Sábado 22 de febrero | Mar del Plata
¡Seguinos!
09/02/2020

Pilar Sordo: “Cualquier cambio parte desde adentro, no desde afuera”

La escritora dialogó con Qué digital previo a la charla que brindará este miércoles a las 21 en el Teatro Mar del Plata bajo la temática “Mujeres de hoy”.

Pilar Sordo: “Cualquier cambio parte desde adentro, no desde afuera”
(Foto: Facebook Pilar Sordo)

Sin dudas, en el último tiempo el movimiento feminista quebró aquellas ideas instauradas y naturalizadas hace siglos, y desde que se puso en discusión el machismo, son muchas las personas que buscan encontrar la equidad. En este marco, las marchas de mujeres, las concentraciones y movilizaciones, y el aumento de las cifras de femicidios llevaron a la socióloga y conferencista Pilar Sordo a preguntarse cómo llegará ese mensaje a una mujer que está lejos de esa realidad y probablemente a ese hombre que la acompaña.

Esta investigación se llama “Mujeres de hoy” y llega a la ciudad este miércoles desde las 21. La conferencia de Pilar Sordo se realizará en el Teatro Mar del Plata y las entradas desde $1100 se pueden adquirir en la boletería del teatro y a través de Plateanet.

Esta investigación muestra los desafíos internos, privados y públicos que mujeres y hombres tienen que incorporar para generar un sistema más igualitario y participativo desde todos los lugares. Los desafíos por la equidad son muchos dentro del ámbito público, ya sea por los sueldos, seguros sociales y hasta la jubilación, entre tantos otros.

En este último trabajo Pilar Sordo reconoció algunas claves para generar un cambio social. “Como para cualquier cambio, todo parte desde uno y desde adentro, no desde afuera. Lo de afuera puede ayudar, entrega herramientas, entrega conceptos, requiere estudio, requiere meterse en el tema; requiere empezar a tener una conciencia distinta, requiere poder aprender determinadas cosas del modelo patriarcal o judeocristiano que, de alguna manera, nos han afectado y para eso, de alguna u otra forma, hay que prepararse; no es tan simple”, compartió Sordo en diálogo con Qué digital.

Para conseguir un cambio social, la socióloga entiende que “es importante desde lo femenino, cambiar la relación con el cuerpo, desarrollar pareja interna y conocer esos enemigos que nos impiden crecer”. A su vez, en su presentación Pilar Sordo abordará claves fundamentales para lo cual hay que entender que el espacio público es compartido y ya no le pertenece a los hombres, que “las formas de conquista cambiaron y que hay que desexualizar la relación hombre-mujer donde haya consenso y dejar el erotismo para cuando hay consenso, entre otras cosas”, según subrayó.

En este trabajo que luego pasará a formato libro, Pilar Sordo se centra en el movimiento feminista y lo baja la realidad cotidiana para realizar un aporte a la transformación de este mundo en un lugar más pacífico e igualitario entre todas las personas.

–  ¿Qué pudiste certificar en este trabajo, en cuanto a las marchas y manifestaciones públicas y lo que pasa en la intimidad familiar?

– El origen de esto tiene que ver con una preocupación. Como yo soy curiosa patológica me empecé a preguntar qué efecto tenía en términos concretos y reales de modificación de conductas y de cambios cognitivos profundo y por lo tanto emocionales, con una señora que hoy está en Río Cuarto, por ejemplo, con su marido y sus dos hijos haciendo pastas o tomando mate, para salir de su casa por el calor. Y la verdad que no es mucho lo que llega, lo que llega depende mucho de la edad. A mayor edad la alegría es por las generaciones que vienen: sus hijas, sus hijos, sus nietas y nietos; pero tienen la sensación de que esos cambios de estructuras llegaron tarde, a pesar de que se alegran de que cambien algunas cosas del lenguaje. Pero la forma de fusionar, la deconstrucción, es baja.

Eso empieza a mejorar a medida que va disminuyendo la edad, mucho más en mujeres que en hombres. Y lo que también me hacía ruido a mí era que si objetivamente el discurso público es tan potente en relación al “No es no”, al “Ni una menos”, ¿por qué siguen habiendo tantos femicidios? Porque en Argentina es una diaria, en Chile más o menos lo mismo. Entonces a raíz de estas cosas que me fueron haciendo mucho ruido arrancó esta investigación que se llama “Mujeres de hoy” ,que en realidad no es para mujeres, sino que se llama así porque nosotras hemos visibilizado el cambio, y somos nosotras las que nos hemos hecho cargo de mostrarlo y de movilizarlo en distintas formas.

