Domingo 18 de abril | Mar del Plata
¡Seguinos!
04/03/2021

A 40 años del recital de Queen en Mar del Plata, recuerdos imborrables

En 1981, la icónica banda británica se presentó en la ciudad. Historias de seguidores que lograron entrar a la prueba de sonido y de otros a los que la euforia los llevó a ingresar al show aun sin entradas.

A 40 años del recital de Queen en Mar del Plata, recuerdos imborrables
(Fotos: gentileza María Rosa Frega)

Este jueves se cumplen 40 años del recital del histórico de Queen en Mar del Plata, uno de los cuatro shows que el grupo británico realizó en Argentina en 1981 y que convocó a miles de seguidores. Fanáticos de la banda compartieron con Qué digital la experiencia y los recuerdos “imborrables” que siguen latentes para quienes vieron a Freddie Mercury en pleno fervor, quienes lograron entrar a la prueba de sonido tras una “confusión” del personal de seguridad y quienes hasta presenciaron el show aun sin haber podido llegar a comprar las entradas por sus altos valores.

El miércoles 4 de marzo de 1981 fue la fecha en la que Queen se presentó en el estadio mundialista José María Minella de Mar del Plata, bajo la producción y organización del empresario marplatense Ricardo Pollera.

Queen llegó al país para presentar su disco “The Game”, y así lo reflejan las notas que fueron publicadas en febrero de ese año en el diario El Atlántico al anunciar la presentación. La lista de temas incluyó canciones como “Keep Yourself Alive”, “Killer Queen”, “Somebody to Love”, “Don’t Stop Me Now”, “Now I’m Here”, “Sheer Heart Attack” y “Tie Your Mother Down”.

Pasaron 40 años de una experiencia que para muchas personas es un recuerdo “imborrable”. Cuando el empresario Alfredo Capalbo logró traer a la banda a la Argentina, el país todavía estaba bajo la dictadura militar y Queen era una de las bandas que trasmitía frescura y libertad a través de su música.

La noticia de que Queen se presentaría en Mar del Plata se difundió en diciembre de 1980 y los diarios de la época anunciaban inicialmente que arribarían a la ciudad el 23 de febrero. A partir de ese momento sus seguidores comenzaron a ahorrar para poder comprar la entrada a 50.000 pesos, una cifra que equivalía a unos 18 dólares en ese momento.

“Lo había esperado por meses, vendí mi bicicleta aurorita que me acompañó desde los 9 años para comprar la entrada apenas salieron a la venta”, recordó la actriz María Rosa Frega. Y a su vez afirmó: “Las primeras entradas que se vendieron fueron en platea, y al tiempo se habilitó el campo, cosa que me generó una furia terrible ya que eran más caras y no la podía cambiar”.

El 4 de marzo de 1981 a las 14, Frega se acercó con una amiga al Estadio José María Minella para ver si podían acceder a cambiarle la entrada y tener acceso al campo durante el show. “Cuando llegamos vimos un grupo de chicos por una puerta del estacionamiento, y hacia allí nos dirigimos a curiosear. Cuando llegamos un guardia nos consultó: “Chicas, ustedes son de Bieckert”, y sin pensarlo dijimos que sí y mágicamente el guardia nos dice ‘pasen’”, recordó.

“Ahí estábamos, en el estacionamiento del estadio, sin saber adónde ir y con miedo a que nos descubran. Explorando pudimos llegar al campo, y allí empezó la magia: vimos a un plomo que probaba la guitarra de Brian May y lo hacía con una maestría increíble. Luego de un rato de prueba de sonido de los asistentes, en un momento se abren las puertas de campo y comienzan a entrar autos, no podíamos creer lo que veíamos, empezaron a bajar uno a uno mis amados Queen” , rememoró.

Sobre la prueba de sonido, una crónica de la época de Revista Pelo destacó el “oficio mostrado por los músicos en cada uno de los chequeos”. “Llegan separados, y cada uno prueba su instrumento y las voces. Luego suben los cuatro y tocan brevemente una canción. El sonidista, suele pedirles breves intervenciones y luego, rápidamente ajusta el sonido”, apuntaba la revista.

“Todo pasó como un sueño, hablar algunas palabras con mi preferido Brian May, le pedí autógrafos y fotos, estuvimos a metros de Freddie, saludé a Taylor y a Deacon, y presenciamos la increíble prueba de sonido…Magic, eso fue magia, el resto es emoción pura”.

Pero no todas las personas tenían el dinero suficiente para pagar la entrada del show: muchas recuerdan haber disfrutado de la música desde sus casas y otras se arriesgaron un poco más. “No teníamos ni un peso para comprar las entradas, yo tenía 10 años, mi hermano 18 y mis hermanas 17 y 12. Fuimos a escucharlo desde afuera con algunos de mis primos. Cuando comenzó el recital, una mujer abrió con un cortafierros un hueco en el alambrado, no sé cuántas personas entramos por ahí pero terminamos en la techada bailando emocionados hasta las lágrimas”, aseguró el bailarín Bruno García y agregó: “Desde ese día soy fanático de Queen y de Mercury en particular. Una de las mejores experiencias de mi vida”.

Así lo señaló la crónica de la Revista Pelo: “Durante el show gran cantidad de gente entró por lugares vedados e intentó llegar al escenario. Después de esto, los Queen hicieron una reunión, los cuatro solos. El planteo posterior fue muy claro: si no tenían las garantías necesarias en Rosario no habría show”.

“En un escenario espectacular, con despliegue técnico nunca visto en Mar del Plata Queen arrasó. Los que optaron por el césped, la vivieron de cerca”,  señaló la crónica posterior al recital del diario El Atlántico del 5 de marzo. A su vez la cobertura destacó que “sobre el final, la policía debió actuar para contener a los exaltados que bailoteaban en las tribunas repletas”.

Por entonces, el grupo británico ofreció cinco recitales en Argentina. Tres en el estadio de Vélez, uno en Mar del Plata y otro en Rosario. Los medios de la época aseguraron que la convocatoria de público fue exitosa y contundente. De esta manera, Queen fue la banda pionera a nivel internacional en presentarse en nuestro país en pleno éxito.

Sin dudas, hay miles de testimonios que coinciden con que el recital de Queen en Mar del Plata fue histórico. Y unas pocas personas como María Rosa Frega, aún mantienen la sensación de “haber vivido una tarde única con ellos, con los amores de mi vida. Un recuerdo imborrable”.

Ver más: , , , , , , , , , ,