Los argumentos de Arroyo contra la “Plaza de los Lápices”

En el texto en el que vetó la ordenanza, el intendente consideró que el nombre elegido “puede dar lugar a la confusión” y consideró que “la presencia de Miguel Etchecolatz en el barrio fue un hecho ocasional”.

30/08/2018
Los argumentos de Arroyo contra la “Plaza de los Lápices”
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

Que el nombre “puede dar lugar a la ambigüedad o confusión“, que “la presencia de Miguel Etchecolatz en el barrio fue un hecho ocasional, por un  período que no se extendió más de dos meses ” y que en la “solicitud realizada por los vecinos no se consigna el domicilio de cada uno” son algunos de los argumentos que expuso el intendente Carlos Arroyo para vetar la ordenanza que fue aprobada semanas atrás en el Concejo Deliberante y que nombraba “Plaza de los Lápices” al espacio verde ubicado en el Bosque Peralta Ramos, a metros de la casa del represor Miguel Etchecolatz.

La decisión de Arroyo fue formalizada este miércoles cuando elevó el veto de la ordenanza al Concejo Deliberante. Rápidamente desde “Vecinos sin Genocidas” y desde el bloque de concejales de Unidad Ciudadana repudiaron la decisión.

¿Bajo qué argumentos Arroyo vetó la ordenanza que había logrado consenso en el Concejo? En primer lugar, el intendente hizo un repaso por las causas por las que la plaza tiene el nombre “ARA Bahía Thetis” y afirmó que “la ordenanza 22425 surgió por una iniciativa de la Asociación Vecinal de Fomento Bosque Peralta Ramos”.

“El nombre asignado en 2015 para la plazoleta constituyó un justo reconocimiento al transporte de ataque “Bahía Thetis”, el cual llegó al país en 1950 y fue asignado para la función de buque escuela en 1952; dicha designación cumplió todos estos años con su características identitarias y de referencia tanto para los vecinos marplatenses como para turistas”, consideró Arroyo.

En otro de los puntos sostuvo, pese a la determinación y valoración del Concejo previa consulta a distintas dependencias del Ejecutivo, que “la elección propuesta de Plazoleta de los Lápices puede dar lugar a la ambigüedad o confusión si el hecho que es de resaltar en esta ocasión es la fatal noche del 16 de septiembre de 1976, conocida popularmente como la Noche de los Lápices”.

Y, en este sentido, valoró como insuficientes los días que el represor Etchecolatz cumplió su prisión domiciliaria en el bosque como para asignar ese nombre. “Sin dejar de reconocer la motivada iniciativa de los vecinos de repudiar un acto genocida acaecido en 1976, la presencia de Miguel Etchecolatz en el barrio fue un hecho ocasional, por un  período que no se extendió más de dos meses”, afirmó y apuntó que por ello “establecer esta denominación sería sólo el resultado de una coyuntura, no respondiendo a una causal adecuada a los lineamientos perseguidos por las normativas que rigen la denominación de calles, plazas, paseos”.

De esta manera, resolvió que es “necesario propiciar la revisión del proyecto a los efectos de armonizar el interés público con el privado en pos de no dar lugar a equívocos históricos en un lugar de esparcimiento y ocio”. Y, por otro lado, cuestionó que “en la solicitud realizada por los vecinos no se consigna el domicilio de cada uno de ellos ni tampoco cuenta con la previa intervención de la asociación vecinal de fomento”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios