Detrás de escena

Resumen de la semana | QUÉ, en la radio

10/11/2018
Detrás de escena
(Fotos: QUÉ Digital)

¿Alfombra roja? Ya está colocada, señor. ¿Luces? Encendidas, señor. ¿Publicidad? Muy poca señor. ¿Críticos? Más de 800.000 señor, pero no los escuche. ¿Puertas? Totalmente cerradas, señor. ¿Los municipales? Siguen protestando y ahora se instalaron en una carpa, señor. ¿Los concejales? Afuera señor, no se permite que nadie entre ni salga de la sala como usted ordenó.

 MARCHA-MUNICIPALES-DOCENTES-STM-GILARDI-13

El señor se predispuso a ver la película en estricta soledad. No le alcanzó con pedir que no lo molestaran y llamó a una veintena policías armados para que custodiaran los accesos. “Pero señor, es ilegal, es inconstitucional…”, lo interrumpió Mar del Plata, que de casualidad había quedado adentro para ver la película. Con una mirada fija, el señor le respondió que nada más aceptaría su compañía en la función.

Hasta que empezara la película el señor decidió deambular por los pasillos del gran cine en soledad. Se asomó a los ventanales y jugó a empañarlos con su aliento; hizo pis con la puerta del baño abierta; intentó algunos pasos de baile sobre el piso lustrado y hasta revisó los cajones de algunos de los que habían quedado afuera tras el vallado policial.

Al señor se le cayeron dos o tres pochoclos del paquete en el camino hasta su asiento. “Silencio, que ya empieza”, gritó solo sin que nadie hubiera hablado y se acomodó plácidamente en la butaca mientras bajaban las luces. Mar del Plata, desde el fondo, lo observaba.

INTENDENTE-ARROYOJPG-2

 La pantalla se iluminó con el tráiler de un futuro estreno. “De los creadores de ‘El hombre manos de tijera y ‘Volver a ser feliz como hace 40 años’, llega ‘Cómo bajarle el salario a los municipales’, una hilarante comedia familiar en la que un hombre despierta con amnesia y recorta el sueldo de quienes están en el puesto que él antes ocupó”. El señor frunció el ceño y se metió un puñado de pochoclos pegoteados en la boca.

Se rió a carcajadas cuando pidieron apagar los celulares y se le derramó saliva al deleitarse con la publicidad de un local de deliciosos embutidos y abundantes picadas próximo a cerrar por la caída del consumo. El siguiente tráiler fue de un documental que el señor confundió con una película de terror. Los destellos en la pantalla mostraban protestas, ollas populares, acampes, hombres barbudos reclamando trabajo, marchas y banderas desplegadas por toda la ciudad. Le llamó la atención que al final dijera “actualmente” y no “próximamente”, pero no entendió.

 MARCHA-MUNICIPALES-DOCENTES-STM-GILARDI-22

Después, al fin, la película. Un largometraje de siete horas con actores trillados, con un cuarto intermedio y una forzada conciliación obligatoria. Clásica, aburrida, una remake de otras películas con la misma temática y el mismo final anunciado, pero el señor la disfrutó como si nunca hubiera visto una parecida.

Al encenderse las luces, afuera ya había caído la noche. El señor seguía solo, encerrado, aturdido por el sonido envolvente de la película. Intentó comentársela a alguien pero no encontró con quien hacerlo. Pensó en volver a verla pero ya no quedaba quien le preparara pochoclos. Ni siquiera Mar del Plata lo esperó.

Confundido, el señor atravesó en silencio los pasillos con las manos en los bolsillos de su abrigo. Se asomó a una ventana y vio la carpa y la protesta de los actores instalada frente a la sala. Se dirigió hacia la segunda ventana y ni siquiera los policías ya lo estaban custodiando.

Audiencia-Municipales-Ministerio-Nuñez 

Recién en la tercera sintió alivio. Miró hacia afuera, infló el pecho y sonrió al ver reparada la calle de acceso que seis meses atrás mandó a arreglar. Orgulloso, el señor proclamó: “La sala se viene abajo, esto es un desastre, pero qué linda quedó San Martín”. La voz retumbó en el vacío y nadie lo escuchó ni le contestó. Ofendido, el señor se predispuso a volver a ver la película con la infantil ilusión de que esta vez tenga otros actores y otro final, como quien mira la repetición del partido perdido esperando que esta vez la jugada termine en gol y no festeje el rival.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios