Martes 11 de mayo | Mar del Plata
¡Seguinos!
13/04/2021

Piden llevar a juicio a siete empresarios por contaminar el Puerto de Mar del Plata

El fiscal federal Daniel Adler lo solicitó al juez Santiago Inchausti, en el marco de una causa iniciada en 2016 contra directivos de la empresa Coomarpes.

Piden llevar a juicio a siete empresarios por contaminar el Puerto de Mar del Plata
(Foto: ilustrativa / Qué digital)

El fiscal federal Daniel Adler presentó el pedido de elevación a juicio de la causa que se lleva adelante desde 2016 en la Justicia Federal marplatense contra siete directivos de la empresa Coomarpes por haber contaminado las aguas portuarias con sustancias tóxicas desechadas por la reconocida planta de harina de pescado.

La causa se inició en febrero de 2016 cuando, a partir de una denuncia, personal municipal de Obras Sanitarias concurrió a la zona del Puerto, donde se encontró con líquido de color oscuro y olor nauseabundo que se vertía en el mar a través de un desagüe pluvial proveniente de la planta de Coomarpes.

A partir de allí se inició una investigación en la Justicia Federal que es encabezada por Adler quien, tras cinco años de investigación, finalmente decidió llevar la causa a juicio luego de frustrados intentos de soluciones alternativas por parte de los imputados, como la aplicación de una reparación económica y conciliación.

Los siete directivos jerárquicos de la empresa son acusados de incumplir a los artículos 55 y 57 de la Ley de Residuos Peligrosos (24.051): envenenar, adulterar o contaminar con residuos y de manera peligrosa para la salud o el ambiente en general, y en su calidad de directivos de una persona jurídica.

En relación a ese punto, los siete procesados por los delitos enunciados son el vicepresidente de la firma Juan Carlos D’Amico, al secretario Vicente Galeano, a los vocales titulares Sebastián Cayetano, Jorge Boccanfuso y Salvador Pennisi, al síndico titular Jorge Di Scala y al gerente Rubén Burkhard.

“Nos encontramos ante un claro acto contaminante del agua de la playa del puerto de Mar del Plata por la presencia de altos valores de sustancias infecciosas como son los coliformes fecales, de los parámetros de la Demanda Química de Oxigeno, de la concentración de nitritos y de sulfuro, todos ellos en el efluente industrial que provino de la fábrica de harina de pescado de la firma Coomarpes el cual, al rebalsar el sistema de red cloacal, pasó el vertido hacia el sistema de red pluvial, a través de sus bocas de tormenta, que en la ciudad de Mar del Plata desembocan en el mar”, explicó el fiscal.

Incluso, para la fiscalía está probado que el vertido de los desechos era “una habitualidad” por parte de la planta, y siempre por encima de los valores establecidos por la legislación ambiental, tal como advirtieron en las muestras tomadas en diferentes oportunidades por parte de OSSE: “Demuestra un ineficiente tratamiento de los residuos por parte de la fábrica y un grave peligro y/o daño del cuerpo receptor de todos esos desechos que no es más ni menos que el mar que baña las costas de nuestra ciudad”, advirtió.

En el marco de la causa, una bioquímica de la Prefectura Naval Argentina prestó testimonio y explicó cómo la presencia de materia orgánica detectada en las muestras afecta a los seres vivos y cómo la presencia de coliformes fecales atrae microorganismos patógenos infecciosos como la salmonella, sighella, cólera, parásitos o virus.

En consecuencia, para el fiscal “ya se ha probado que las sustancias infecciosas detectadas podrían haber acarreado enfermedades a las personas que concurren a ese lugar público, la mayoría bañistas. La fecha del vertido fue en pleno verano, y el lugar de aquellos concurridos por personas que no puede acceder a la sombra privada”, apuntó.

Así, frente al pedido de elevación a juicio, planteó: “Las empresas harineras han mantenido durante muchos años una situación de indiferencia frente la contaminación gaseosa con olores putrefactos de impacto ambiental sobre los vecinos de la ciudad, en pos de un rédito económico que no puede hoy remediarse ni conciliarse; por el contrario, el sistema penal que debe ocuparse no sólo de los hechos de sangre sino también de la criminalidad de empresa debe adjudicar a estas conductas serias advertencias a sus infractores”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,