Viernes 28 de febrero | Mar del Plata
¡Seguinos!
25/09/2015

Trimarchi: locura por el diseño

La edición Nº15 del evento de diseño gráfico más importante del mundo se llevará a cabo este viernes, sábado y domingo en el Polideportivo. Su organizador, Sebastián Valdivia, habló sobre la fiesta de quince, la política y el compromiso social del diseñador.

Trimarchi: locura por el diseño
Sebastián Valdivia, organizador del Trimarchi con los colores cian y marrón que caracterizan esta edición del evento. (Fotos: QUÉ Digital)

El paso de la prehistoria a la historia se lo debemos a la escritura. Se lo debemos a un diseñador gráfico que diseñó símbolos que representan sonidos, que a su vez representan conceptos semánticos. Una locura. Pasaron más de 5000 años y nunca se le dio un premio a ese hombre, pero el diseño creció y en Mar del Plata, desde este viernes hace base el encuentro internacional creativo más importante: Trimarchi.

Trimarchi cumple 15 años –ok, la edición Nº13 se la saltearon por cabuleros-. El encuentro comenzó de manera independiente y se mantiene así, siempre a la vanguardia, generando movida y dando lugar a nuevos talentos. Este año, otra vez tendrá como sede central el Polideportivo, donde viernes, sábado y domingo habrá conferencias relacionadas al diseño y, en el exterior y de manera gratuita, recitales y todo un mundo paralelo que se genera alrededor de Trimarchi.

“Trimarchi este año viene bien, muy alineado por el equipo que se fue aceitando año a año”, cuenta Sebastián Valdivia, uno de los principales organizadores del evento, que ahora cuenta con 68 personas trabajando para que suceda.

Sebastián dice que cada año prueban “cómo hacer un evento ideal” y confiesa que “en este modelo utópico está saliendo todo muy fluido”. “La gente está cada vez más focalizada en su área y lo toman como una plataforma de experimentación. Cada uno se fija cómo innovar desde su lugar”, dice.

LA NIÑA BONITA DEL DISEÑO

Sebastián Valdivia no imaginaba, cuando comenzó con Trimarchi, que se generaría lo que sucedió. Que el eventó que armó se volvería el más importante del mundo del diseño:“Nos cuesta proyectar de acá a 15 años más. Nos cuesta porque lo vemos muy orgánico, hasta toma decisiones propias, y al ser tan colectivo hace que se vaya formando a sí mismo”.

Cuando empezamos Trimarchi no había aplicaciones, casi no había internet en la ciudad”, recuerda el organizador y agrega: “Cuando esto empezó teníamos muchas propuestas que considerábamos diseño gráfico, pero que no estaban en ningún programa de estudio de diseño. Ahora muchos estudiantes que estuvieron en Trimarchi son profesores de carreras en muchas universidades y ellos mismos sumaron en sus programas cosas que vieron en estos eventos”.

Sebastián siente responsabilidad con lo que genera Trimarchi. Responsabilidad al saber que 5000 personas acuden al evento, personas que generan opinión, que aprenden y difunden. “Sentimos esa función educativa, por eso tratamos de equilibrar los contenidos que compartimos: traer cosas de oficio, de arte popular, del legado precolombino para que haya un parámetro bastante abierto”, explica.

Está bueno proyectar de dónde venimos para saber hacia dónde vamos. Por más hecha que sea la frase”, dice entre risas Sebastián.

EL ÁRBOL DE TRIMARCHI

Cada año, el equipo de Trimarchi dibuja un árbol. Sí, los diseñadores que organizan el evento más importante del mundo del diseño dibujan un árbol y desde ese dibujo imaginan cómo armar el encuentro.

Sebastián, sentado en un café mientras lo llaman a sus dos celulares para coordinar los últimos detalles del fin de semana, toma un birome azul, abre su cuaderno de tapa dura con hojas lisas y dibuja ese “árbol Trimarchi” mientras explica que tiene que tener, como todo árbol, raíces, tronco, ramos, copa con follaje y frutos. Después lo colorea, porque por algún motivo, Sebastián también tiene una fibra roja con él.

SEBASTIAN TRIMARCHI 02

RAÍZ: “Son personas que hicieron algo por el diseño gráfico hace mucho tiempo y actualmente pasaron a ser escuelas. Este año el invitado a exponer es Lance Wyman, que en los 50 trazó lo que era la señalización para grandes eventos, como olimpíadas. Es alguien importantísimo en el diseño”.

