Viernes 21 de junio | Mar del Plata
27/02/2024

“Valanaveva”, una obra que apela a mantener viva la memoria

La última pieza de Antonio Mónaco y Silvia de Urquía expone una sociedad oprimida que busca resistir a un sistema totalitario y reaccionario.

“Valanaveva”, una obra que apela a mantener viva la memoria
(Foto: gentileza Teatro de la Universidad)

En una nave sin tiempo vagan personajes andrajosos, mal alimentados y sin descanso. La desazón y el hastío pesan en el ambiente de “Valanaveva” y el público no queda ajeno de esa situación, ni de lo que acontecerá a lo largo de 60 minutos. Este miércoles a las 21, marplatenses y turistas podrán compartir la última función de la temporada de una obra que “apuesta a la esperanza, con la memoria como bandera”.

Al finalizar el proyecto “Pandemia y yo” de Teatro de la Universidad, Antonio Mónaco junto a Silvia de Urquía -docentes, actores y directores- se propusieron crear un nuevo espectáculo y como primer impulso buscaron “denodadamente” materiales prexistentes entre clásicos y contemporáneos. “Pero ninguno tenía la complejidad y riqueza temática que nos permitiera expresarnos sobre el momento que vivía nuestro país”, confió para Qué digital el director.

La última función de la temporada será este miércoles a las 21.30 en El Club del Teatro, Rivadavia 3422. Las entradas a $3000 se pueden adquirir y reservar en Alternativa Teatral o en la boletería de la sala. Luego continuará con funciones en marzo.

Para escribir teatro se necesita una imagen, y en este caso Antonio Mónaco y Silvia de Urquía vislumbraron una “nave a la deriva” para empezar a construir este último espectáculo. “Nos pareció que era una buena metáfora de nuestra historia como país”, sostuvieron. “Estábamos en los meses finales de 2022. El panorama político era francamente oscuro; con nuevos personajes que oscilaban entre lo grotesco y lo trágico; con una mochila repleta de frustraciones y decepciones; con un horizonte que amenazaba con lo peor. Entonces decidimos asumir la función de la dramaturgia y nos pusimos a trabajar”, explicó Mónaco.

Leer también:

En marzo del año pasado comenzaron a ensayar y el estreno tuvo lugar el 26 de agosto. “En síntesis, entre el comienzo de la escritura y el estreno, fueron casi once meses de intensísimo trabajo“, reconocieron. Y una vez que avanzaron con la dramaturgia, convocaron el elenco en base al “criterio metodológico en cuanto al trabajo teatral: la mirada estética; el saber el por qué y el para qué del arte teatral“.

En base a ese criterio el equipo se conformó con Agustina Anzoátegui, Lalo Alías, Pedro Benítez, Gonzalo Funes, Cecilia Martín y Diana Saez. Y, como es habitual en Teatro de la Universidad, se terminó completando con Antonio Mónaco y Silvia de Urquía. A su vez, y de común acuerdo, se completó con Alejandro Bocca como asistente de dirección, Claudia Farías como vestuarista, Rodrigo Frugoni como compositor y ejecutante de la música y Gabriel García Malvassi en el entrenamiento corporal. La dirección, el diseño de escenografía e iluminación está a cargo de Mónaco.

EL PAÍS, UNA NAVE A LA DERIVA

“En tiempos de incertidumbre y desesperanza, es imprescindible crear proyectos colectivos desde donde gestar la esperanza junto a otros”

Enrique Pichón Riviére.

La obra tiene una estructura en la cual se trabaja en dos planos, y para lograr el efecto deseado su director expresó que el diseño escenográfico lo definieron previo a comenzar con la dramaturgia. “Por esa razón necesitábamos una sala como El Club del Teatro, que tiene el espacio necesario como para poner en escala la relación dominadores y dominados“, indicó.

“En una nave desvencijada y a la deriva, habitada por navegantes sumidos en la desesperanza y el desaliento, van apareciendo los distintos posicionamiento que son propios del ser humano: están los que buscan soluciones solidarias, están los que no saben qué hacer, están los que especulan y se colocan en situación dominante, están los que se animan y los que no se animan, etcétera. Y el espacio es un factor que vale oro a la hora de que esas relaciones se plasmen dramáticamente”, resaltó Antonio.

Por otro lado, el nombre de la obra tiene una razón de ser. “VALANAVEVA (con todas las letras en mayúscula, lo cual indica que no hay una primera letra que indica el inicio de la palabra) y evitando las separaciones de las palabras que componen esta nueva palabra, estamos componiendo un sonido y una confusa idea que está constantemente reiniciándose en una repetición sin fin. Más o menos como la historia Argentina”, definieron.

Vale aclarar que el espectáculo no se propone ser pesimista. Todo lo contrario. Apostamos a fortalecer nuestra convicción de que “lo justo”, finalmente, se va a imponer.

Otro elemento que se desataca en la pieza teatral es el uso de sonido y música. En este punto, el director reconoció que fue “una preocupación fundamental”. “Se trabajó muchísimo con ese factor. Tanto con las voces de los personajes como con los sonidos de los instrumentos que utilizamos para crear las distintas situaciones”, describió.

En diferentes escenas la provocación sonora con objetos es muy fuerte y por momentos ensordecedora por lo cual lleva a pensar cómo vive la sociedad en la actualidad. “El espectáculo trabajó mucho con lo sensorial, y las voces humanas, la música y los sonidos por momentos exasperantes de los aparatos ‘arbitrarios’ que intervienen, son el reflejo, no solamente de las redes sociales, sino de todos los mecanismos que los poderes dominantes inventan y manejan para crear los reflejos condicionados a los cuales debe responder una sociedad dominada”, apuntó.

A seis meses del estreno, la crisis del país se profundizó y quienes gestaron la pieza teatral coincidieron que la obra “sin ninguna duda” cobró más fuerza luego de que Javier Milei fue electo presidente. “Cuando estrenamos el espectáculo (agosto de 2023) el futuro del país era incierto. El horizonte se mostraba amenazante. Pero a esa altura era sólo una amenaza. Muchas de las escenas de la obra fueron concebidas como muestra de lo que ‘podría llegar a pasar’“, apuntó Mónaco.

“Después de las elecciones, esas cosas están pasando realmente. Y casi todos los textos y escenas se han resignificado de una manera potentísima. Hay situaciones que antes de las elecciones el público las interpretaba como humorada. Hoy se interpretan con expresión dolorosa“, indicó y completó: “Los espectadores, que siempre agradecen muy emocionados, opinan con mucha frecuencia en el espacio de Alternativa Teatral. Y uno de ellos escribió: ‘Una apuesta a la esperanza, con la memoria como bandera’. Y creemos que es una buena definición”, cerró Mónaco.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

27/02/2024