Viernes 14 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
07/12/2019

Arroyo, la bendición de las aguas y un pedido de disculpas a los marplatenses

El intendente encabezó la ceremonia que da inicio a la temporada de verano. Se emocionó, pidió perdón por lo que no pudo hacer y aseguró: “Me voy más pobre de lo que llegué”.

Arroyo, la bendición de las aguas y un pedido de disculpas a los marplatenses
(Fotos: Qué digital)

En un día soleado que se presentó como ideal para el tradicional evento, el intendente Carlos Arroyo encabezó -en lo que fue uno de sus últimos actos antes de dejar el poder– la ceremonia de bendición de las aguas, que da inicio a la temporada de verano. Muy emocionado, le pidió disculpas a los marplatenses “por las cosas que no pude hacer”, según dijo, y además aseguró: “Me voy más pobre de lo que llegué”.

El de este sábado fue uno de los últimos actos que contará con la presencia de Arroyo en carácter de intendente, tras la derrota en el marco de las últimas elecciones y la próxima asunción de Guillermo Montenegro, quien no estuvo presente en el evento, aunque el propio Arroyo aclaró haberlo invitado.

Y en ese marco, con el mar de fondo, una jornada soleada y la presencia de autoridades municipales, de las fuerzas armadas, de la Iglesia y público en general, el intendente encabezó este sábado en el Torreón del Monje la tradicional ceremonia de bendición de las aguas, que año a año da inicio a la temporada de verano.

Tras un minuto de silencio en homenaje a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, la presentación de la Banda Sinfónica Municipal y la actuación de la Guardia Nacional del Mar, que está celebrando sus 50 años, el Obispo Gabriel Mestre realizó la tradicional bendición de las aguas y así dejó formalmente inaugurada la temporada.

Acto seguido, el intendente comenzó con su discurso, en el que encomendó a Dios “la suerte de nuestra ciudad, de nuestro patrimonio, de las vidas de nuestros habitantes” y además destacó la posibilidad de bendecir las aguas “que son un don que evidentemente no todas las ciudades tienen”.

“Hay muchas vidas en esas aguas que quedaron para siempre. Lo hicieron trabajando, a veces en una tormenta, todos sabemos la cantidad enorme de vidas que el mar se ha llevado, también tenemos el caso de nuestros hombres de armas. Por eso la bendición de las aguas para mí no es un acto común”, sumó en alusión a las tragedias marítimas.

Y en esa misma línea, Arroyo calificó a Mar del Plata como “algo distinto, algo especial”. Así, y notablemente emocionado, destacó el trabajo de Prefectura y de los marineros, a quienes pidió “valorar”. Y además, habló de la presencia de Dios.

Así, destacó el haber recibido como regalo “un día de sol y brisa”. “Si hubiera sido ayer estaríamos todos nadando porque el viento nos hubiera llevado al demonio”, sumó y a continuación se preguntó: “Si eso no es la presencia de Dios, ¿Dios dónde está? O nosotros somos idiotas, realmente, yo lo siento y lo pienso así”.

Finalmente, Arroyo aprovechó la oportunidad para pedirle perdón a todos los marplatenses. “Le pido disculpas a toda la ciudad de Mar del Plata por las cosas que no pude hacer durante mi gestión; no fue mi voluntad, hice lo que pude, pero lo hice con buena voluntad pensando en el bien de la gente y con honradez. Me voy más pobre de lo que llegué, pero feliz, contento, por haber cumplido. Viva la patria”, cerró Arroyo sus palabras.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,