Viernes 10 de julio | Mar del Plata
¡Seguinos!
14/12/2019

Boleto estudiantil: vacío legal, quita y una lucha intensa por restituirlo

Especial | Anuario 2019

Boleto estudiantil: vacío legal, quita y una lucha intensa por restituirlo
(Fotos: Qué digital)

El desordenado traspaso de los servicios de la empresa El Rápido del Sud a Costa Azul-12 de Octubre, firma del empresario Juan Inza, desnudó un vacío legal existente en la entrega de pases estudiantiles para alumnos marplatenses que asisten a escuelas de otros distritos y que, durante años, se sostuvo por acuerdos y una voluntad empresarial que se acabó con la llegada del dueño del holding de empresas de colectivos que operan en Mar del Plata.

Costa Azul, al hacerse con los recorridos, empezó a ajustar progresivamente la gratuidad estudiantil de los alumnos que viven en las inmediaciones de las rutas 88, 11 y 2, hasta anunciar que eliminaría definitivamente el beneficio, al argumentar que no existía norma ni subsidio que avalara la gratuidad entre distritos.

Desde ese momento se encendió la lucha de un grupo de madres de alumnos de comunidades a las que un puñado de kilómetros las separan de partidos como General Alvarado o Mar Chiquita, una lucha que consistió en conseguir que alguien las escuchara y, ante la desidia empresarial, lograr de alguna manera que el derecho a estudiar no fuera vulnerado.

Así fue cómo llevaron adelante numerosas acciones de protesta, primero aisladas con intervenciones en las rutas, luego en conjunto, en paralelo a distintas presentaciones ante el Municipio, el Concejo Deliberante o la Defensoría del Pueblo. Sin embargo, la falta de avances concretos las empujó a realizar acciones directas como fue la toma de la boletería de la empresa Costa Azul o una movilización a una Estación Ferroautomotora que las esperó fuertemente custodiada por la policía. Ambas medidas fueron levantadas con promesas de representantes del empresario procesado en la causa conocida como “Choferes fantasmas”, promesas que en ninguna oportunidad se materializaron.

El pedido desesperado de las madres, que se verían obligadas a pagar entre 60 y 120 pesos por día a Costa Azul en medio de un contexto económico más que delicado, y al acercarse el plazo que había puesto la empresa para quitar definitivamente el beneficio -el 1 de noviembre-, llegó a los oídos del gobierno con mucho delay y en medio de la coyuntura electoral. Así, y en medio de jornadas encendidas, con madres en los pasillos de la Municipalidad “corriendo” a los funcionarios, el gobierno municipal y también el provincial accedieron a acordar con la empresa la continuidad de los pases hasta fin de año.

Con el traspaso de gobierno, la asunción de Guillermo Montenegro y el ciclo lectivo 2020 en el horizonte, las madres ya comenzaron las reuniones con las nuevas autoridades para avanzar -a la espera de que se asienten las nuevas autoridades provinciales- hacia una normativa que sea una garantía por fuera los acuerdos y que obligue a las empresas de transporte a mantener la gratuidad en recorridos que, pese a la cercanía, atraviesan más de un distrito y permitieron en los últimos meses dejar de lado los acuerdos preexistentes y desnudar la falta de empatía empresarial.

Ver más: , , ,