Lunes 04 de marzo | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/02/2016

Pensar como un payaso

Last Call es el último espectáculo de clown de Gabriel Chamé Buendía y se presenta los jueves en el Teatro Auditorium. “La risa te puede mostrar distintas formas de analizar la vida”, asegura el artista.

Pensar como un payaso
(Foto: Giani Mestichelli)

| Por Lucía Gorricho

Last Call (Último llamado) es una obra de teatro escrita, dirigida y actuada por Gabriel Chamé Buendía en donde interpreta al Señor Piola, un clown que se encuentra solo en un aeropuerto y que vive todo lo que en un lugar así se puede vivir: saturación con el equipaje, problemas con los documentos y los pasajes, controles de seguridad excesivos, alimentos envasados imposibles de abrir y esperas interminables. El aeropuerto es un lugar frío y controlado y el payaso se convierte así en un sujeto peligroso.

Gabriel Chamé Buendía es un artista con una gran capacidad para hacer clown. Investiga y da clases como profesor y además, abre otras puertas como la dirección teatral en cine y televisión. Es parte del los pioneros del género en Argentina. Con la vuelta de la democracia, Cristina Moreira trajo “la técnica” al país y él tomó con ella los primeros cursos. Fue parte de los fundadores del “Clú del Claun” (grupo que generó siete espectáculos durante los años ochenta) y además, tuvo un rol destacado en la construcción de lo que se llamó Teatro Off de la Argentina.

Para él la risa es algo tan biológico como comer o hacer el amor. Piensa que la gente necesita reírse porque es una función vital. El ser payaso es un oficio que le llegó de la nada. Dice que él no buscó ser payaso, sino que el payaso lo eligió a él. Jamás le interesó defender al clown porque el clown se defiende por sí mismo: es una cuestión de suerte, talento y tenacidad. Ser payaso es una capacidad artística, poética y filosófica fuera de lo común porque hay que dedicarse a muchas disciplinas al mismo tiempo como la actuación, la dirección, la acrobacia, la danza y la música.

¿Por qué se usa el término payaso muchas veces como insulto?

-Tiene que ver con la historia de los bufones y los juglares en donde desde la comedia, se burlaban de lo impuesto. Hacían espectáculos en las plazas y en los mercados. Solían ser personas rebeldes y contestatarias y muchas de ellas fueron llevadas a la hoguera por la iglesia por considerarlas herejes. El poder tiene mucho cuidado con el payaso y por eso, no debe parecer raro que sea usada esa identidad como un insulto. El payaso hace ver cosas que a lo mejor, es mejor no ver.

– ¿Cómo surgió Last Call?

– Este espectáculo es la segunda parte otro que se llama Llegué para irme que es un unipersonal que muestra parte de la vida de Mr. Piola. Siguiendo la tradición del teatro burlesco, se cuentan diferentes historias en un universo común. Piola es un personaje clown que no es realista y que se encuentra en una situación contemporánea. La dramaturgia principal es que la palabra no cuenta la historia. Si bien hay texto, la narración se cuenta a partir de lo que va sucediendo. Es decir que el guión está armado desde la acciones y no desde las palabras.

– ¿Qué tienen en común las obras?

– El tema básico de ambos espectáculos es la soledad. El payaso está solo en escena pero además, el personaje interactúa con un mundo que invoca pero que no existe en escena. Se comunica con personas que no están y eso genera drama. Hay una tensión en la relación entre lo trágico y lo cómico que es central. Hay una ideología mía de mostrar que no todo es trágico ni que todo es cómico. Justamente la risa te puede mostrar distintas formas de analizar la vida. En Llegué para irme estaba solo en una casa y en Last Call estoy solo en un aeropuerto internacional.

Hay muchas formas de trabajo dentro de su trabajo. Indudablemente al clown hay que educarlo y siempre es positivo el entrenamiento y la formación en todos los planos.

 ***

La última pregunta que surgió en esta entrevista con QUÉ,  vino del propio Chamé: “¿Por qué en la escuela se enseña historia del arte y dramaturgia y no clown?”

No hay respuestas en este artículo ni opinión sobre el espectáculo, pero si hay más preguntas que pueden ayudar a seguir pensando la cultura: ¿Será porque el género brinda otra visión de las cosas? ¿Una abertura mayor? ¿Más sensibilidad? ¿Quizás una libertad que no es racional ni analítica?

Last Call se puede ver los jueves de febrero a las 22 en la sala Roberto J. Payró del Teatro Auditorium de la ciudad de Mar del Plata. De Gabriel Chamé Buendía hay cientos de videos y textos en Internet. Sin lugar a dudas desde el humor y con un payaso cerca, se piensa mejor.   

Ver más: , , , , , , , , , , ,

08/02/2016