Acampe en Desarrollo Social: un mes entre frío, lluvia y desatención

El gobierno lleva 30 días sin abrir el diálogo con los manifestantes de Nueva Esperanza. “Es desgastante el destrato, pero vamos a seguir”, dicen. Podrían trasladarse a la Municipalidad.

08/06/2018
Acampe en Desarrollo Social: un mes entre frío, lluvia y desatención
(Fotos: archivo/QUÉ Digital)

El acampe que la agrupación Nueva Esperanza sostiene frente al edificio de la Secretaría de Desarrollo Social en reclamo de alimentos y materiales para la construcción cumplió mes este viernes. Insólitamente, a lo largo de estos 30 días de la visible protesta, el gobierno municipal no aproximó ninguna respuesta ni abrió un canal de diálogo con los manifestantes para destrabar el conflicto, que cada día se vuelve más crudo.

“No tenemos ninguna novedad, ninguna respuesta. Estamos fuertes y vamos a seguir, aunque es desgastante el destrato de este gobierno”, afirmó Paola Tornoud, referente de la organización, al cumplirse exactamente un mes desde que comenzó el acampe en Teodoro Bronzini 1147, donde durante varios días se mantuvo encadenada.

En estos 30 días los integrantes de Nueva Esperanza no dejaron de exigirle respuestas a la secretaria de Desarrollo Social, Patricia Léniz, ni al propio intendente Carlos Arroyo, sobre quien aseguraron que “está mal asesorado”.

A lo largo del mes hubo repetidas movilizaciones y múltiples formas de exigir respuestas a los dos reclamos concretos que sostiene la agrupación: soluciones a los problemas habitacionales que les generaron los últimos temporales que sufrió la ciudad, y que el Municipio y la Provincia distribuyan bolsones con cantidades coherentes de comida en virtud de las necesidades de las familias.

Casamiento acampe Desarrollo Social

“El Municipio no está haciendo sus compras y usa la mercadería que viene para las organizaciones para resolver sus problemas”, denunciaron desde el acampe en los primeros días.

Con temperaturas mínimas diarias de entre 4 y 5 grados, sumado a varios días de lluvia, los trabajadores de Nueva Esperanza resisten. “No nos gusta estar acá, pasando frío y hambre, pero la forma en la que se maneja el gobierno no nos deja otra opción”, lamentó Paola al cumplirse ya un largo mes.

Los integrantes de la agrupación reconocen que no esperaban que el conflicto se extendiera tanto. Incluso, en el medio, una pareja que participaba del acampe se casó al llegar la fecha que tenían en el Registro Civil y días atrás Karina, otra de las jóvenes que participa de la protesta, dio a luz a su bebé.

ACAMPE 21 DIAS NUEVA ESPERANZA  (9)

Asimismo esta semana integrantes de Nueva Esperanza se movilizaron en la zona de la Secretaría de Desarrollo Social con el objetivo de visibilizar la continuidad del conflicto y la falta de respuestas del gobierno municipal. “No hubo ninguna respuesta, todos los días analizamos la situación”, explicó Paola,

En este marco, y mientras no hay un canal de diálogo abierto con el gobierno municipal, desde la organización no descartaron movilizarse o trasladar el reclamo a la puerta de la Municipalidad, tal como ya ocurrió meses atrás con otras organizaciones: “Poco a poco vamos a ir movilizando y cuando quieran acordar nos van a tener ahí en la puerta”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios