Cuidadores domiciliarios: inclusión, compromiso y trabajo

En Mar del Plata unas 120 personas se forman en sociedades de fomento y Centros de Extensión, en el marco de un curso dictado por la UNMdP. Junto al Municipio difunden el buen trato y empoderamiento de adultos mayores.

04/06/2016
Cuidadores domiciliarios: inclusión, compromiso y trabajo
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

Revalorizar una etapa de la vida. Disminuir las actitudes abusivas, discriminatorias y violentas. Fomentar el empoderamiento de los adultos mayores. Promocionar una sociedad para todas las edades. Bajo esas premisas, y mediante el compromiso de las comunidades barriales, unas 120 personas se forman en sociedades de fomentos y Centros de Extensión Universitaria en el marco de un curso dictado por la Universidad Nacional de Mar de Plata (UNMdP), gracias a un convenio con el Ministerio de Desarrollo de la Nación.

Junto a la Dirección de Adultos Mayores, y más allá de ser una salida laboral, en los cursos se trabaja para difundir el buen trato y empoderamiento de adultos mayores. La actividad -coordinada por la Facultad de Psicología- tiene por objetivo formar cuidadores, que puedan luego acompañar a los adultos mayores y ayudarlos a que tengan la posibilidad de envejecer en su propio ámbito.

¿Qué hacen los cuidadores domiciliarios? Administran  los medicamentos con indicación profesional, preparan la comida y colaboran con los adultos mayores a la hora de comer, cuidan la higiene personal y del lugar donde viven los abuelos, previenen accidentes, organizan actividades recreativas y acompañan a los ancianos, y colaboran en las prácticas indicadas por los profesionales.

“Lo que se propone es reforzar los sistemas de cuidado, en el marco del envejecimiento poblacionales. El cuidador es un aporte fundamental para que las personas puedan sostener en su lugar sin institucionalizarse, explicó Leticia, de la Dirección de Adultos Mayores, dependencia municipal que trabaja en conjunto con la UNMdP en el marco de la campaña “Buenos tratos, buena vida”.

En ese sentido, la trabajadora remarcó la importancia de este tipo de cursos -que también fueron dictados por el Municipio algunos años atrás- no solo por la formación de los cuidadores, sino por ser una salida laboral y generar un ámbito de inclusión en el mercado laboral.  “Acá hay varias personas ya insertas, otras que van a insertarte y hay muchos integrantes del colectivo LGBT que participan activamente y ven en esta carrera una salida viable”, explicó.

Respecto a la formación de los cuidadores, en la ciudad los cursos se dictan en las sociedades de fomento de los barrios San Martín y Parque Camet, en el Centro de Extensión Universitaria de Estación Camet y en la sede de la UNMdP ubicada en Juan B. Justo. Unas treinta personan cursan en cada una de las cuatro dependencias y se les brinda una formación teórica y práctica.

“Se trata de inclusión, de brindar calidad de vida para los adultos mayores y de darles la posibilidad de seguir su vida en su comunidad”, resumió Leticia, en lo que hace al espíritu de los cuidadores domiciliarios.

UNA VISIÓN POSITIVA DE LA VEJEZ

Por fuera de la formación de estos nuevos profesionales, Mar del Plata es escenario durante junio de la campaña “Buenos tratos, buena vida” que se realiza en conmemoración, el 15 de junio de cada año, del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

“La campaña que tiene que ver con promover el buen trato hacia las personas mayores. Y fundamentalmente el objetivo central es promocionar una sociedad para todas las edades, además de disminuir las actitudes abusivas, discriminatorias y violentars”, señaló la representante de la Dirección, quien hizo hincapié en las numerosas actividades orientadas a fomentar “el empoderamiento de las personas mayores y la visión de una vejez positiva”.

En cuanto a las actividades, las mismas abarcan charlas barriales -orientadas a abordar la territorialidad y generar vínculos entre la Dirección y las comunidades-, jornadas de divulgación –abocadas a la prevención, promoción y fomento del sistema de atención- y espacios deportivos, recreativos y culturales.

“Queremos afianzar la red gerontológica, que todos los estamentos del estado y las instituciones que trabajan en la temática puedan conformar una red que funcione bien”, enfatizó Leticia, quien destacó la buena recepción de la gente y completó: “La realidad es que somos una de las ciudades más envejecidas del país y nosotros estamos visibilizando algo que se da y no se conoce: que las personas mayores están participativas, deseosas y activas”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios