Atropelló, mató y reclaman que vaya a la cárcel: “Destrozó una familia”

A 6 meses del hecho, la familia de Juan Pablo Vallejos, quien falleció cuando la moto en la que circulaba fue impactada por un auto, exige justicia. El conductor está imputado por homicidio simple con dolo eventual.

18/05/2019
Atropelló, mató y reclaman que vaya a la cárcel: “Destrozó una familia”

A seis meses del hecho que terminó con su vida, la familia de Juan Pablo Vallejos -el joven de 24 años que falleció en noviembre del año pasado luego de haber sido atropellado por un auto en la zona de Cerrito y Fortunato de la Plaza, en el marco de un violento choque- reclama justicia y pide que el conductor del auto -Guillermo Cuenca, de 24 años e imputado por homicidio simple con dolo eventual- vaya a la cárcel. “Destrozó una familia”, advirtieron.

El siniestro vial que terminó con la vida de Juan Pablo se produjo la noche del 23 de noviembre del año pasado cuando el vehículo conducido por Cuenca impactó contra la moto en la que circulaba Vallejos, en el cruce entre la avenida Fortunato de la Plaza y la calle Cerrito.

En ese marco, y producto del violento choque –que se produjo, según consta en la causa que lleva adelante la Fiscalía de Delitos Culposos, cuando el semáforo se encontraba fuera de servicio, el auto circulaba a 107 kilómetros por hora, pese a que la velocidad máxima permitida es de 60, y tras invadir la contramano- la motocicleta voló unos 50 metros y el cuerpo de Juan Pablo terminó tendido en el suelo, a más de 20 metros de la esquina.

A seis meses del hecho, Natalia Vallejos -hermana de Juan Pablo y tía de las dos pequeñas hijas del joven- dialogó con QUÉ Digital, en busca de justicia, y con la bronca y el dolor de saber que su hermano ya no está y que quien manejaba el auto que terminó con su vida no se encuentra detenido, ya que en diciembre del año pasado, luego de permanecer internado en el HIGA, la Justicia de Garantías le otorgó la eximición de prisión a partir del cumplimiento de algunas reglas de conducta.

“Mi hermano voló casi una cuadra, nosotros la estrella amarilla la pusimos a tres cuartos de la cuadra del lugar”, aseguró Natalia respecto al brutal accidente y al reclamo de justicia. Para la familia Vallejos, la pérdida de Juan Pablo fue dura e inesperada y hasta el día de hoy el sufrimiento se hace difícil de sobrellevar.

JUAN PABLO VALLEJOS  SINIESTRO VIAL ESTRELLA AMARILLA FAMILIA  (4)

“Nos partió al medio en Navidad, Año Nuevo y hasta el día de hoy, porque nosotros somos seis hermanos muy unidos. Nosotros estamos sufriendo, mi hermano en el cementerio y él está suelto; es horrible porque destrozó una familia”, se sinceró al respecto y expuso que lo que más les molesta es que Cuenca no esté en la cárcel sino en su casa, y que en ese marco espere el avance de la causa en su contra.

En ese contexto, y con el patrocinio del abogado Maximiliano Orsini, la familia de Juan Pablo aguarda los avances en la investigación, que tiene al joven de 24 años que conducía el auto imputado por homicidio simple con dolo eventual -la misma calificación con la que Federico Sasso llegó al juicio, aunque luego fue condenado por homicidio culposo agravado- y sin fecha definida, por el momento, para un futuro juicio oral y público.

De forma subsidiaria, la fiscalía encabezada por Rodolfo Moure -que pidió meses atrás la detención del acusado, pero fue denegada- sostiene la calificación de homicidio culposo agravado por la conducción de vehículo automotor calificado por exceso de velocidad, inhabilitación para conducir y culpa temeraria.

“Sabemos que está todo encaminado pero si no lo detuvieron en un principio, ahora está muy difícil y todavía no tenemos fecha de juicio. Este hombre destrozó una familia, las nenas están con psicólogo, su mujer quiere vender la casa porque le trae muchos recuerdos”, relató. Sobre la difícil lucha en busca de justicia, Natalia aseguró que hicieron marchas, pegaron carteles y buscan visibilizar lo que les tocó atravesar, pero no solo por ellos, sino también para concientizar respecto a la conducción imprudente, pese a que nada le devolverá la vida a Juan Pablo.

“Él iba a trabajar el día que pasó el accidente, se había comprado la moto hacía cuatro días, tenía su auto y trabajaba de filetero, era una excelente persona. Tiene dos nenas de 3 y 6 años y para no consumir tanta nafta con el auto, decidió comprarse una moto. Todavía no tenía casco, supuestamente ese lunes se lo iban a dar”, rememoró.

 “MI HERMANO VOLÓ CASI UNA CUADRA”  

En cuanto a la investigación, para Natalia hay prueba suficiente para una condena ejemplar, teniendo en cuenta las pericias realizadas y los testimonios aportados: “Mi hermano iba por Cerrito, el semáforo de Fortunato de la Plaza estaba intermitente y entonces paró. Había una camioneta que le hizo seña de luces para que pasara, arrancó y cuando iba por la mitad la chica declaró que escuchó un ruido terrible de un auto que se iba acercando”.

En ese marco, “cuando (la mujer) miró por el espejo vio una luz que cada vez venía más rápido y se ve que (el conductor del auto) no llegó a verlo, porque esquivó a la Partner y lo agarró a él; mi hermano voló casi una cuadra, nosotros la estrella la pusimos a tres cuartos de la cuadra del lugar”, completó Natalia respecto a lo sucedido.

JUAN PABLO VALLEJOS  SINIESTRO VIAL ESTRELLA AMARILLA FAMILIA  (3)

De acuerdo a la información que pudo recabar QUÉ Digital, el auto marca Volkswagen que manejaba Cuenca circulaba por la avenida con sentido hacia Juan B. Justo a una velocidad de 107 kilómetros por hora, pese a que en avenidas la máxima permitida es de 60 y en cruces sin semáforo, de 30. Además, al momento del siniestro vial el joven no tenía licencia de conducir -en realidad estaba vencida- y había invadido la contramano.

“El conductor nunca fue detenido, no le hicieron control de alcoholemia, estuvo internado algo de cuatro días. Creíamos que de ahí lo iban a detener, estábamos con todo ese dolor y creíamos eso, pero no pasó”, completó la hermana del joven, a la espera de avances y de una respuesta judicial que se represente, al menos, como una especie de reparación en medio de tanto dolor.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios