuado con el cuerpo técnico, físico y médico. Y me gustó, salió bueno, es una experiencia nueva. Y esta práctica inicial también fue para que los jugadores vieran el nuevo formato. No metimos muchas cosas tácticas por el momento. Eso lo vamos a charlar hoy a las 19 en el hotel y ya mañana venir a ejecutarlo. Y así va a ser cada jornada.

– En cada nuevo proceso se deben conjugar los aspectos tácticos, grupales y, en este caso especialmente, lo físico, ya que algunos jugadores tuvieron más descanso que otros.

– Obviamente. Por algo los entrenadores no somos solo orientadores tácticos, sino que buscamos también que todo se amalgame lo más rápido posible, que haya química. Aunque con estos chicos no es muy difícil. Es tan grande la ilusión de estar trabajando con la selección que todo el mundo está disponible, contento y comprometido con lo que se hace. Armar la parte táctica no es tan complejo, pero tampoco es tan sencillo como se cree porque hay jugadores que no han jugado nunca juntos, entonces los comportamientos colectivos son diferentes a otras selecciones que integraron. Es algo propio de cualquier equipo. La diferencia es que en la Selección no tenés mucho tiempo. Hay que capitalizarlo muy bien y en eso estamos.

– Segunda etapa como entrenador del seleccionado totalmente opuesta a la anterior, ¿no?

– Entré en el 2005 con jugadores que tenían mayor experiencia que yo a nivel internacional y hoy entro como el más experimentado de todos en esta etapa. En su momento yo me nutría más de los jugadores, los usaba como bases de datos y hoy es al revés, como algo más natural. Pero la disfruto de la misma manera. Para mí lo que pasó, pasó. Y ahora quiero que este sea el mejor proceso de toda mi carrera en la selección. Después el análisis si está basado en resultados, en rendimiento, es para el afuera. Yo lo que debo ver es cómo, de un grupo de jugadores, se va gestando un equipo y si ese equipo llega al menos a desarrollar el 80% de su potencial y tenga éxito. Aunque tal vez no alcance para una medalla porque si los demás son mejores, no puedo hacer mucho. Pero es la única manera de intentar ser mejores que los demás.

– ¿Considerás que estamos presenciado la finalización de aquella Generación Dorada?

– Es una buena definición hablar de finalización, porque cuando se habla de recambio ya es otro tema. El cambio se viene haciendo hace años. Fijate que de la medalla de oro del 2004 a la de bronce del 2008, ya había seis jugadores diferentes. Y así se han ido dando los recambios. Se habla tanto de esto que parece que ahora Campazzo es Generación Dorada (ironiza). Sí estamos en los últimos años de los jugadores que quedan de aquella Generación Dorada, porque van a ir retirándose, pero van a ir apareciendo otros jugadores.

SIGUE LA PREPARACIÓN

El trabajo del preseleccionado en nuestra ciudad, con vistas a la participación en los Juegos Panamericanos de Toronto, se extenderá hasta el jueves 9 de julio. Disputará dos encuentros amistosos con Uruguay, equipo que dirige técnicamente el argentino Adrián Capelli, en el marco de la preparación de ambos planteles. El primero se llevará a cabo el domingo 5 de julio en el Polideportivo Islas Malvinas, donde será homenajeado Leonardo Gutiérrez, mientras que el segundo se jugará el miércoles 8 en el Maxi Gimnasio del Parque Guerrero de Olavarría. Luego iniciará una gira por en la ciudad de Houston, Estados Unidos hasta el sábado 18. Y un día después, la delegación viajará a Toronto.

LA PRESELECCIÓN

Bases: Facundo Campazzo (Real Madrid), Nicolás Laprovíttola (Flamengo) y Luca Vildoza (Quilmes).

Escoltas: Nicolás Richotti (CB Canarias), Selem Safar (Obras) y Nicolás Brussino (Regatas Corrientes).

Aleros: Marcos Mata (Franca), Pablo Espinoza (Regatas Corrientes), Patricio Garino (Universidad George Washington, NCAA) y Franco Giorgetti (Peñarol)

Ala Pivote: Matías Bortolín (Atenas de Córdoba).

Pivotes: Marcos Delía (Obras), Tayavek Gallizzi (Quilmes) y Juan Manuel Torres (Atenas de Córdoba).

INVITADOS

Javier Saiz (Regatas Corrientes), Ignacio Alessio y Franco Balbi (Argentino de Junín), Iván Basualdo y Tomás Zanzottera (Obras) y Roberto Acuña (Ciclista Juninense).

 

Ver más: , , , , , , , ,

29/06/2015