El empresario Gerbi, procesado: qué coimas reconoce y cuáles niega

Al titular de la constructora Coarco la Justicia lo señala por haber pagado sobornos a partir de la adjudicación de obra pública nacional y en el marco de una concesión vial.

08/06/2019
El empresario Gerbi, procesado: qué coimas reconoce y cuáles niega
(Foto: Facebook Mar del Plata Entre Todos)

Sobre el empresario marplatense Patricio Gerbi, responsable de la constructora Coarco, existen dos acusaciones en torno a la causa conocida como “Cuadernos de la corrupción”. Por un lado, se lo señala por haber pagado coimas a partir de la asignación de obra pública nacional y, por otro, se lo apunta por haber también realizado pagos de sobornos en el marco de la concesión del Corredor Vial Nº1 que explotaba Coarco junto a otra firma. Por las dos acusaciones, Gerbi fue procesado esta semana por el juez Claudio Bonadío, pero él en sus declaraciones negó las primeras y en calidad de arrepentido reconoció las segundas.

Patricio Gerbi fue procesado esta semana por el juez Bonadío, al igual que otros más de cien empresarios, en dos tramos de la causa desatada a partir de los cuadernos del chofer Oscar Ceneno. Concretamente, se lo acusa de los delitos de “asociación ilícita, en calidad de miembro; y cohecho activo, reiterado en quince hechos, once de ellos, en calidad de autor, y cuatro en calidad de coautor” en el marco de la adjudicación de 19 obras públicas. Además, se le amplió su procesamiento y también se le sumó otro hecho en orden al delito cohecho activo en el marco de la concesión del Corredor Vial Nº1 .

Según se desprende de la resolución en la que Bonadío dictó su procesamiento, Gerbi declaró haber sido “víctima de un esquema de extorsión, amenaza y aprietes montado, orquestado y ejecutado por funcionarios” y así reconoció pagos realizados en el marco de las concesiones de los corredores viales, peajes. Sin embargo, negó haber pagado coimas en el marco de la adjudicación de 19 obras públicas nacionales que le fueron otorgadas durante el gobierno kichnerista.

Esta última acusación tuvo su principal impulso cuando en el marco de la causa Carlos Wagner, quien fuera presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, indicó a Coarco como una de las que formaba parte del “sistema de recaudación ilegal” por el cual el juez procesó a los empresario y funcionarios, hasta la expresidenta Cristina Kirchner, bajo la acusación de formar parte de una “asociación ilícita”.

 LAS CONCESIONES VIALES 

En su declaración bajo la figura de arrepentido, Gerbi contó que desde 2006 es el presidente de la empresa -hasta esa fecha era su padre, que falleció en 2017-, que se inició hacia 1969 en el rubro vial y luego se volcó a la realización de obras de ingeniería, redes de gas, cloacales, de agua, gasoductos y obras civiles.

En este marco, Gerbi explicó que durante trece años -desde 1990 hasta 2003- la empresa fue concesionaria del corredor 16 -Ruta Nacional 226 entre Mar del Plata y Bolívar-. “Cuando se vence la entregamos, y en ese momento el reciente presidente Kirchner llamó a licitación agrupando varios corredores y quedando seis corredores en total y ganamos la licitación del corredor N° 1 y, tal cual lo solicitaba el pliego, constituimos una sociedad concesionaria que se llamó Rutas al Sur SACV que estaba compuesta en el 50% por Coarco y 50% por Equimac”, introdujo.

De esta manera, Gerbi expuso ante la Justicia que aquella concesión se inició el 1 de noviembre de 2003 con plazo hasta el 31 de octubre de 2008, cuando debía hacerse otro llamado a licitación. “Debido a que hubo fracasos en los llamados a licitación nos fueron prorrogando la concesión y la terminamos devolviendo el 21 de abril de 2010. Esto fue una imposición”, siguió con la introducción.

Y en torno a la parte fundamental de su declaración, Gerbi sostuvo: “A posteriori de la firma del contrato, aproximadamente a los treinta días siguientes, el señor Claudio Uberti que estaba a cargo del órgano de concesiones viales (Occovi) le transmite al presidente de Equimac, que era mi socio, Eduardo Herbon (…) que por pedido del presidente Kirchner teníamos que hacer un aporte de dinero regularmente o atenernos a las consecuencias”.

