Domingo 14 de julio | Mar del Plata
01/03/2021

Femicidio de Jordana Rivero: el recuerdo de otra familia “del otro lado del cartel”

El relato de Melisa, hermana de la joven asesinada y arrojada desde un séptimo piso un año atrás. El trato “muy humano” por parte de la Justicia, el deseo de un juicio oral y el rol de los hombres frente a la violencia machista. 

Femicidio de Jordana Rivero: el recuerdo de otra familia “del otro lado del cartel”
(Fotos: Qué digital)

El 2 de marzo del año pasado, antes de las 8 de la mañana, Jordana Rivero fue encerrada -por personas a las que había conocido previamente- en su departamento de la zona de Salta y la avenida Luro, obligada a entregar sus tarjetas de débito junto a sus claves en el marco de un robo y luego fue estrangulada y brutalmente golpeada antes de ser arrojada desde el séptimo piso al vacío. En el lugar fue hallado por la policía el acusado de cometer el crimen, Bernardo Luis Baraj, quien desde ese momento permanece detenido. Además, en septiembre pasado fue detenida su pareja y otro hombre.

Pasado un año del brutal crimen su hermana, Melisa muestra un dolor que perdura como aquel día, remarca que el proceso ha sido muy doloroso con la pandemia y las medidas de aislamiento de por medio, agradece el “trato humano” recibido por parte de los investigadores y remarca que Jordana era “una persona llena de luz, una persona buena”. Y en la previa de una nueva marcha realizada este lunes, en conjunto con los familiares de Claudia Repetto, la joven expresa: “Marché mil veces y cuando te encontrás del otro lado del cartel o de la foto duele un montón porque es decir ‘hoy me tocó a mí'”.

A un año del asesinato de su hermana, desde La Plata, Melisa afirma que el tiempo transcurrido ha sido “muy difícil y doloroso sobre todo porque el contexto de pandemia no tuvimos la posibilidad de estar juntos en familia”.  “Yo viviendo en La Plata, cada uno por su lado; mi viejo es mayor y paciente de riesgo, mi hermano tampoco podía acercarse a contenerlo y eso lo hizo bastante más doloroso y difícil de llevar”, cuenta.

Leer también:

Y rápidamente destaca y agradece el accionar judicial: “Aún en medio de lo que fue la investigación que se llevó adelante con la pandemia en la que estaban bastante restringidos en moverse y desplazarse, estaba la mujer que acompañó al asesino de mi hermana prófuga y pudieron detenerla. Y la verdad que lo único que tengo son palabras de agradecimiento con el ayudante del fiscal que fue quien llevó adelante la investigación y nos mantuvo al tanto todo el tiempo de cómo iba, de cuáles era los avances, con mucho respeto y con mucho cuidado, e intentando saber de quién era Jordana y la verdad que se sintió muy humano“.

En ese sentido, y mientras la familia espera nuevos avances en la causa, a cargo del fiscal Fernando Castro, que haga que los tres detenidos tengan que enfrentar un juicio oral -que podría realizarse recién el año que viene- Melisa recuerda a Jordana como “una persona llena de luz, buena persona” y remarca: “Creo que su inocencia y su falta de maldad hicieron que aceptara contactarse con esta basura porque realmente ella era un ser hermoso. Cualquiera dice eso de un ser querido, pero jordana era una persona que ayudaba sin importar la condición de nadie, no le importaba cómo estuviera ella misma, lo único que siempre veía era si el otro necesitaba algo y desde lo más mínimo a cosas muy grandes”.

La joven cuenta que si bien desconocen detalles sí pudieron saber que la vinculación de Jordana con las tres personas hoy detenidas por su homicidio se había iniciado a partir de una propuesta laboral. “El modus operandi de este tipo era ese, un pseudo secuestro y la pareja de él salía a buscar dinero y después se iban, esto ya lo habían hecho anteriormente, y en el caso de Jor lo que nos queda a pensar es que o ella le dio mal el dato de las claves de cajero, o no había dinero y a partir de ahí es que la golpea hasta matarla“, relata.

En ese sentido, en torno a lo sucedido en la noche previa a ser asesinada, Melisa remarca que sus femicidas se aprovecharon de su forma de ser: “Ella era super inocente y entiendo que ese fue el motivo por el cual se abrió a esta gente y terminó todo así”.

Este lunes la familia de Jordana volvió a marchar en Mar del Plata junto a familiares de Claudia Repetto, tal como lo hicieron hace casi un año atrás cuando por entonces los hijos de la mujer que tiempo después aparecería asesinada iniciaban una incansable y angustiante búsqueda. “Queremos seguir visibilizando lo que sucede a nivel nacional y lo que estamos viviendo como sociedad, ya que en el caso nuestro como el de Claudia nosotras no vamos a recuperar a nuestro ser querido, eso es irreparable“, expresa Melisa.

Y señala: “Marché mil veces acá en La Plata y allá también y cuando te encontrás del otro lado del cartel o de la foto duele un montón porque es decir ‘hoy me tocó a mí’. Ese día 4 del año pasado yo miraba a la gente y lo único que pensaba era esto: cuándo una de ellas va a estar acá, donde estoy yo, y es tristísimo que siga pasando y tener que pensarlo porque sigue pasando”.

Por último, la hermana de Jordana expone un “pensamiento recurrente” que se viene a su cabeza: “Yo o todas las mujeres tenemos una conocida muerta o golpeada o maltratada, pero no hay ningún hombre que salga a decir que es violento, que maltrata a la mujer verbalmente, o ‘yo sé de alguien que…’. Hay un poco de complicidad de los hombres que por lo menos en su mayoría no salen a decir o decirle a un amigo ‘che, calmate’, ‘fijate’ o ‘esa no es la manera’. Me parece que lo que hay que visibilizar también es que el hombre tiene que dejar expuesto a su conocido, a su amigo, a su familiar violento a tiempo antes de tener que llegar a llorar sobre otra tumba, que representa un silencio horrible e irreparable”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

01/03/2021