Domingo 17 de enero | Mar del Plata
¡Seguinos!
29/01/2020

Diálisis: “IOMA es una obra social que tiene a su gente cautiva”

En el marco del conflicto de las personas que se someten a diálisis, damnificados explicaron cómo prácticamente no tienen otras alternativas para seguir con su tratamiento vital.

Diálisis: “IOMA es una obra social que tiene a su gente cautiva”
(Foto: Qué digital)

Si por deficiencias en los riñones necesitás dializarte en Mar del Plata y tu obra social es el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), estás “cautivo”. Así lo definen quienes desde hace más de seis meses luchan para que la obra social efectúe los pagos a los proveedores que hacen posible la continuidad de sus tratamientos que, insisten, son de “vida o muerte”.

Las deudas del programa Incluir Salud –dependiente en la Provincia de IOMA- con los distintos centros de diálisis no sólo despertó el alerta y los reclamos de los propios pacientes, sino también la preocupación de las instituciones, que debieron suspender la situación para llamar a las autoridades de la obra social del Estado que salde su deuda.

Tal es así que la semana pasada, pacientes que se someten a diálisis se manifestaron en la Zona Sanitaria VIII para reclamar por la deuda que la Provincia mantiene con la Asociación Regional de Diálisis y Trasplantes Renales que articula los tratamientos de 850 pacientes de Incluir Salud.

Carolina Volpe, además de damnificada, es bioquímica y proveedora de insumos médicos, por lo que conoce de lleno la situación que se está viviendo en Mar del Plata, pero también en el resto del territorio bonaerense. “En el centro donde se atiende mi papá no se la agarran con los pacientes y no cortaron la diálisis pero otros centros sí lo han hecho en Mar del Plata y la situación es igual en toda la provincia de Buenos Aires. Me puse a buscar en las redes sociales y pasó en Campana y Zárate, en otros lados”, contó en diálogo con Qué digital.

El corte se dio, explica, por deudas que persisten desde hace mucho tiempo y que, debido a eso, además ya son por montos desactualizados por la injerencia de la inflación: “Si no cobran no pueden comprar los insumos y no pueden dializar a la gente”.

Al respecto, mencionó lo importante que es que se conozca la situación que atraviesan las familias: “La Asociación de Centros de Diálisis ordenó que el miércoles 22 no realicen las diálisis salvo urgencias y se hizo. Estoy intentando que esto se difunda para que llegue a las autoridades de IOMA porque es un asesinato no dializar a la gente”.

La situación se agrava porque los centros de diálisis privados o públicos que puedan brindar el tratamiento, de todas maneras no podrían absorber la demanda de los que lo rechazan: “Son las instituciones privadas las que no están dando el tratamiento. El centro donde se atiende mi papá atiende a 130 personas. Si ese centro deja de dializar, no las puede atender automáticamente el Hospital Regional. Todos estos prestadores del servicio son privados, prestadores de IOMA, que es una obra social que tiene a su gente cautiva”, señaló.

“No tenés otra alternativa, porque los lugares que dializan en Mar del Plata son dos o tres. El Hospital Privado de la Comunidad y tres centros de diálisis más. No hay más. El Regional debe tener la gente que se atiende en el Hospital y ya está. No podrían de ninguna manera absorver a la cantidad de gente que tiene su obra social y se atiende en los centros que están para eso. No hay manera. En toda la Provincia no es posible”, agregó.

Ante la búsqueda de respuestas a las nuevas autoridades de la obra social, Carolina contó que se encontró como explicación que hay “desorden” en todas las áreas específicas que tiene que cubrir la obra social: “Dicen que no saben a qué darle prioridad y están tapando agujeros todo el tiempo, pero este es un agujero que no se sostiene más. Se les tienen que achicar las deudas a los centros de diálisis para que puedan seguir funcionando y para que se puedan seguir incorporando los insumos que son en su mayoría importados”.

EL PROCESO DE DIÁLISIS

Tal como explicó Volpe, el proceso de diálisis, a través del tratamiento, cumple la función de reemplazar a los riñones, donde “se depuran los tóxicos que se generan del metabolismo del organismo que, si no los eliminás, te morís en una semana o diez días”, señaló y explicó: “Si el riñón no filtra, se intoxica por la urea, por la cratinina, por el fósforo o el potasio. Sino te morís por un edema de pulmón. Es así, te dializás o te morís”.

Una vez en tratamiento, las personas que sufren disfuncionalidades en los riñones deben dializarse como mínimo tres veces por semana. Cada sesión consta de tres o cuatro horas. “La persona está conectada a una máquina en la que la sangre sale del cuerpo, pasa por un filtro y vuelve depurada”.

Incluso, muchas personas evitan durante un tiempo prudente empezar el tratamiento, optando por reducir la ingesta de alimentos que producen toxinas: “La gente que entra a diálisis lleva muchos años previos cuidándose con lo que come sobre todo en lo que son las carnes, porque sus derivados hacen que suba la urea y la creatinina. Así estiran lo más posible para no entrar en hemodiálisis porque cuando entrás no te queda más que el trasplante de riñón”, indicó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,