Rojas vació la Prensa de Cultura: mandó al equipo a prestar libros

La funcionaria desmanteló el área tras 25 años de trabajo. Reubicó en bibliotecas a comunicadores especializados. La información se redujo, se centralizó y ya se envía con errores por falta de conocimiento y capacitación en cultura.

09/08/2017
Rojas vació la Prensa de Cultura: mandó al equipo a prestar libros
(Fotos: archivo/QUÉ Digital)

El área de Prensa y Difusión de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad acaba de ser desmantelada por Silvana Rojas luego de 25 años de trabajo. Los cinco profesionales de la comunicación que tenían a su cargo la tarea especializada de darle difusión a artistas, obras, orquestas, bandas, muestras, talleres, museos y programas culturales fueron reubicados: sin opción, algunos de ellos pasaron a prestar los libros de algunas bibliotecas. Cultura ya no tiene un equipo de prensa, la tarea se centralizó, se desestructuró y se precarizó. A Rojas, mientras tanto, se le conocen más pedidos de renuncia en su contra que proyectos para darle impulso a la escena cultural de Mar del Plata, a la que ahora le recortó la difusión.

En realidad, el proceso de desmantelamiento comenzó en abril. Pero a mediados de julio, en la Villa Victoria -donde trabajaba el equipo de Prensa- un teléfono sonó y una voz enviada por Rojas comunicó que el área dejaría de existir. Mejor dicho, pasaría a centralizarse en el Departamento de Prensa del Ejecutivo, a cargo de Marcelo Marcel.

La noticia cayó mal y generó “incertidumbre y desconcierto” de inmediato. José Nicoló había creado hace 25 años el sector de Prensa de la Secretaría de Cultura a partir de la necesidad de difundir la amplia actividad cultural de la ciudad en forma especial, detallada y con conocimiento del tema.

Pero a la”centralización” le siguió una nueva orden de Rojas: los comunicadores -especializados en Cultura- dejarían de desempeñar su función para ser “reubicados”.

La secretaria de Cultura ordenó que de los cinco periodistas, algunos de ellos “pasen a bibliotecas”. ¿Qué implica esta tarea? Según pudo saber QUÉ, consiste en “prestar los libros de las bibliotecas municipales”, sin tener la capacitación de un bibliotecario.

Una de las periodistas, Triana Kossmann, pasó de difundir la cultura local a prestar los libros de la biblioteca del Club Kimberley desde abril de 2016. Casi al mismo tiempo, otro de los comunicadores, Ivan Fier, joven especialista en programación, redes sociales y contenido multimedia, decidió renunciar tras ser resignado también a “bibliotecas”.

La titular del área de Prensa y Difusión, Silvia Colucci, sería trasladada a la biblioteca de 25 de Mayo y Catamarca para realizar una función similar, luego de 10 años de trabajo en Prensa de Cultura y 25 años de experiencia dentro de la órbita municipal. Sin embargo, su “reubicación” todavía está en suspenso.

Solo una de las integrantes del equipo fue sostenida por Rojas. Florencia Gilardi estuvo más de 8 meses sin cobrar por su trabajo mediante un precario contrato sin efectivización dentro del Municipio. De ahora en más, toda la difusión de la actividad cultural del partido de General Pueyrredon estará a su cargo y será remitida a los medios de comunicación desde el Departamento de Prensa del Municipio, compuesto por periodistas sin capacitación ni conocimiento detallado en el área de Cultura. En caso de enfermedad o vacaciones, no hay nadie asignada para cubrirla.

Augusto Taglioni, otro de los periodistas del desarticulado equipo de Prensa, también será reubicado. Actualmente se encuentra de licencia. En un completo informe de su autoría recientemente publicado en la Revista Ajo y titulado “¿De qué se ríe Silvana Rojas?”, repasó el deterioro y el vaciamiento de políticas culturales implementado por la funcionaria respaldada por el intendente Carlos Arroyo.

LA PRENSA “CULPABLE”

Puertas adentro de la Secretaría de Cultura ocurrieron decenas de episodios “insólitos” durante la gestión de Silvana Rojas. Uno de ellos, relacionado a este desmantelamiento del área, tuvo que ver con la búsqueda de culpables por la “mala prensa” de la funcionaria.

Sin autocrítica, en medio de reiterados y sostenidos pedidos de renuncia -no de los medios de comunicación de la ciudad sino de artistas y referentes locales de la cultura- Rojas “consideró que la culpable de su mala prensa era la oficina de Prensa de Cultura”, según pudo saber y confirmar QUÉ.

En lugar de dar respuesta a los reclamos de los actores culturales de la ciudad, la funcionaria tomó represalias puertas adentro de la Secretaría y bajo una política de “centralización de la comunicación”, desarticuló y precarizó una oficina compuesta por profesionales de la comunicación desde hace 25 años.

ESTRELLA DE MAR RECLAMO

A partir de los cambios, la difusión de la actividad cultural local ya “perdió amplitud, conocimiento y especificidad”. Por desconocimiento, las equivocaciones y confusiones en el uso de conceptos ya comenzaron a percibirse desde que se desestructuró el área, y las mismas se replicarán a través de los medios de comunicación a partir del vaciamiento técnico y humano de la Prensa de Cultura.

DESDE EL CONCEJO DELIBERANTE PIDEN INFORMES

Este miércoles, la concejal del Frente para la Victoria Marina Santoro elevó desde su banca un pedido de informes dirigido al Ejecutivo ante el cierre del área de Prensa y Difusión de la Secretaría de Cultura.

“El Estado es responsable de dar a conocer a todos los vecinos las actividades y encuentros culturales que se producen y desarrollan en la ciudad”, remarcó la concejal.

En el pedido de informes que elevó, consta que “trabajadores que componían el área fueron trasladados a otras áreas municipales” y que la tarea que cumplían a partir de ahora “va a estar a cargo del área de Prensa y Difusión general del Municipio, cuyos integrantes tienen a cargo otras áreas sin tener capacitación previa respecto a cómo comunicar las actividades culturales”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios