De “joyas de un juez” a cuchillos artesanales robados

El hecho que motivó una serie de allanamientos que desembocaron en una denuncia contra efectivos policiales, se originó en una propiedad de Monte Terrabusi del juez Hugo Trogu, a quien le robaron cuchillos tradicionales de oro y plata y un rifle Winchester de 1860.

21/04/2017
De “joyas de un juez” a cuchillos artesanales robados
(Foto archivo QUÉ Digital)

La denuncia de un jubilado contra efectivos de la policía que allanaron su casa. La búsqueda de unas “joyas de un juez”. El robo a un museo interno que un juez jubilado en su quinta de Monte Terrabusi. La desaparición de cuchillos y facas artesanales con mangos de oro y plata y la de un rifle Winchester de 1860. Una serie de allanamientos con resultados negativos. $12.000 que faltan de una casa y no figuran en ningún lado. Todos elementos del rompecabezas de una investigación.

Hugo Trogu fue juez del Tribunal Oral en lo Criminal Nº3 de Mar del Plata. Al retirarse hace unos años se dedicó a su vida en el campo en la zona de Monte Terrabusi. Allí armó una especie de museo para homenajear a la cultura gauchesca y tenía en exhibición una serie de cuchillos artesanales con mangos de plata y oro, además de otros objetos de valor.

A principios de abril, alguien rompió la vitrina de ese museo y robó los cerca de 20 cuchillos y, además, un rifle de colección Winchester del año 1860.

El fiscal Eduardo Amavet inició la investigación para recuperar los cuchillos del juez Trogu y, gracias a unas pistas aportadas por peones del lugar, se realizaron tres allanamientos, todos con resultados negativos.

Sin embargo, en uno de los allanamientos hecho en el barrio Santa Rosa de Mar, además del personal del destacamento de Los Acantilados, participaron agentes del GAD. En esa oportunidad rompieron la puerta de ingreso, allanaron el lugar y revisaron que no estuvieran enterrados los elementos denunciados. La policía no encontró lo que buscaba, pero, según consta en el acta, sí encontró dos armas de fuego cargadas que no tenían papeles. A pesar de esta situación y de que Amavet notificara al fiscal de turno de lo sucedido, no pasó nada.

Diez días después de ese procedimiento, el dueño de la casa, un jubilado de 67 años, radicó una denuncia contra los efectivos de policía que allanaron su casa ya que los acusa de haber sido violentos, humillado a las mujeres presentes al obligarlas a desvestirse, haberle disparado una bala de goma a su nieto y robado $12.000 que tenía en el lugar para comprar una pierna ortopédica.

A raíz de la denuncia, la causa y la investigación pasó a manos de la fiscal Lorena Irigoyen, quien no sólo deberá seguir buscando los cuchillos del juez Trogu, sino también investigar a los policías denunciados.

La semana que viene fueron citados a declarar las posibles víctimas, se espera que también den su testimonio los policías denunciados y, principalmente, el testigo del procedimiento, quien puede aportar datos fundamentales para aclarar qué fue lo que sucedió el 11 de abril durante el allanamiento en el barrio Santa Rosa de Mar.

 

Ver más: , , , , , , , , , , , ,

Comentarios