Trabajo infantil: “Hay leyes que nos amparan pero no hay presos”

Lo aseguraron desde la ONG Conciencia, en el marco del programa que desarrollan en el puerto, donde asisten a unos cien chicos que se dedican a tareas domésticas y en fábricas. “Les están robando la infancia y no podemos permitirlo”, sostuvieron.

08/12/2015
Trabajo infantil: “Hay leyes que nos amparan pero no hay presos”
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

Que el trabajo infantil existe es indiscutible. Que hay niños y niñas que en lugar de estudiar y jugar se dedican a trabajar, también. Y entonces, surgen las preguntas ineludibles: ¿Qué hace el Estado para revertir esta situación? ¿Qué pasa en Mar del Plata? ¿Qué rol cumplen los distintos actores de la sociedad en la prevención y erradicación de esta problemática?

Tiempo atrás, la ONG Conciencia dio a conocer un informe en el que cual daba cuenta de que el mayor porcentaje de trabajo infantil en la ciudad se registra en la zona del cordón frutihortícola y en el Puerto. En ese contexto, y desde 2001, la ONG lleva adelante el Programa de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil “Ta Te Ti” justamente en uno de los sectores más afectados por la precarización laboral: el portuario.

Paz Aloisi es integrante de la ONG y una de las coordinadoras del programa, que este año llega a su fin. En diálogo con QUÉ, en la radio, la joven explicó los alcances de la iniciativa y del trabajo que realizan y brindó detalles acerca del contexto social en el que están inmersos los alrededor de cien niños, niñas y adolescentes que son asistidos en los talleres que se realizan en la zona de Cerrito Sur y Juramento.

“Hay leyes que nos amparan, que amparan a los niños y hay penas de entre 1 y 4 años de prisión para aquel que se beneficie del trabajo infantil; el tema es que no hay nadie preso por explotación infantil”, reflexionó, respecto a la situación general en cuanto a la problemática y en ese sentido apuntó: “Lo cierto es que les están robando la infancia y no podemos permitir eso”.

En concreto, Aloisi explicó que la mayoría de los niños con los que trabajan “son trabajadores domésticos, cuidan a sus hermanos, a sus primitos; las mujeres son las que cuidan más a sus hermanos, la cuestión de género está muy presente”.

En esa misma línea, se refirió a la situación en la que viven y que explica, de alguna manera, por qué existe el trabajo infantil. “No tienen acceso a la salud, algunos ni siquiera al agua potable. Claramente no son las mejores condiciones y el trabajo infantil es una consecuencia de la vida que llevan tanto ellos como sus padres”, enfatizó.

Respecto a la labor de la ONG, la joven profesional explicó que este año el programa termina debido a que el mismo está financiado por una empresa privada que decidió retirar los fondos. “El programa termina y está bien eso, porque es entendible que las cosas comienzan y terminan; el tema es que no debería depender de una ONG que estos chicos tengan acceso al tiempo libre, a la diversión, a una merienda”, se lamentó e hizo hincapié en la pobreza y en las condiciones socioeconómicas al afirmar: “Al principio la merienda la hacíamos al final de los talleres, pero nos dimos cuenta de que los nenes venían con mucho hambre”.

En ese sentido, justamente, Aloisi consideró que a partir de que este programa termina, “muchos chicos quedan a la deriva”. “Lo esperable es que sea el Estado quien piense en un programa para estos niños”, sostuvo y se refirió al rol del gobierno municipal. Al respecto, destacó la creación de la Mesa para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, pero criticó las demoras en su implementación.

“El año pasado se conformó la mesa, pero costó mucho avanzar porque se tardó un año en designar a un coordinador. Entonces, este año se designó a una persona y se le dio un espacio institucional al tema, pero es difícil hacer algo en menos de un año, porque es un tema muy sensible y requiere de políticas a largo plazo; en un año difícilmente se erradique el trabajo infantil en la ciudad”, subrayó, respecto a la intervención del Estado.

UN ABORDAJE GLOBAL E INTEGRAL

En cuanto a las características del abordaje que requiere la problemática, para Aloisi “el rol del Estado debería estar con las familias también”. “Está comprobado que si esos padres tienen un trabajo digno, en blanco, no precarizado, no va a haber trabajo infantil, pero el tema es que en el Puerto hay covachas clandestinas donde se filetea pescado y toda la familia está ahí porque tienen que comer. Y eso se sabe, pero no se actúa”, advirtió.

A su vez, la joven se refirió al rol de la Justicia en este sentido y afirmó: “Hay leyes que nos amparan, que amparan a los niños y hay penas de entre 1 y 4 años de prisión para aquel que se beneficie del trabajo infantil; el tema es que no hay nadie preso por explotación infantil”. Y al mismo tiempo, remarcó: “Es una problemática muy compleja que debe abordarse integralmente. Les están robando la infancia y no podemos permitir eso, porque nosotros vemos que trabajan en la pesca, en las casas y en la mendicidad”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios