Lunes 14 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
13/11/2018

El Foro de Cine y Perspectiva de Género apostó por la igualdad

En el marco del Festival Internacional se firmó la carta de inclusión y paridad. El espacio de reflexión tuvo el fin de repensar a la industria y contó con la participación de actrices, directoras y trabajadoras del sector.

El Foro de Cine y Perspectiva de Género apostó por la igualdad

Por primera vez en la historia del Festival Internacional de Cine se habilitó un espacio clave para deliberar en torno a las desigualdades en el cine entre mujeres y disidencias del sector. Durante dos días, con la participación de más de 350 personas en el Teatro Tronador Concert tuvo lugar el Foro de Cine y Perspectiva de Género, un espacio de reflexión creado para dialogar y repensar a la industria del cine desde adentro, en el que participaron protagonistas de la cultura de argentina y la región.

A modo de cierre, la directora artística del Festival, Cecilia Barrionuevo, y el vicepresidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Fernando Juan Lima, firmaron la Carta por la Inclusión y Paridad en el Cine con el compromiso 50/50 – 2020, a la que ya adhirieron los festivales de Cannes, Toronto y San Sebastián. “Hay un cambio de paradigma, de las mujeres y los jóvenes. Se está reclamando por algo que corresponde y que es justo”, subrayó Lima.

El lunes por la mañana, la segunda jornada del primer Foro de Cine y Perspectiva de Género del 33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata reunió en el escenario del Tronador Concert a Lucrecia Martel, Florencia Etcheves, Julieta Bilik, Camila Fanego, Silvana Di Francesco y Marcela Marcolini.

Foro perspectiva de Genero

(Foto: Damaris Hidalgo)

“El cine de terror ha sido un aprendizaje enorme para mí. Aprendí a pensar los personajes como monstruos y, a la hora de construirlos, trasciendo las normativas o la idea bien o el mal. En los personajes hay que escaparle a lo femenino, a lo masculino y a los supuestos”, comenzó la cineasta Martel, quien compartió en el foro su proceso de creación.

Moderado por la licenciada Analía Barrionuevo -coordinadora del Programa de Género de la Universidad de Córdoba-, el foro tuvo como finalidad reflexionar sobre las desigualdades en la industria audiovisual detrás de cámara, y el tipo de historias que se cuentan sobre las mujeres en pantalla. La segunda en compartir su experiencia fue la periodista y escritora Florencia Etcheves, quien invitó a la audiencia a reflexionar sobre los roles femeninos en las historias.

 “Me piden que escriba papeles de ‘mujeres power’. Pareciera que esos son los roles que tienen que protagonizar ahora las mujeres, que tienen que ser exitosas y no pueden fracasar. A mí ese concepto no me gusta. Los personajes femeninos tienen el mismo derecho a fracasar que los hombres”, señaló Etcheves.

A su vez, explicó cómo funciona el Test de Bechdel, que plantea tres filtros para evitar la brecha de género en una ficción: ¿Hay mujeres con diálogo? ¿Hablan entre ellas? ¿Hablan de algo que no sea hombres o hijos? “Algunas de mis historias no pasaban el test y me siento avergonzada”, admitió.

Camilia Fanego, representante del colectivo de técnicas, aseguró que detrás de cámara “si alguna mujer decide ocupar un rol que no es el esperado se la tilda de lesbiana; tenemos negado el acceso a los puestos de toma de decisiones”. Mientras tanto, Julieta Bilik, del colectivo Mujeres Cineastas, agregó: “Terminé la escuela de cine y me di cuenta que los hombres encontraban su lugar en la profesión y nosotras no”.

Por su parte, la actriz y directora Marina Glezer confesó las dificultades que atravesó en su carrera por ser mujer: “Perdí trabajos por querer planificar mi familia y contar un aborto públicamente”. Y aseguró que las mujeres no tienen un lugar justo en la industria: “La mayoría de las  mujeres que trabajan en televisión no son madres porque es un problema para las productoras que una actriz tenga que faltar porque el hijo se enferma, por ejemplo”.