– ¿Qué claves son importantes trabajar (para hombres y mujeres) para avanzar en un cambio social que no quede en meros discursos?

– Las claves son las mismas como para cualquier cambio, todo parte desde uno y desde adentro, no desde afuera. Lo de afuera puede ayudar, entrega herramientas, entrega conceptos, requiere estudio, requiere meterse en el tema, requiere empezar a tener una conciencia distinta, requiere poder aprender determinadas cosas del modelo patriarcal o judeocristiano que, de alguna manera, nos han afectado y para eso, de alguna u otra forma, hay que prepararse; no es tan simple.

– ¿Qué vas a ofrecer en tu conferencia en Mar del Plata?

– Este viaje que diseñé es esta conferencia que después va a ser un libro. Tiene la gracia de que es un viaje que incluye a todo el mundo. Incluye a todo el mundo en edad, a todo el mundo en condición socioeconómica. Es un viaje que parte por el cuerpo, que es la entrada a nosotros mismos, por cambiar la relación con el cuerpo, por desarrollar una relación interna conmigo, en ese vagón interno. Después pasa por descubrir el tercer vagón que es el enemigo interno, después desarrollar el amor propio, que es más que el autoestima porque requiere de autorespeto y autocuidado. Y después de desarrollar el amor propio hay que destruir los mandatos judeocristianos y patriarcales, que hay que conocerlos. Todo eso te lleva a manejar tu propio tren y desarrollar tu mejor versión. Ese es más o menos el trayecto al que está invitada la gente y que después va a poder leerlo en el libro.

Es un trayecto que baja todos los conceptos de los discursos públicos, todos: los de la alimentación saludable, el autocuidado, el machismo. Se baja a un trabajo de desarrollo personal absolutamente manejable para cualquier persona, por eso creo que ha gustado tanto el tema.

EL MOVIMIENTO FEMINISTA Y LA DECONSTRUCCIÓN INDIVIDUAL

-¿Cómo percibís al movimiento feminista en Latinoamérica, en especial en Chile y Argentina?

– Los percibo apasionantes, en proceso como todo movimiento. Creo que para que haya cambios culturales tiene que en algún momento moverse por extremos. Paulatinamente la gente se va a ir quedando con lo deconstruido y con un cambio de concepto real, me parece que vamos avanzando. Argentina de alguna manera lleva como la vanguardia de la discusión, de la manifestación y de la intensidad del movimiento en América Latina, sin dudas. Creo que los otros países de América Latina lo tienen muy suavemente discutido, todavía se discute con cierto recato. Chile probablemente ahora con lo del estallido social ha ido tomando un protagonismo más importante. Pero van todos los países avanzando, lo que importa es que cada uno a su ritmo y a su idiosincrasia.

– ¿Creés que una forma de deconstrucción válida para quebrar micromachismos es a través del lenguaje? ¿Por qué?

-Sí, creo que el lenguaje es una forma, porque el lenguaje genera realidades. Si una mujer en su casa dice ‘Mi marido me ayuda en mi casa’ o ‘Me ayuda con los niños’, está perpetuando un modelo patriarcal que la hace a ella, en lo profundo, entender que es la única responsable de que todo funcione en la casa con sus hijos y que ese hombre es tan bueno que la termina ayudando.

Cuando se empieza a cambiar el ayudar por compartir, cuando se empieza hablar de éxito laboral de igual forma para hombres y para mujeres, y no se ve el éxito en los hombres y el abandono de hijos para las mujeres creo que son fórmulas necesarias que pueden empezar a deconstruir el proceso.

Y creo que antes está la conciencia, está el ‘querer que’ las cosas cambien o el ‘atreverme a mirar cómo funciono yo en mi casa’ o con qué códigos crío a mis hijos. En eso todos tenemos que ir cambiando cosas. Al final los hijos le enseñan a uno a deconstruir, no solo es la sociedad, no solo son los medios. También es cómo funciona “tu sistema familiar” y cómo eso va cambiando de forma, de color; en la medida que vas cambiando las palabras y vas ubicando las cosas en lugares distintos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,