TRONCO: “Son generalmente charlas académicas que mantienen estas raíces vivas en la educación. Personajes relacionados con lo académico que todavía se basan en el modelo. Este año viene Fred Deakin, que es el profesor de Artes Digitales Interactivas del London Calling Comunication”.

RAMAS: “Son los ‘laburantes’. Estudios de diseño que, si bien no son muy vistosos, están empezando a abrir el juego de lo académico, pero sin pensar tanto en la moda o lo estético. Este año Lumbre, que es un estudio de animación argentino”.

FOLLAJE: “Es un poco diseño de autor. Estudios conocidos por lo visual, como por ejemplo Carl Sprague, director predilecto de Wes Anderson, que trabajó en películas como Gran Hotel Budapest”.

FRUTOS: “Son los que llevan el diseño a un siguiente paso. Dieron toda la vuelta y están a punto de caer del árbol y volverse raíz de otra cosa. Este año va a estar, Kate Stone. Las charlas de fruto por lo general no son diseñadores, son científicos, filósofos o antropólogos o gente que está buscando la vuelta. Ella empezó a analizar el fenómeno digital y cómo se dejaba el papel, desarrolló papeles con tintas conductivas, hace posters táctiles que reaccionan con el teléfono”.

EL DISEÑO Y LA POLÍTICA

Este año, la fecha de Trimarchi tuvo que adelantarse por las elecciones generales del 25 de octubre. Unas elecciones, que como nunca y siempre, fueron diseñadas para el consumo masivo.

-¿Qué diseño de campaña te sorprendió?

-Lo que me sorprende es que existan las campañas. Que sigan pasando años y que siga habiendo campañas con el mismo molde de foto, slogan, sonrisa, confianza. Me resulta llamativa la figura política y la confianza en una persona cuando sabemos que la persona tal vez ni siquiera toma decisiones y es una figura en una situación. Siempre me chocó la publicidad en el punto de vista de imponer un producto.

-Y es el diseño el que arma ese producto…

-Pero la campaña es publicitaria en pos de una persona para que tenga poder sobre un grupo de personas. Eso me hace sentir un poquitito en otra época, más medioevo.

-¿Diseñarías una campaña para un político?

-No hacemos ese tipo de trabajo, hacemos cuestiones culturales, del fomento al arte. Sabemos el poder que tiene el diseño como herramienta inductora, entonces tratamos de usarlo con responsabilidad en lo que estamos convencidos.

-¿Dejaste algún trabajo por no estar convencido?

-Sí y cuesta. En 2006 trabajamos con una empresa multinacional de celulares. Y nos dimos cuenta de que los celulares estaban obstruyendo las cuestiones telepáticas, la relación entre la gente. El celular estaba haciendo algo que no entendíamos y decidimos cortar la cuenta, aunque nos generaba un ingreso bastante grande, hasta no entender bien al celular como herramienta.

-¿Cómo se logra esa coherencia?

-Siento que estamos en una época de muchas posibilidades en simultáneo y siento que si sabemos elegir no es necesario alinearse con las cosas que tienen más poder. Por más que lleve más trabajo y sientas que estés remando sin sentido, está bueno tomar decisiones que te hagan bien y se complementen con tu felicidad y libertad.

UN EVENTO INDEPENDIENTE

Trimarchi creció año a año. La gente se identifica, se siente parte. Confía en el evento que es independiente, que a pesar del crecimiento no se vendió. Que sigue con sede en Mar del Plata y que, a pesar de las ofertas, no se fue ni a Tecnópolis ni al predio de cualquier otro color y partido.

“Seguimos siendo independientes, si bien hay apoyo, nunca se metieron con el contenido, eso es intocable”, asegura Sebastián Valdivia y agrega: “En el evento, si pusiéramos las charlas que las marcas nos quiere pagar para que se hicieran nos incomodaría. Nunca transamos y eso se refleja en el evento”.

-Sostenés una idea social del diseño cuando comúnmente se lo puede identificar con el consumo voraz…

-Sí, es que si el mismo tiempo que le vas a poner a vender el producto de la empresa X, lo invertís en cómo potenciar cierta faceta de tu sociedad o cultura podés hacer un lindo cambio. El diseñador está formado como inquieto para poder reformular y comunicar nuevos conceptos.

Diseñador como ser inquieto. Más de 5000 personas inquietas se juntarán este viernes, sábado y domingo en Mar del Plata. La explosión cultural que significó Trimarchi comenzó hace 14 años y la onda expansiva sigue. Qué hermosa locura.

Ver más: , , , , , , , , ,