Marcela Marcolini, de Mujeres del Cine, remarcó que de los estrenos del 2017, sólo en el 27% las directoras son mujeres y destacó la importancia de lograr el objetivo de la paridad en 2020. En primera fila, y visiblemente conmovida, la directora de “La mujer y el cine”, Ana María Muchnik , dijo: “La firma de esta carta es histórica”. “María Luisa (Bemberg) fue una avanzada en su época. Hablaba de feminismo, se peleó con toda su familia, y empezó de abajo. Apoyó a las mujeres toda la vida”, recordó y homenajeó a la directora de “Camila”, “Miss Mary”, “Yo, la peor de todas” y “De eso no se habla”.

CARTA POR LA PARIDAD Y LA INCLUSIÓN DE LAS MUJERES EN EL CINE
 

A partir de las presentaciones realizadas públicamente en las pasadas ediciones de los Festivales de Cannes y San Sebastián, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata impulsó, en el marco de su 33° edición, la firma de la carta por la paridad y la inclusión de las mujeres en el cine. Firmada por Fernando Juan Lima, vicepresidente de Incaa, y Cecilia Barrionuevo, directora artística del Festival, a partir de la firma de este documento, el evento asume el compromiso de:

      • Compilar estadísticas desagregadas por género, tanto aquellas que se refieran al número de películas recibidas para su selección, como a las elegidas y programadas, para disponer de datos fiables y reales sobre la presencia de proyectos liderados por mujeres.
      • Hacer pública la lista de miembros de los comités de selección y programación.
      • Establecer un calendario de cambios en los órganos ejecutivos del festival con el fin de alcanzar la paridad en el actual período de mandato de dichos órganos.
      • Realizar una comunicación anual sobre los progresos realizados.

En el marco del desarrollo del Foro de Cine y Perspectiva de Género, participaron Calu Rivero, Muriel Santa Ana, Noemí Frenkel, la filósofa Esther Díaz, la realizadora Valérie Massadian y la actriz trans brasileña Julia Katherine como oradoras. Además, entre las más de 150 asistentes estuvieron Mercedes Morán, Jazmín Stuart y Maite Lanata, además de la directora María Alché.

“Cuando empecé a hacer castings me di cuenta que los roles disponibles para las mujeres eran terribles. Mi primer papel fue una chica divina, malcriada, que sólo quería comprar ropa. Más tarde, estuve cinco años sin actuar porque me crucé con una persona que no pudo valorarme como actriz. Y ahí empezó el crecimiento.”, compartió Calu Rivero frente a la audiencia atenta.   

La actriz reveló que, mientras trabaja en una ficción de Telefé, prepara una nueva película: “Mi madre la va a dirigir y yo voy a actuar. Ya tenemos el guión. Hablando con ella, dijimos ¿por qué no la hacemos nosotras?”. Además, Rivero agradeció a Cecilia Barrionuevo: “Tenemos una directora del festival, y eso es para aplaudir. La transformación ya llegó”. 

Noemí Frenkel, que integra junto a Santa Ana el colectivo Actrices Argentinas, destacó que el 66% de las mujeres argentinas son acosadas al querer ingresar al mundo laboral e instó a las actrices a animarse a contar otras historias: “Las actrices, unidas y empoderadas, tenemos la posibilidad de hacer foco en otro tipo de personajes, dirigirnos a un público que busca otros discursos”.

Por su parte, la actriz trans brasilera Julia Katherine “Lembra mais dos corvos” tuvo una intervención conmovedora: “Desde muy chiquita quise ser actriz. Recién pude hacerlo hace unos años y ahora no sé por cuánto tiempo podré seguir. Brasil es uno de los países que más mata a mujeres trans. Hoy estamos en una situación que es casi una dictadura. Estamos viviendo una pesadilla, pero estar acá fue el aire que necesitaba para seguir respirando”.

“Cuando quise hacer mi primera película, primero me acosaron; después me trataron de explicar cómo se hacía: entendí que la única manera era aliándome con otras mujeres, creando un sistema dentro del sistema”, dijo la cineasta franco-armenia Valérie Massadian quien invitó a todas las realizadoras a utilizar la sensibilidad para hacer un cine consciente, y habló de la construcción colectiva como arma para enfrentar el machismo en la industria y en otros ámbitos.

Luego de las exposiciones, se abrió un espacio de debate en el que también intervino la actriz Maite Lanata: “Como mujer es una experiencia muy enriquecedora interpretar a un chico trans. Es una oportunidad que tiene que ver con lo que fue pidiendo el público –por su papel en ‘100 días para enamorarse’–, y pienso que a veces esas oportunidades hay que aprovecharlas porque sirven para dar mensajes”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,