Martes 16 de abril | Mar del Plata
15/02/2015

Fiebre de rambla por la tarde

Es uno de los paseos clásicos y populares de Mar del Plata. Allí donde descansan las estatuas de los Lobos Marinos, miles de turistas y marplatenses disfrutan del color, la música y el baile de los espectáculos callejeros.

Fiebre de rambla por la tarde
(Fotos: Lucho Gargiulo)

La rambla tiene ese no sé qué de no sé dónde. Pasan cosas. La gente sale de la playa y se encuentra con un paseo que tiene vida propia: todas las tardes turistas y marplatenses se topan con espectáculos callejeros de música y baile, con vendedores ambulantes y promotoras, todo mezclado en los colores de uno de los lugares más populares de la ciudad.

La imagen de la rambla es una mezcla entre una estatua de un lobo marino, otra estatua de un lobo marino y una estatua viviente de una vikinga. Las personas se sacan fotos en las tres estatuas y algunas le dejan unos billetes a la vikinga.

El sonido de la rambla es una mezcla de tango, con cumbia, canciones populares y charlas de la gente al pasar. Un hombre canta temas de Sergio Denis, mientras que unas chicas que andan por los 50 gritan como si estuviesen frente a su ídolo. A unos pasos más, el sonido es el bolero que canta una mujer a un amor que se fue y no volverá.

El baile de la rambla es una mezcla de tango, cumbia, picardía y fútbol. Dos parejas utilizan las baldosas grises como una pista de baile y las escaleras como las plateas de un teatro, un teatro que se llena en temporada. Los artistas bailan, el animador intenta convencer a los espectadores de que colaboren con al menos $10, que en definitiva es “menos que un atado de puchos”. Y a unos metros del baile, unos chicos juegan a la pelota, otra manera de bailar.

El sabor de la rambla es una mezcla de sal, wafles, pastelitos, cubanitos, helado, cerveza y gaseosa. Distintos vendedores callejeros ofrecen los productos a los gritos, algunos con rimas, otros haciendo desear a los más chicos; toda táctica es válida. A metros del vendedor callejero de gaseosa, Coca Cola tiene sus promotoras que son un espectáculo en sí mismas; vistiendo ajustadas calzas invitan a un juego en el que quien gana se lleva una bebida gratis. Competencia desleal le dirían algunos.

La gente en la rambla es una mezcla de turistas, marplatenses, chicos, adolescentes y ancianos. Están los que caminan, los que ven los espectáculos, los que llevaron sus reposeras y cambiaron la arena por el cemento y quienes juegan a las cartas. Todos, a su manera, disfrutan de algo que la rambla tiene para ofrecer.

-¿Te gusta la rambla?

-Soy marplatense y es la primera vez que vengo.

Lo que pasa en la rambla es que un domingo uno se puede encontrar con una señora de 50 años que por primera vez fue a la rambla.

CANTANTE RAMBLA
BAILE RAMBLA
HELADERO RAMBLA VERANO
CANTANTE RAMBLA 2 TURISMO

Ver más: , , , , , , , , , , , ,

15/02/2015