En otro tramo de su declaración, el marplatense sostuvo que tras la reunión de Herbon con Uberti ellos decidieron “que no iban a cumplir con las exigencias de Uberti”. Y acusó: “A partir de ahí empezaron las presiones a la empresa, a los equipos técnicos, empezaron a mandar inspecciones técnicas con instrucciones precisas de aplicar multas. El primer incremento tarifario que estaba previsto era en el mes de marzo de 2004 aproximadamente, nunca lo autorizaron, de hecho no autorizaron ningún incremento tarifario en los siete años que duró la concesión”.

Y así, intentó justificarse: “Nos fueron demorando los pagos y nos quitaban el capital de trabajo para cumplir con nuestras obligaciones. No fueron amenazando, de aplicarnos multas, de no pagarnos, nos decían que nos iban a apretar hasta hacernos quebrar, y al ser un servicio público que traía aparejado consecuencias penales, no teníamos salida”.

Al mismo tiempo en su declaración tildó a Uberti como “violento, humillante, maltratador y soberbio” y declaró: “La presión que viví era emocionalmente destructiva, uno intentaba entablar un dialogo adulto, donde yo le trataba de explicar y solo encontraba amenazas e insultos”.

De esta manera, reconoció: “Esto fue empeorando y con Herbon empezamos a analizar de llevarle algo. La primera entrega fue a mitad del año de 2004. Las entrega las hacia Herbon. Uberti lo citaba en una confitería frente al hipódromo de Palermo”. Y sumó: “Las entregas eran tres entregas por año aproximadamente, eran en pesos y equivalentes a aproximadamente entre 15.000, 20.000 o 25.000 dólares, cada una de ellas.

“Las entregas de dinero a Uberti las realizaba parte con dividendos míos de la empresa y cuando eso me resultaba insuficiente le pedía ayuda a mi padre que había vendido unos campos y tenía efectivo que en su momento no había declarado. En una ocasión le dije a Uberti en una reunión si no era una locura que recibiera los pagos en una confitería por el público, y él me dijo que no le preocupaba porque lo estaban custodiando los servicios de inteligencia”, prosiguió y luego explicó que “las entregas siguieron en esta modalidad hasta el año 2007 cuando Uberti lo remueven del Occovi por las valijas de Antonini Wilson”.

 LA OBRA PÚBLICA 

El reconocimiento del pago de sobornos realizado en el caso de los corredores viales por parte de Gerbi no se extendió en la acusación por la adjudicación de obra pública. Según sostuvo en el procesamiento el juez Bonadío,  desde principios del año 2003 hasta el 9 de diciembre de 2015, desde la Dirección Nacional de Vialidad se le adjudicaron a Coarco un total de 19 obras, por un monto total de $ 1.060.212.988,83.

Esa acusación Gerbi la negó y presentó un escrito en el que dijo ser “víctima de un esquema de extorsión, amenaza y aprietes montado, orquestado y ejecutado por funcionarios”. Y en la resolución que dictó su procesamiento el juez reparó en que en ese escrito Gerbi sostuvo que “en el marco de las obras públicas civiles no sucumbió a las exigencias ilícitas con que se lo presionaba, y por ende, no entregó dinero”.

En su declaración como arrepentido, sostivo: “Por el año 2003, un día Wagner nos comunica que por pedido de Kirchner la instrucción era montar un sistema de recaudación, nos mencionó a un tal Clarens, lo nombró y nos dijo que se iba a comunicar con nosotros. Nos pareció un disparate, no sabía si era de arriba o si la orden era de Wagner. A la semana aproximadamente me llama un tal Clarens, me imagino que el teléfono se lo debe haber dado Wagner, y me dice que sabía que habíamos empezado una obra en Tierra del Fuego y que tenía que pasar a pagar, a aportar a una caja que según ellos era para la presidencia”.

Y sumó, en su defensa: “Le contesté a Clarens que no tenía obligación de hacer ningún aporte, que habíamos ganado la obra legalmente, y me negué, no lo hice. En general durante el período del kirchnerismo nosotros ganamos 15 obras de las cuales las últimas dos, los contratos los firmó (Javier) Iguacel -funcionario del gobierno actual- después de revisarlo de derecho y de revés”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios