Martes 06 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/05/2018

El trabajo interior hacia una fertilidad consciente

Jorgelina Galera dirige “Nidra Mater”, donde la finalidad es buscar el embarazo a través de tratamiento no tradicional. Se enfoca en el uso de herramientas de  tipo orgánico y natural para incrementar el estado de fertilidad.

El trabajo interior hacia una fertilidad consciente
Una de las recomendaciones es la practica de Yoga (Foto: ilustrativa)

Jorgelina Galera es mamá de Mateo de 15 meses, licenciada en Administración, Profesora de Yoga y Fitoterapeuta. Trabajó 17 años en empresas multinacionales y es la creadora y directora de “Nidra Mater”proyecto que nació en 2016 como resultado de su búsqueda personal de la maternidad. La misma se demoró y ante la ansiedad y angustia recorrió en primera instancia el camino conocido y hegemónico, la medicina alopática y psicología freudiana.

Pero luego descubrió herramientas dentro y fuera del país de tipo orgánico y natural para incrementar la fertilidad, que la transformaron y al cabo de varios meses, ya grande para la Medicina, quedó embarazada en forma espontánea. En ese momento sintió  el llamado a difundir este tipo de trabajo y recursos para que más personas se beneficien y no sólo quede en ella misma y el logro de ese deseo.

Así nació “Nidra Mater”, con el objetivo principal de difundir las herramientas útiles para la fertilidad  consciente. Y la misión de acercar a más mujeres a su encuentro personal y a más parejas al deseo de ser mamás y papás.

​Este tipo de tratamiento no tradicional, se enfoca en el uso de herramientas de  tipo orgánico y natural para incrementar la fertilidad consciente.  Se trabaja en forma personalizada con temores, vínculos, conexión corporal, conexión entre la pareja, y herramientas como nutrición fértil, fitomedicina, herramientas para el estrés y ansiedad, ciclo femenino y fertilidad masculina.

Las actividades consisten en talleres, clases, y encuentros individuales y grupales con mujeres y parejas que desean explorar su fertilidad y hacer un proceso de preconcepción consciente. Puede tratarse de personas en tratamiento de reproducción asistida y busquen transitarlo más amablemente, aquellos que iniciaron su búsqueda y desean una contención o simplemente que deseen conocer y aprender sobre el tema.

– Cuando se inicia la búsqueda de un embarazo y no llega ¿cuándo hay que preocuparse y cuándo ocuparse?

– El momento de consultar es cuando cada mujer o pareja siente que algo no está bien o que debería tomar cartas en el asunto. En este aspecto difiero mucho de la medicina alopática que indica que si la mujer tiene más de 35 se debe consultar a los 6 meses de búsqueda, y al año si la mujer es menor.

En mi experiencia personal y de acompañamiento, los tiempos son muy subjetivos. Hay mujeres menores a 35 que enseguida se ponen ansiosas y consultan. Y está bien. Y hay mujeres de 38 0 40 que están un año o más buscando un embarazo en forman natural y no sienten ninguna premura, y está bien también. Lo importante es conectar con el deseo de cada uno, y consultar cuando se siente la necesidad de recibir ayuda.

– ¿Qué factores influyen en que no se dé el embarazo?

– La verdad es que puede haber múltiples factores, en general no es uno solo y hay que evaluar cada caso en particular. Pero podemos citar que hay factores físicos en el hombre o la mujer (como trompas bloqueadas, deficiencias hormonales) y son los que trata la Medicina, pero hay muchos otros que confluyen y en mi experiencia son los que pueden hacer que estos síntomas físicos aparezcan como una forma de traer a la luz miedos o emociones que no se están gestionando.

La búsqueda de la maternidad y paternidad nos conecta con nuestros vínculos internos, con nuestro linaje, con los miedos en relación con nuestra propia, la experiencia como bebés e hijos, o el temor a repetir historias. La desconexión con el propio deseo y la falta de confianza en la capacidad de ser padres es el tema central que aparece en las consultas que recibimos.

– ¿Qué alimentos favorecen la fertilidad?

– Es una pregunta que habría que responder analizando a cada persona en particular y su forma de vida, pero en general podemos mencionar que la recomendación es consumir los alimentos como los trae la naturaleza, esto es los de la estación, sin agregados químicos ni procesos industriales y evitar justamente los alimentos con alto contenido de agroquímicos y procesos de transformación.

ALIMENTOS QUE FAVORECEN LA FERTILIDAD

  • Frutos oleaginosos como colación y semillas agregadas a las comidas (en lo posible activadas con agua).
  • Frutas y verduras de color anaranjado/amarillo: son antioxidantes y aportan Betacaroteno.
  • Verduras amargas y coles que favorecen la depuración del hígado, un gran órgano para la fertilidad.
  • Frutas y verduras color rojizo/azulado: fortalecen los vasos sanguíneos, entonces fortalecen el endometrio.
  • Harinas y azúcares integrales en lugar de refinadas.
  • Carnes y pescados: intentar consumir aquellos de granja, sin hormonas y antibióticos que se absorben en la grasa animal y pasan al organismo.

– ¿Cómo potenciar la fertilidad?

– Cada historia en particular y pareja tiene que ser evaluada para determinar cómo se puede potenciar la fertilidad. En reglas generales trabajamos con herramientas como mindfulness, yoga fertilidad, respiración consciente y meditación, para ayudar a incrementar la integración de cuerpo, mente y espíritu y crear espacios de escucha interna. También estas técnicas colaboran en desactivar los mecanismos que generan estrés y ansiedad del proceso de búsqueda del embarazo o los tratamientos de fertilidad asistida.

  LAS HORMONAS SON EMOCIONES 

-¿Cómo se puede abordar emocionalmente la búsqueda de un embarazo que no llega?

– Las emociones siempre están presentes, ni que hablar en un proceso de búsqueda de la maternidad y paternidad. Nos ponemos sensibles, recordamos nuestra historia, nos enojamos cuando no llega, nos enojamos con nuestro cuerpo cuando tenemos dificultades, con nuestra pareja, con nuestros ancestros, con la vida. Este es un ejemplo de emociones presentes en el proceso. Abordarlas para que contribuyan a la concepción significa reconocerlas, aceptarlas e integrarlas como parte del proceso. Luego trabajar sobre algunos preconceptos y con la conexión con la potencialidad interna para trasmutar las mismas en aquellas que nos hacen bien y nos conectan con la fertilidad.

Sabemos que necesitamos oxitocina para embarazarnos, la hormona de la felicidad, además de las conocidas hormonas femeninas y masculinas (estrógenos, progesterona, testosterona, etc.) estas van de la mano con el amor, la calma, y la felicidad. Por el contrario el miedo, ansiedad, angustia, enojo, están asociadas con hormonas del estrés que ponen al cuerpo en alerta y no van a favorecer un embarazo: cortisol, adrenalina y noradrenalina.

Ver más: , , , , , , , ,


Comentarios