Miércoles 05 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
03/10/2014

Puerto: empresarios advierten que la industria está “en peligro”

Aseguran que cuestiones como el tipo cambiario, impuestos fiscales, los costos de insumos y laborales provocaron que “muchos armadores” no puedan sacar sus buques a pescar por no poder pagar el combustible

Puerto: empresarios advierten que la industria está “en peligro”

Los datos alentadores en el sector pesquero -que se desprenden de los informes de la Subsecretaría de Pesca de la Nación-, de acuerdo a un incremento del volumen de pesca, como también del valor de esos productos que se exportan en un 95%, fueron tirados por la borda por la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (Caipa), que conduce Gabriel Quercia, y que nuclea a los principales empresarios del sector. Según dijeron, “se está poniendo en peligro la continuidad de la industria”. Incluso, mencionaron que el atraso cambiario, la “voracidad fiscal” y la falta de trabajo, disminuyeron su capital de trabajo, por lo que “muchos armados no pueden sacar sus buques a pescar por no contar con el dinero suficiente para cargar el combustible necesario para emprender una marea“.

“La situación no ha mejorado, ni en relación al volumen de capturas ni en el valor de esas exportaciones, y en realidad la estadística demuestra que la actividad ha disminuido”, indicaron a través de un pormenorizado documento.

Dijeron, en primer término, que en agosto de 2013, se desembarcaron 282.116 toneladas de pescado en el puerto marplatense, y en el mismo mes de este año, el desembarco fue de 262.858 toneladas, es decir, aproximadamente 20.000 toneladas menos. “Pero si analizamos cómo fue la evolución de la especies más utilizadas por la industria local,  para el mismo periodo anteriormente comparado, observamos una disminución en sus capturas de un 7.4% para la merluza, de un 12.2% para el abadejo, de un 94.9% para la anchoita, 37.6% para el besugo, 41.9% para la caballa y así en la mayoría de las especies desembarcadas”, indicaron.

Esto, sostuvieron, significa “menores importes exportados y menor mano de obra ocupada por la industria pesquera, lo que demuestra que realizar análisis estadísticos, sin tener en cuenta las particularidades cualitativas, llegaremos a conclusiones sumamente equivocadas”.

Es indudable que hay menor actividad en el puerto marplatense“, aseguraron. Y esto lo vincularon a que las empresas “no tienen rentabilidad en ninguno de los productos pesqueros que mayoritariamente se producen en esta ciudad”.

Enseguida, dieron cuenta de los motivos de esta situación. En primer lugar, se refirieron al “evidente atraso cambiario“. “Es imposible para cualquier actividad tener que exportar con un dólar de $8, ya que al tipo de cambio vigente se le deben descontar las retenciones que se abonan,  y cuando tienen que afrontar todos los costos internos de sus productos y servicios, ver que los mismos suben de acuerdo a la inflación, que es muy superior al ajuste que tiene el tipo de cambio”.

En segundo término, se refirieron a “lo absurdo de tener que abonar retenciones por los productos que se exportan, cuando con los mismos se obtienen para la Nación, los dólares que escasean en el mercado argentino”. Y luego las calificaron de “impuesto”.

Por otro lado, cuestionaron una “extraordinaria voracidad fiscal que aplica intereses de un 3% mensual por deudas de cargas sociales e impositivas, pero que devuelve los reintegros con una demora superior a los cuatro años, sin ajuste de ninguna naturaleza, lo que ocasiona un grave perjuicio financiero a las empresas”. Y plantearon también “la demora generalizada en la devolución del IVA por las exportaciones realizadas, que ha llevado a las empresas a tener que interponer recursos de amparo para lograr la devolución del mismo, demora que también ocasiona graves perjuicios financieros”.

En otro orden, reconocieron que algunas las empresas obtuvieron créditos con tasas de interés especiales: “En todos los casos esos créditos se han solicitado para compensar las demoras del Estado en la devolución del IVA y el pago de los reintegros, lo que realidad ocasiona un perjuicio adicional, ya que las empresas se deben endeudar”, argumentaron.

En relación al combustible, hablaron de “sobrecosto“, y cuestionaron duramente “la total falta de lógica de tener que abonar con el combustible el impuesto a las autopistas, que como no corresponde, luego el Estado lo devuelve en un término de aproximadamente 6 meses, ocasionando un importante perjuicio financiero”.

También se refirieron a los “costos laborales“, en relación al tipo de cambio que se recibe por las exportaciones realizadas. “La forma en que se han ajustado los mismos en los últimos años es totalmente diferente al ajuste que ha tenido el tipo de cambio, ya que los salarios fueron ajustados conforme la inflación real de la economía nacional”, dijeron.

A su vez, se quejaron por tener que “abonar garantías horarias o mensuales de trabajo, por servicios que no se han prestado, con el agravante adicionar de tener que abonar cargas sociales por esos importes”, cuando se refirieron a la falta de trabajo, que ha perjudicado principalmente a los obreros del sector.

Ver más: , , ,


Comentarios