Lunes 04 de marzo | Mar del Plata
¡Seguinos!
09/03/2018

Repunte: la carta del Papa a los familiares de los tripulantes

La recibieron a través del obispo Gabriel Mestre a modo de respuesta a las que le habían enviado. “Comprendo bien cuánto han sufrido desde aquel 17 de junio, y sobre todo la sensación de sentirse abandonados y desatendidos”, les dijo.

Repunte: la carta del Papa a los familiares de los tripulantes
(Foto: prensa Obispado Mar del Plata)

“Comprendo bien cuánto han sufrido desde aquel 17 de junio, y sobre todo la sensación de sentirse abandonados y desatendidos, que añade dolor al dolor”. Esa es una de las frases de la carta que el Papa Francisco les envió a los familiares de los tripulantes del buque “Repunte”, hundido hace más de ocho meses, como respuesta a una serie de escritos que le enviaron los familiares que mantienen vivo el reclamo de justicia durante la última visita de Jorge Bergoglio a Chile.

En las últimas horas en la sede del obispado de Mar del Plata, Gabriel Mestre recibió a dos familiares para entregarles una carta enviada por el Papa Francisco en respuesta a las que habían enviado al Santo Padre, a través de un sacerdote que viajó a Chile para la visita de Francisco en enero.

Gabriela y Fabiana Sánchez, hermanas del capitán Gustavo Sánchez, se mostraron muy emocionadas por este gesto. Mestre estuvo acompañado por el presbítero Ezequiel Kseim, canciller del obispado, quien al recibir la carta llamó inmediatamente a las hermanas Sánchez que un rato más tarde la recibieron en mano.

La carta, firmada de puño y letra por Francisco, está dirigida “a los familiares de los tripulantes fallecidos y desaparecidos de la Embarcación Repunte”.

Queridos hermanos:

El señor Obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre me ha hecho llegar su carta, en la que me hacen partícipe de su dolor por la pérdida de sus familiares, y de sus esperanzas de que esta tragedia ayude a mejorar las difíciles condiciones de tantos hombres que trabajan en el mar.

Comprendo bien cuánto han sufrido desde aquel 17 de junio, y sobre todo la sensación de sentirse abandonados y desatendidos, que añade dolor al dolor. Es duro despedir a un esposo, a un padre o a un hijo, que sale a trabajar para darle un futuro a su familia, y no volver nunca más a ver su rostro. Los llevo en mi corazón, y deseo hacerle llegar de algún modo mi cercanía y mi afecto. Los animo a seguir unidos en esperanza, viviendo esa solidaridad, que hará que la desaparición de sus seres queridos sea fecunda y haga brillar la justicia.

Rezo por ustedes y les ruego también que no se olvide de rezar por mí. Qué Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide.
Cordialmente.
Francisco”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

09/03/2018